Menú
Hablemos de futuro
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos

¿Cómo desarrollar el talento emprendedor desde la universidad?

La formación universitaria juega un papel fundamental para alcanzar un futuro prometedor.

Libertad Digital
0
Agencia

"El riesgo más grande es no arriesgar. En un mundo que está cambiando tan rápido, la única estrategia que tiene el fracaso garantizado es no asumir riesgos". Esta frase del fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, recoge la esencia que ha impulsado a multitud de emprendedores en su búsqueda del éxito. Para triunfar hay que arriesgar, pero también es necesario contar con unas bases sólidas que garanticen un futuro prometedor. En este sentido, la formación universitaria juega un papel fundamental.

En España, la actividad emprendedora ha dado pasos importantes en los últimos años, pero las cifras quedan todavía muy lejos respecto a otros países del mundo. Según datos de la OCDE, España se sitúa en el furgón de cola en cifras de emprendimiento, junto a países como Italia y Bulgaria. En concreto: tan solo un 2,6% de la población mayor de edad se atreve a embarcarse en un negocio propio. Eso sí, los que lo hacen aguantan más que en otros países: la tasa de supervivencia de los nuevos proyectos empresariales en España está por encima de la que se registra en lugares como Francia o Italia.

El emprendedor español es universitario

Según el Mapa del Emprendimiento 2017 publicado por la plataforma de startups South Summit, el 82 % de los emprendedores españoles son hombres, con edades comprendidas entre los 25 y los 44 años. El 96% de estos nuevos empresarios tiene formación universitaria y una gran mayoría proviene del ámbito de la ingeniería.

En cuanto a la estructura de las empresas, la práctica totalidad son pymes con un máximo de 2 ó 3 socios. Las áreas de negocio más desarrolladas son las que guardan relación con las nuevas tecnologías (fintechs, realidad aumentada, etc.), la salud y el entretenimiento. Un dato interesante es que el 48 % de los emprendedores es recurrente, es decir, ha tenido más de un negocio.

Principales barreras para el emprendimiento

El principal obstáculo para abrir un negocio en España es el miedo al fracaso, y no es para menos: según el informe de South Summit, solo el 14 % de las startups de reciente creación logra sobrevivir pasados los dos o tres primeros años.

El FMI ha analizado los obstáculos que impiden el crecimiento empresarial en nuestro país. Los principales frenos al emprendimiento son los siguientes:

- Impuestos
- Licencias y permisos
- Falta de incentivos por parte de las administraciones

El FMI alerta sobre la excesiva presencia de microempresas en España y pone énfasis en la necesidad de aumentar la inversión en I+D (Investigación y Desarrollo) para mejorar la competitividad.

La superación de estos problemas vendrá, en una buena parte, del ámbito de la formación y ahí la universidad jugará sin duda un papel esencial, que de hecho ya está desarrollando en aspectos como la creación de nuevas startups y el fomento de iniciativas empresariales novedosas.

Actualmente numerosos emprendedores han iniciado su carrera profesional gracias a que sus profesores supieron detectar y reforzar esas aptitudes especiales que convierten un alumno en un futuro profesional de éxito.

Entre las iniciativas puestas en marcha por las universidades para formar a los alumnos en el emprendimiento podemos destacar las siguientes:

  • Programas para emprendedores: los nuevos programas educativos incluyen itinerarios de estudio que buscan desarrollar las habilidades personales de los alumnos y enfocarlas al campo empresarial. El objetivo es aprovechar y potenciar las competencias o habilidades extracurriculares de los estudiantes, y encararlas hacia la consecución de proyectos de empresa. Prácticamente todas las universidades españolas poseen programas específicos o servicios destinados a fomentar el emprendimiento. A modo de ejemplo, podemos citar el Programa UAB-Emprèn de Universidad Autónoma de Barcelona, la oficina Compluemprende de la Universidad Complutense de Madrid, el programa Zitek en la Universidad del País Vasco o el servicio Emprende, de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.

  • Premios a las mejores iniciativas: desde las diferentes universidades se están promoviendo concursos para premiar los proyectos de negocio impulsados desde el ámbito estudiantil. Un ejemplo es el Concurso de Emprendimiento Startup Lab de la Universidad Autónoma de Barcelona, que ha llegado ya a su tercera edición. El concurso pretende servir de aceleración para la puesta en marcha de iniciativas con base tecnológica. En la edición de este año, los participantes debían resolver retos vinculados al desarrollo sostenible.

  • Acuerdos de colaboración: se han establecido pactos con instituciones o empresas para que los alumnos realicen prácticas específicas y adquieran una experiencia directa del mundo de la empresa. La finalidad es poner en contacto al estudiante con un entorno real lo más pronto posible. Según el profesorado, esta es la mejor manera de comprobar sus potencialidades y encaminarlas hacia un objetivo tangible.

Impulso desde las empresas

También existen múltiples ejemplos de colaboración entre universidades y empresas para fomentar el emprendimiento. Banco Santander, a través de Santander Universidades, lleva más de 20 años invirtiendo en educación y fomentando proyectos en España, México o Brasil. Una de sus últimas iniciativas es la creación de una plataforma que conecta emprendedores y universidades de todo el mundo, y que ofrece apoyo para el desarrollo de proyectos. La iniciativa, denominada Santander X permite a los estudiantes acceder a eventos y recursos para emprendedores. Por su parte, las universidades pueden publicitar en la plataforma sus convocatorias, eventos o programas de emprendimiento.

Al margen del sector de la banca, también hay otros ámbitos empresariales que han puesto su punto de mira en los jóvenes con iniciativa. Un ejemplo es el Programa Universidades de Iberdrola, que pone a disposición de los alumnos una serie de recursos formativos encaminados a atraer talentos y fomentar la investigación.

Retos de futuro

El papel de la universidad como impulsora de nuevos proyectos empresariales fue uno de los ejes de discusión del IV Encuentro Internacional de Rectores Universia, celebrado en el mes de mayo en Salamanca.

El evento reunió a más de 600 rectores de 26 países, que representan a una comunidad educativa de 10 millones de universitarios. Los rectores destacaron la necesidad de que la universidad lidere la revolución tecnológica y aplique métodos educativos innovadores para impulsar la emprendeduría entre las nuevas generaciones. Los asistentes pusieron énfasis en la conveniencia de afianzar lazos con las empresas y favorecer que los estudiantes adquieran las competencias necesarias para encabezar sus propios proyectos.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios