Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos

La "tecnofobia" de los políticos españoles pone en jaque a las plataformas digitales

El director general de Adigital ha criticado las trabas regulatorias con las que se encuentran estas compañías en nuestro país. 

0
El director general de la Asociación Española de la Economía Digital (Adigital), José Luis Zimmermann | Adigital

Primero, fueron los autobuseros con Blablacar; después, los taxistas con Uber y Cabify; a estos les siguieron los hoteleros con Airbnb… hasta que también entró en juego la Administración. Las compañías tecnológicas se enfrentan tanto a las patronales de los sectores tradicionales en los que operan, como a las trabas regulatorias de los políticos.

En España el director general de la Asociación Española de la Economía Digital (Adigital), José Luis Zimmermann, cree que nuestros gobernantes sufren "tecnofobia" porque dan "respuestas regulatorias tecnófobas ante la irrupción de los nuevos modelos". Esta asociación representa a las plataformas digitales de los diferentes sectores de la economía, que van desde Uber a Deliveroo, pasando por Airbnb. "Parece que estas empresas han venido aquí a destrozar el estado de bienestar o para estropear una sociedad que funciona perfectamente, pero no es así. Dejan más externalidades positivas que negativas y no hay que olvidar que es el usuario el que las está abrazando de manera masiva", declara a Libre Mercado.

Zimmermann participó la semana pasada en la rueda de prensa que daba la patronal de los vehículos de alquiler con conductor Unauto para repasar la situación actual del sector. "Tenemos un problema medioambiental y de movilidad serio en las ciudades al que hay que dar respuesta", asegura. A Unauto pertenecen Uber y Cabify, y el presidente de Adigital apoyó su convivencia con los taxistas.

Zimmermann también critica medidas como las de el Ayuntamiento de Madrid, "que va a dejar fuera de la circulación del centro" a compañías de alquiler de coches "que no sean eléctricos", como Respiro o Bluemove."Es absurdo y ridículo porque el impacto real de estas compañías es que la gente retira sus coches de la circulación", afirma.

Los patinetes eléctricos, el último enemigo

"Esto no va a parar. Van a seguir llegando más opciones de movilidad a las ciudades y la regulación debe ser inclusiva. No es que esto sea la selva, pero debe basarse en el interés general", vaticina Zimmermann. De hecho, las empresas de patinetes eléctricos han protagonizado la última polémica de los llamados ayuntamientos del cambio. Y es que Madrid, Barcelona y Valencia quieren poner coto a estos vehículos a pesar de que sus efectos en el medioambiente encajan a la perfección con la bandera ecologista que tanto enarbolan.

Las medidas más extremas ha sido las llevadas a cabo por el consistorio valenciano y barcelonés, que han ordenado a la Policía que requise los patinetes, una decisión "radical" a ojos de Zimmermann."Hoy serán los patinetes y mañana otra cosa. Parece mentira que estemos hablando de esto cuando todos los días entran millones de vehículos en estas ciudades generando un impacto negativo para el medioambiente y para la salud", dice.

Los argumentos principales de los ayuntamientos contra las compañías de patinetes es que no les han pedido permiso para operar y que su producto invade el espacio público. Por ello, desde el consistorio Valenciano ya han anunciado que preparan una tasa que podría extenderse a todas las empresas de alquiler que están ocupando las calles de la ciudad (motos, bicicletas…). "Me parece una burrada porque es discriminatorio, aunque habrá que ver cómo se plantea", señala Zimmermann. Aunque no conocía esta medida, al presidente de Adigital no le sorprende. "El Gobierno ya está preparando otra discriminatoria tasa a las tecnológicas", recuerda.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios