Menú

España ya sufre más presión fiscal que Reino Unido, Canadá, Japón, Australia, EEUU o Irlanda

El 33,5% del PIB que registra España en la estadística de presión fiscal de la OCDE se queda por encima del 33,2% de Reino Unido. 

Libre Mercado
0
España ya sufre más presión fiscal que Reino Unido, Canadá, Japón, Australia, EEUU o Irlanda
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero (izq.), y la ministra de Política Territorial, Meritxell Batet | EFE

Siempre que los políticos hablan de armonizar impuestos suelen hacerlo con la mirada puesta en áreas económicas de fiscalidad más alta. En el caso de América Latina, los partidarios de la armonización se comparan con la OCDE, mientras que en la Unión Europea vemos que la Eurozona se convierte en el estándar de referencia.

El caso es que el argumento de que conviene equipararse fiscalmente con un determinado grupo de países ha seducido a las altas esferas del PSOE, que han defendido un fuerte aumento de la recaudación tributaria desde antes incluso de la llegada de Pedro Sánchez a La Moncloa. Los socialistas afirman que no es posible mantener un Estado del Bienestar "de primera" con ingresos "de tercera". Por ello, consideran que la presión fiscal debe subir hasta situarnos en niveles similares a los que se ven en el resto de Europa. En la práctica, esto entraña una subida fiscal de 40.000 millones de euros.

Pero la presión fiscal que registra nuestro país no está tan alejada del promedio observado en el mundo rico. La OCDE calcula que las economías más desarrolladas movilizan el 34,3% de su PIB a través de impuestos y tasas. Frente a este porcentaje, el 33,5% que se anota España se antoja razonablemente similar a la media de los países ricos. Pero esta comparativa no interesa a los defensores de la armonización, puesto que medirnos con la OCDE implica reconocer que nuestros niveles de fiscalidad son equiparables a los de los países más prósperos del mundo.

Esto explica que los defensores de la armonización se fijen siempre en la Eurozona y descarten por completo otras áreas económicas en las que el modelo fiscal se aleja de sus preferencias. Sin embargo, aunque la comparativa con la OCDE resulte incómoda a quienes defienden una fuerte subida de los impuestos, es importante realizar esta medición para dejar claro que España no es un ningún "paraíso fiscal", sino que registra unos niveles de imposición superiores a los de otros países que son igual o más ricos que nosotros.

Así las cosas, el 33,5% del PIB que registra España en la estadística de presión fiscal de la OCDE se queda por encima del 33,2% de Reino Unido, el 32,1% de Nueva Zelanda, el 31,7% de Canadá, el 31,2% de Israel, el 30,7% de Japón, el 28,2% de Australia, el 27,8% de Suiza, el 26,3% de Corea del Sur, el 26% de Estados Unidos o el 23% de Irlanda.

1-presion-fiscal-ocde.png

También vemos que algunos de los países de la OCDE que más han crecido en las últimas décadas registran niveles de presión fiscal inferiores al nuestro. Es el caso de Eslovaquia (32,7% del PIB), Letonia (30,2%), Turquía (25,5%), Chile (20,4%) o México (17,2%). Renuevo, nuestro 33,5% se queda por encima.

Es más: como vemos en el siguiente gráfico, la brecha existente en materia de presión fiscal entre el promedio de la OCDE y España ha pasado de rebasar los doce puntos de PIB en los años 60 a moverse por debajo de un único punto porcentual en la actualidad. De hecho, España superó la media de la OCDE entre 2002 y 2007, de modo que ya sabemos lo que es recaudar más que el conjunto de los países ricos.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation