Menú

El frenazo de Cataluña se intensifica y la salida de empresas se multiplica por tres

Casi 600 empresas salieron de Cataluña en el segundo trimestre y la mayoría de indicadores económicos evolucionan peor que en el resto de España.

0
Casi 600 empresas salieron de Cataluña en el segundo trimestre y la mayoría de indicadores económicos evolucionan peor que en el resto de España.

La economía española se está desacelerando, pero este frenazo es más intenso en Cataluña. El mantenimiento de la inestabilidad política que ha desatado el separatismo se está traduciendo en nuevas salidas de empresas y un empeoramientos de los indicadores económicos.

Así, Cataluña sigue liderando los cambios de domicilio de empresas, ascendiendo a 595 el número de compañías que abandonaron la comunidad durante el segundo trimestre del año, un 234% más que en el mismo periodo del año pasado, según el estudio sobre Cambios de Domicilio publicado por Informa. De acuerdo al informe, esta cifra disminuyó un 65% respecto a las 1.695 empresas que cambiaron su domicilio fuera de Cataluña durante los primeros tres meses del año, pero aun así, los nuevos traslados sumaron en ingresos más de 627 millones de euros.

Cataluña acaparó un 35% del total de cambios de domicilio que se realizaron en España en el segundo trimestre. El saldo negativo entre llegadas y salidas en la comunidad fue el más elevado del país, alcanzó las 471 empresas, siendo la única comunidad que mantuvo esta tendencia negativa en todos los trimestres desde hace un año.

En este contexto, Madrid fue, una vez más, la comunidad autónoma más beneficiada por estos traslados, ya que fue donde decidieron instalarse el 63% de las empresas durante el segundo trimestre, sumando estas unas ventas de 682 millones de euros. De ellas, el 84% de las compañías provinieron de Cataluña.

Deterioro económico

Por otro lado, el Observatorio Económico-Empresarial de la Cámara de Comercio de España, que analiza la evolución de los 75 indicadores económicos clave, refleja, con datos del mes de agosto, que el 73% de esos indicadores se comportaron peor en Cataluña que en el resto de España en términos interanuales.

Esta cifra representa un deterioro de 14 puntos porcentuales respecto al mes de abril (59%) y es la más alta desde el inicio de la serie en 2016, cuando se situaba en el 41%. Incluso en octubre de 2017, cuando se celebró el referéndum de independencia, el porcentaje fue menor, del 66%, y bajó al 56% a finales de 2017 con la aplicación del artículo 155.

porecca.jpg

El gráfico refleja cómo la economía catalana ha transitado desde una posición de mayor dinamismo en términos comparados con el conjunto de España en 2016, cuando solo cuatro de cada 10 indicadores tenía peor comportamiento en Cataluña que en el resto del país, a un deterioro que ha ido acentuándose durante este 2018.

En principio, el perjuicio experimentado en la economía catalana parece potencialmente reversible, viendo lo que ocurrió entre noviembre de 2017 y enero de 2018 gracias a los esfuerzos para dotar de mayor estabilidad y normalización al contexto político-institucional tras la aplicación del artículo 155. No obstante, el mantenimiento de la inestabilidad política se ha traducido en un deterioro más acusado en la primera mitad de 2018 y, dada la situación política, existe un riesgo latente de que el daño a la economía catalana pueda llegar a ser irreversible.

Los indicadores objeto de estudio en este Observatorio corresponden a diversos ámbitos económicos y se estructuran en 11 bloques: consumo; inversión; sector público; sector exterior; industria; construcción; servicios; servicios de hostelería y turismo; mercado de trabajo; sistema financiero y precios; y empresa.

Incertidumbre y clima empresarial

Por último, un tercio de los empresarios catalanes cree que la economía empeorará si sigue el clima político actual, según el sondeo presentado por la Cámara de Comercio de España el pasado miércoles. En concreto, un 36,8% de los empresarios catalanes considera que la economía empeorará si continúa el clima de inestabilidad política actual, frente a un 35% que cree que seguirá igual y un 20,2% que piensa que mejorará.

En el caso de que la situación política y de seguridad jurídica se estabilice, un 58,3% de los empresarios catalanes considera que la marcha económica mejorará, frente a solo un 3,1% que cree que empeoraría y un 31,1% que cree que seguiría igual. Asimismo, el estudio concluye que para los empresarios catalanes las expectativas económicas en Cataluña y en el conjunto de España mejorarían si se estabilizara la situación política en Cataluña en el marco de la Constitución.

De hecho, solo para un 11,7% de empresarios catalanes consultados el futuro político de Cataluña pasa por la independencia, mientras que la mayoría (58,5%) contempla ese futuro dentro del marco autonómico, bien con más descentralización (39,7%) o exactamente igual que en el escenario actual (18,3%). Los empresarios catalanes coinciden en que un marco político estable en el contexto constitucional permitirá que la economía crezca más, que se cree empleo, que aumente el nivel de renta y mejoren la seguridad jurídica, las condiciones de financiación y la evolución de la inflación será más favorable.

Por el contrario, con más de 4.500 empresas que han decidido abandonar Cataluña en los últimos meses, el 38,8% de los empresarios catalanes considera que la incertidumbre afecta negativamente a la creación de nuevos negocios o apertura de nuevos establecimientos en esa comunidad.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot