Menú

Los libreros de Segovia le declaran la guerra a las asociaciones de padres por vender libros escolares

Las librerías se unen para impedir que las asociaciones de padres compren directamente a las editoriales. 

0
Las librerías se unen para impedir que las asociaciones de padres compren directamente a las editoriales. 

"Las asociaciones de padres y madres (AMPAS) de los colegios públicos están vendiendo libros de texto de forma ilegal. No pueden hacerlo", expresa contundente Héctor Monterrubio, presidente de la Asociación de Libreros de Segovia. El cabreo de los libreros con las AMPAS se extiende por todo España.

Segovia protagoniza esta vuelta al cole con un comunicado elaborado por los propios libreros segovianos a modo de advertencia contra los padres de alumnos de Primaria, Secundaria y Bachillerato: "Las AMPAS están actuando como intermediarios haciendo una compraventa de libros a las editoriales y distribuidores de forma directa. Ellos no pueden facturar, tampoco están dados de alta como autónomos. No son una empresa. En un colegio público no se pueden realizar transacciones económicas", se queja el presidente de la asociación de libreros segoviano.

"Facilitamos la vida a los padres"

Pero a la declaración de guerra de los libreros, las asociaciones de padres contestan y dicen tener la conciencia muy tranquila, ya que "no están haciendo nada malo". "AMPAS, distribuidores y editoriales colaboran en conjunto para facilitar la llegada del lote de libros de texto a los padres", aclara a Libre Mercado Isabel Gordo, presidenta de la Federación de AMPAS Antonio Machado, de Segovia, (FEDAMPA). Ella misma explica que lo que realizanes una labor sin ánimo de lucro. "Se trata de una compra colectiva de libros que realizan los asociados y eso no es irregular ni ilegal. Podemos llevarlo a cabo porque no facturamos nada, los padres son el cliente final", explica Gordo.

No opinan lo mismo los libreros. Al ser preguntados si su reivindicación se debe a un descenso en las ventas, la respuesta es contundente: "No. Realmente, lo hacemos para proteger al comercio minorista", declara el presidente de los libreros. "Sabemos que hay colegios públicos donde las AMPAS están ofreciendo descuentos a los padres de hasta el 25% y les incluyen chándales, calzado, etc. Imagina que esto lo hace cualquiera que monte una asociación. El pequeño comerciante se quedaría fuera de juego", apostilla Monterrubio.

Lo cierto es que septiembre también tiene su cuesta, es el segundo enero. Los libros escolares de Primaria de un curso pueden rondar unos 200 euros, aunque varían dependiendo del profesorado. Sin embargo, desde FEDAMPA desmienten que lo hagan por comprar los ejemplares a menor precio. "No se ahorra nada, lo hacemos para facilitar la vida a los padres. Los libros de textos tienen legalmente un precio fijo marcado y por debajo de eso no se puede vender. Las AMPAS se ponen de acuerdo con el profesorado para ver qué libros se compran ese año, después se lo envían a los padres y así estos evitan los dolores de cabeza típicos de todos los años", comenta Gordo.

"Las AMPAS no son conscientes"

Los libreros reconocen que los padres "no lo hacen de mala fe". "Las AMPAS no son conscientes de que están haciendo de intermediarios de forma fraudulenta y están aplicando descuentos a libros de texto que rebasan el 5% permitido por ley", acusa Monterrubio.

Esta historia de amor y odio entre padres de alumnos y librerías viene de lejos. Ya en 2012, la asociación de libreros de Orense denunció que doce centros educativos públicos vendían libros sin cumplir con la normativa. "El caso es que no es material de segunda mano como los ejemplares que se venden en Wallapop o Amazon. Estamos hablando de que son libros nuevos que se compran al por mayor y se actúa como una empresa sin serlo. Las AMPAS no lo hacen para fastidiarnos", reconoce el presidente de los libreros asociados segovianos.

Sin embargo, Isabel Gordo tiene claro que las AMPAS no están utilizando las asociaciones con tales fines comerciales. Admite que, si hay algún AMPA que esté beneficiándose, "desde la federación no se tiene constancia ninguna", sentencia.

Por ahora, los libreros anuncian que no van a tomar medidas legales y que desde la Diputación provincial de Segovia se les "ha garantizado que no se realizarán transacciones económicas que impliquen ventas en un colegio público". Aún no se ha remitido ninguna denuncia por vía judicial, ya que, tal y como indica Monterrubio, "no tenemos esa intención". Desde FEDAMPA han transmitido "que las AMPAS seguirán comprando libros a las editoriales para evitarles todo el engorro a los padres". De momento, parece que la sangre no llegará al libro.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Reloj LD