Menú

La inseguridad, el 'top manta' y el separatismo lastran la imagen y la calidad turística de Barcelona

La facturación hotelera en Barcelona baja un 14% este verano por la menor calidad de los turistas que visitan la ciudad.

LM/Agencias
0
La inseguridad, el 'top manta' y el separatismo lastran la imagen y la calidad turística de Barcelona
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau | Libertad Digital

El presidente del Gremio de Hoteles de Barcelona, Jordi Clos, ha alertado este jueves de la pérdida de reputación internacional que sufre Barcelona y ha pedido que se gestione mejor la ciudad para acabar con problemas que sufre como la inseguridad, el incivismo, el top manta y otras actividades ilegales. En rueda de prensa, Clos ha destacado la pérdida de posiciones que ha sufrido la capital catalana entre las ciudades mejor valoradas del mundo, tal como refleja el informe anual City Rep Track, donde Barcelona ha pasado del octavo al decimoquinto lugar.

Ha mencionado varios indicadores que avisan de que algo pasa en la ciudad, como los artículos aparecidos en algunos medios de comunicación internacionales que mencionan los conflictos con la actividad turística y los problemas que causan las manifestaciones que se celebran en la ciudad, lo que da una imagen "exageradamente negativa". En el marco de la actuación municipal, ha explicado varias cosas que están afectando a esta reputación, como el posicionamiento negativo del consistorio hacia la actividad turística de la ciudad, el incremento de la inseguridad, con bandas que vienen a robar a los turistas, o el crecimiento de la prostitución.

También ha destacado la proliferación de actividades ilegales, "la epidemia del top manta",la venta de todo tipo de productos en las playas de la ciudad, el aumento de actitudes incívicas en la calle o la falta de limpieza en algunos espacios públicos, al tiempo que ha denunciado que la gente pueda acampar en los parques o pasear en bañador o en biquini por la ciudad. "Tampoco ayuda la situación política", ha dicho Clos, que ha añadido otros problemas como las huelgas del aeropuerto, los atentados de hace un año o la reciente huelga de taxis. Ha pedido que se gestione bien la ciudad para "erradicar" el incivismo y la inseguridad.

Los hoteles se resienten

Como resultado, la facturación hotelera en Barcelona ha caído un 14% este verano –un 20% menos en agosto y 7% menos en julio–, aunque la ocupación ha bajado cerca de un 1% respecto al verano pasado, lo que indica que "la calidad del nivel de turismo es inferior a la del año anterior", según ha explicado Clos.

La ocupación en julio fue del 91%, un 0,7% menos que el año pasado, pero el precio medio por habitación fue de 150 euros, un 7% menos que en 2017; en agosto hubo un 88% de ocupación -1% menos- y 135 euros, un 19% menos, lo que implicó una reducción de la facturación del 20% en este mes.

La mayor caída ha sido en los hoteles de categoría superior, con una bajada del 18,5% de facturación, lo que constata la pérdida de calidad en el turismo que llega a la ciudad, según Clos, que ha lamentado que "la previsión es que Barcelona está entrando en un período complicado dentro del espacio turístico".

Más noticias sobre el desafí­o separatista en Cataluña en Flipboard

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios