Menú

Andalucía, de nuevo en el grupo de las regiones más pobres de Europa

El descenso de categoría dentro de las clasificaciones de la Unión Europea daña las opciones electorales del PSOE andaluz.

0
El descenso de categoría dentro de las clasificaciones de la Unión Europea daña las opciones electorales del PSOE andaluz.
Susana Díaz, en una imagen de archivo. | EFE

Lo ha confirmado la Unión Europea: Andalucía, que hace seis años pasó de la categoría europea de regiones en transición al desarrollo por haber superado su PIB per cápita el 75 por ciento de la media del PIB europeo, ha vuelto a la categoría de las regiones en desarrollo, volviendo a estar por debajo de ese listón.

Esto es, Andalucía vuelve a ser encuadrada entre las regiones más pobres, lo que pone en cuestión de manera contundente la gestión del PSOE andaluz que, en 32 años, no ha logrado que Andalucía saliera definitivamente del grupo de regiones subdesarrolladas. Es más, acentúa la impresión de que en los últimos seis años, donde tiene lugar el gobierno de Susana Díaz desde 2013, la situación andaluza ha empeorado.

Aunque las formalidades estadísticas son engañosas, porque la incorporación de nuevos países puede bajar o subir dicha media del PIB, debido a la reclasificación como región en transición (son las que sitúan si PIB per cápita entre el 75 y el 90 por ciento de la media europea), Andalucía dejó de percibir una suculenta cantidad de fondos procedentes de la Unión Europea a los que estaba acostumbrada desde 1986, fecha del ingreso de España en la Comunidad Económica.

102.000 millones de euros europeos

La gestión del socialismo andaluz desde 1986 demuestra que, a pesar de haber recibido 102.000 millones de euros en diferentes fondos de la Unión Europea desde 1986 –más de tres presupuestos completos de la Junta para un año–, sus gobiernos han sido incapaces de resolver el subdesarrollo de la región.

Paradójicamente, ahora el gobierno socialista andaluz recibirá más fondos de la Unión Europea, que parece premiar así a los gobiernos que mantienen o acentúan la divergencia antes que a los que logran la convergencia. De hecho, Andalucía, ahora, por población y por su bajada en la clasificación, podría recibir casi 9.000 millones más entre 2021 y 2027.

Susana Díaz puede, y es la costumbre a las puertas de una convocatoria electoral, que culpar de lo ocurrido en Andalucía a las consecuencias de la crisis y, probablemente, al gobierno de Mariano Rajoy y del PP. También podrá aducir que otras regiones y/o ciudades autónomas como Extremadura, Castilla-la Mancha y Melilla han descendido a la división de los pobres.

Pero lo que hay que explicar es cómo, tras casi 40 años en el gobierno andaluz de la Junta de Andalucía y más de 40 de gobiernos municipales en la mayoría de los Ayuntamientos de Andalucía, la renta media por habitante –tal y como destaca ABC–, haya retrocedido quince años y que sea la cuarta con más paro de las 275 regiones de la UE.

Recoge el Grupo Joly las explicaciones del economista malagueño Joaquín Aurioles que califica como "paradoja del bienestar", porque la recepción de los fondos europeos con precisamente los que han impedido el ajuste de la productividad y el necesario flujo emigratorio, impedido por el sostenimiento de las rentas. Es más, los que emigran son los más preparados, no los menos.

Además, buena parte del dinero europeo se ha destinado a engordar un sector público que en lo que se refiere a las políticas activas de empleo ha sido totalmente ineficiente y estéril. Súmese a ello la presencia de los casos de corrupción desde los ERE al fraude de los curos de formación, para comprobar cómo lo que ha aumentado es la oferta pública de empleo, mucho más que la oferta privada.

Considera el economista que Andalucía sólo puede desarrollarse si mejora y amplía su tejido empresarial, si deja de destruir empleo y potencia su capital, pero, salvo la mejora del capital de las infraestructuras, de lo demás apenas se ha hecho nada. La prueba de la escasa competitividad andaluz es que de los miles de empresas que han salido de Cataluña desde 2916, a Andalucía sólo han venido tres. Esto es, Andalucía no ofrece oportunidades empresariales suficientes.

Francisco Ferraro, catedrático de Economía de Sevilla y presidente del Observatorio Económico de Andalucía, ha expuesto como recoge Diario de Sevilla que, ante el hecho evidente de que Andalucía diverge en lugar de converger con el nivel medio europeo, hay que preguntarse "por qué crecemos menos y, en definitiva, por qué producimos menos".

Ferraro se ha referido al fracaso del modelo educativo andaluz, basado en el "para todos" ha impedido una educación en excelencia y ha dado, como resultado, unos trabajadores poco cualificados. Además, la iniciativa empresarial andaluz es limitada. Pocos quieren crear empresas y los que intentan son localistas e ignorantes del entorno global. La inversión privada es, por si fuera poco, muy baja. En el caso de la construcción, actividad básica en Andalucía, se ha derrumbado.

Ferraro apunta también que el marco institucional no es bueno, porque ni las leyes que se promulgan son efectivas y ni la calidad del Gobierno andaluz es la adecuada. En el índice de calidad de los gobiernos que publica la Comisión Europea (EQI) Andalucía estás en el puesto más bajo de España.

Por todo ello, aunque en 2017 el PIB andaluz ha vuelto a su nivel de 2008 –hace diez años–, el crecimiento del PIB medio de la Unión Europea en más de un 11 por ciento ha significado que varias regiones, Andalucía entre ellas hayan vuelto al redil de los más pobres.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot