Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos

Un año después del #Metoo: los empresarios dejan de contratar a mujeres por miedo

El movimiento de moda de las feministas ha transformado el entorno laboral en Estados Unidos. Los ejecutivos temen a las mujeres.

0
Manifestación de feministas | Cordon Press

Se cumple un año del movimiento feminista #MeToo y, como si de un tsunami se tratara, sus consecuencias son devastadoras en el ámbito laboral estadounidense. Sus intenciones eran nobles: denunciar agresiones, abusos o acoso sexual a las mujeres. Pero el método empleado para destapar a los depredadores sexuales está propiciando todo lo contrario. Las féminas están siendo discriminadas. Veamos.

Bastaba con poner el #hashtag en redes sociales Yo también, (MeToo) para publicar el nombre del malvado acosador. Más de 200.000 tuits denunciaban algún tipo de abuso y señalaban con dedo acusador a sus supuestos agresores permaneciendo impunes. Adiós a la presunción de inocencia. La caza de brujos fue continuada por Asia Argento. La actriz abrió la veda en el Festival de Cannes el pasado año.

"En 1997, fui violada por Harvey Weinstein, aquí, en Cannes", declaró públicamente. Pero su discurso continuó no sólo culpabilizando a Weinstein, sino asegurando que "en la sala también había más acosadores como el productor". Ella misma, con mirada desafiante, confesó que "las actrices sabían quiénes eran y que estaban sentados allí junto a las artistas". No dijo nombres y, en un minuto, Argento consiguió que todos los hombres que asistieron a la ceremonia fueran sospechosos de ser violadores. Justos por pecadores. Posteriormente, un joven llamado Jimmy Bennet denunció Asia Argento "por haberlo violado", y pudo demostrarlo a través de un contrato de confidencialidad firmado con la propia artista para tapar tan turbio asunto. Ironías del destino.

Pero las declaraciones de la intérprete en Italia originaron tal sentimiento de psicosis general que contagió al ámbito laboral en EEUU. Hace doce meses no existían datos sobre los efectos de Me Too en las empresas, pero los cambios y el miedo invadieron las oficinas norteamericanas. Libre Mercado ya adelantó la transformación en las relaciones personales entre hombres y mujeres en el trabajo. Los ejecutivos tomaban precauciones extremas con sus compañeras. Y es lógico. Si sólo es suficiente una acusación sin pruebas para perder el trabajo, lo mejor era tener a las mujeres lejos.

Hoy por hoy, la bola de nieve de las feministas del Me Too americano tiene forma de iceberg gigante. Ya hay cifras y estadísticas sobre cómo ha afectado a las empresas. Ciertamente, el escenario que dejan las feministas en el entorno del trabajo es tenebroso, oscuro y distópico. Y aún peor, las mayores damnificadas de las "proclamas feministas", paradójicamente han sido las propias mujeres.

Cultura de la culpabilidad

Una nueva investigación realizada este año por la Sociedad para la Gestión de Recursos Humanos (SHRM) en Estados Unidos confirma que casi un tercio de los 1.034 ejecutivos encuestados dijeron haber cambiado sus comportamientos a un nivel moderado, grande o muy grande. Y atención, porque los jefes han hecho tres cuartos de lo mismo. El informe desvela que una cuarta parte de los 1.022 gerentes también dijeron que habían cambiado sus comportamientos.

Y es que no está el horno para bollos. Ya en 2017, el SHRM recoge un aumento significativo en las demandas por acoso sexual en el trabajo, pero en 2018 el volumen de quejas por discriminación sexual se ha disparado estrepitosamente con respecto a años anteriores. En California, el primer trimestre del año, las denuncias de las mujeres en el entorno laboral que, supuestamente, han sido agredidas sexualmente se ha incrementado hasta un 83%. Esto da escalofríos. ¿Tan depravados son los varones en el puesto de trabajo?

El 15% de trabajadores del estudio del SHRM piensa que el #Metoo ha evocado un ambiente de trabajo hostil para ambos géneros. "Tener un tercio de los ejecutivos que informan un cambio en el comportamiento es significativo", dijo Johnny C. Taylor, Jr., presidente y CEO de SHRM. "Sin embargo, no podemos dejar que el péndulo oscile demasiado. Las organizaciones deben tener cuidado de no crear una cultura de culpabilidad hasta que se demuestre su inocencia y no podemos tolerar otras consecuencias no intencionadas". La incertidumbre de lo que constituye el acoso sexual ha hecho que algunos hombres se sientan incómodos con las compañeras y se muestren cautelosos acerca de cómo cambiar las dinámicas del lugar de trabajo. "Una tendencia preocupante", revelaba Taylor.

El fundador de la compañía relata una situación rocambolesca. Los ejecutivos no invitan ya a colegas femeninas a viajes, a eventos de noche o a sus círculos cercanos para evitar cualquier situación que pueda percibirse incorrectamente. De este modo, se reducen las oportunidades de ascender o escalar laboralmente para las hembras.

Llevar a la esposa a las reuniones

En base a la organización LeanIn.org, los hombres superan en número a las mujeres como gerentes y ejecutivos. El 30% de los gerentes hombres habría admitido que "se sienten incómodos trabajando solos con una mujer".

Employment Law Alliance publicó una encuesta el pasado marzo sobre el impacto del movimiento #MeToo y encontró que el 23% de los 382 encuestados indicaron que era "algo común que los gerentes se negaran a viajar, cenar o reunirse solos a puerta cerrada con colegas del sexo opuesto".

Joyce Chastain, presidenta de Chastain Consulting en Florida, narraba la situación de pánico laboral que su padre estaba viviendo en el trabajo. En vista de que el Me Too no deja títere con cabeza, el hombre optó por una solución que ya practicaba el vicepresidente Mike Pence: llevar a su esposa a todas las reuniones donde hubiera mujeres. Chastain contaba cómo su padre, un señor con un cargo importante, "no viaja jamás con una mujer soltera sin su madre esté presente". Tampoco "almuerza ni toma cafés con trabajadoras sin su esposa como testigo". Además, el progenitor de Joyce se preocupa por evitar estar solo con una mujer, "llegando a salir de la misma habitación u oficina si así ocurriera". De esquizofrenia total.

"Algunos hombres en el trabajo están comenzando a seguir esta práctica para reducir el riesgo de responsabilidad por acoso sexual", señaló Tom Spiggle, un abogado de The Spiggle Law Firm en Arlington, Virginia. Finalmente, y como decíamos al inicio del artículo, las mujeres están siendo discriminadas.

125 leyes #MeToo

Un total de 32 estados americanos presentaron más de 125 leyes en este último año plagado de lemas feministas. No obstante, es llamativo cómo las denuncias de acoso sexual o comportamiento inapropiado en el lugar de trabajo no necesariamente condujeron al procesamiento de los acusados.

Como ya hemos dicho, sí que hubo un aumento del 83% de reclamaciones en California durante los primeros tres meses de 2018, pero hay matices importantes: los fiscales de Los Ángeles no han presentado un solo cargo penal. En muchas ocasiones, la víctima solía negarse a participar en una entrevista de seguimiento con un fiscal, un paso necesario para continuar el proceso. Ahora, cabe preguntarse si este miedo escénico laboral de los hombres llegará a España o no... Lo veremos.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios