Menú

Un verano más caluroso de lo normal amenaza con dejar a Alemania sin cerveza

Un problema de escasez de envases está poniendo en jaque a los cerveceros germanos.

Libre Mercado
0
Alemania vive escasez de cerveza | Pixabay/CC/HoliHo

El norte y el centro de Europa están sufriendo un verano más caluroso de lo habitual en estos territorios. De hecho, en puntos como Berlín se han llegado a alcanzar los 38 grados, algo insólito en la capital germana. Ante el aumento de las temperaturas han crecido dos cosas en Alemania: las instalaciones de aire acondicionado y el consumo de cerveza. Si la cerveza es la bebida reina del país, con el calor se ha convertido en imprescindible. Sin embargo, un problema de escasez de envases está poniendo en jaque a los cerveceros. Una compañía cervecera explicaba que han pasado de vender 100.000 botellas al día a vender 160.000.

En Alemania es habitual que los consumidores paguen un recargo por el envase en el que va la cerveza. Este recargo se puede reembolsar si los cerveceros acuden a un punto de reciclaje e introducen los envases. De hecho, por cada recipiente de plástico o vidrio se devuelven entre 8 y 15 céntimos. El problema es que esta cantidad no resulta un incentivo suficiente y muchos alemanes no se molestan en acudir a reciclar sus botellas.

La falta de incentivos por reciclar es lo que está llevando a las empresas cerveceras, especialmente a las más pequeñas y medianas, a sufrir una escasez de envases, que en algunos casos se han vuelto más caros. Tal es la situación que, varias marcas han pedido mediante comunicados en las redes sociales que por favor reciclen los envases que tienen en casa antes de irse de vacaciones.

Los alemanes son los segundos europeos que más consumo de cerveza per cápita registran en el Viejo Continente. En 2016, cada alemán bebió unos 104 litros, muy alejados de los 143 de la República Checa, pero superan a los 103 de Austria. España se coloca en la parte baja con 46 litros por persona al año.

La falta de cerveza azota a Europa

Con el comienzo del Mundial de Rusia, los productores de cerveza europeos notaron un aumento notable del consumo de esta bebida y al mismo tiempo falta de CO2 para carbonatar las bebidas. Las fabricas europeas destinadas a fabricar CO2 para productos como estos no contemplaron el aumento de la demanda y destinaron su producción para los fertilizantes de cara al invierno.

En el caso británico, solo una fabrica estaba abierta y encargada de suministrar gas a las empresas cerveceras. "Los productores de bebidas carbonatadas están desesperados, están atravesando la peor crisis de suministro de CO2 durante décadas", asegura la revista Gasworld.

Temas

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios