Menú

BBVA advierte de que la desviación de gastos e ingresos en los PGE puede superar los 3.000 millones

En los últimos años, el PIB se benefició de la "demanda embalsada", es decir, los gastos que las familias y las empresas pospusieron en la crisis. 

0
En los últimos años, el PIB se benefició de la "demanda embalsada", es decir, los gastos que las familias y las empresas pospusieron en la crisis. 
María Jesús Montero, Isabel Celaá y Nadia Calviño, durante una rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. | EFE

La economía española sigue desacelerándose. El Gobierno ya lo ha reconocido en los presupuestos que ha remitido a la Comisión Europea, pero poco a poco vamos conociendo nuevos análisis que no solo confirman el enfriamiento del crecimiento, sino que detectan riesgos adicionales para la buena marcha del país.

Es el caso del estudio que acaba de publicar BBVA Research. Su documento de previsiones para el cuarto trimestre del año constata que el PIB se ha desacelerado en 2018 del 2,9% esperado hace algunos meses al 2,6% en el que nos estamos moviendo ahora. El servicio de estudios de la entidad financiera anticipa también que la expansión del PIB en 2019 también decepcionará, cayendo al 2,4%.

Justo es reconocer que, pese a la caída de las expectativas, el crecimiento sigue siendo elevado en comparación con nuestro entorno. Así, "aunque la tendencia de desaceleración se ha confirmado, no se evidencia un avance hacia un estancamiento y sí se mantiene un desacoplamiento con respecto al resto de la Eurozona, superior a los 0,4 puntos".

Se agotan los "vientos de cola"

Los analistas de BBVA constatan que, en los últimos años, el PIB se benefició de la absorción de la llamada "demanda embalsada", es decir, los gastos que las familias y las empresas pospusieron en los años más duros de la crisis. Dicho consumo dejó de contribuir al crecimiento en 2017 y, desde entonces, el gasto de los hogares ha empezado a contenerse. "La corrección ya ha comenzado y es de esperar que durante los próximos trimestres continúe de forma gradual", apunta el informe.

Otro aspecto que apuntala el deterioro económico es la desaceleración del turismo. "Persiste una brecha del 10% entre los flujos que se venían observando y los que se pueden explicar por los fundamentos. Parte de la expansión en los últimos años se explica también por factores como el deterioro de la seguridad en destinos competidores. Esos "turistas prestados" podrían cambiar de destino en los próximos meses", señala BBVA Research.

Tampoco ayuda lo que está pasando con el precio del petróleo (que se ha encarecido notablemente en los dos últimos ejercicios), la peor coyuntura de la demanda exterior (con un descenso de las exportaciones y un riesgo latente de crisis financiera en distintas economías de gran peso global) o la amenaza proteccionista (protagonizada por las autoridades chinas y estadounidenses).

Los "riesgos de cola" de la 'Era Sánchez'

La afiliación a la Seguridad Social está experimentando una clara desaceleración. Hace ahora un año, avanzaba a un ritmo del 3,7%, frente al 2,7% del pasado mes de septiembre. El deterioro es aún mayor en Cataluña, donde las altas subían al 4,1% en 2017 pero apenas suben un 1,8% en las últimas semanas.

Igualmente preocupante es lo que sucede con los Presupuestos. Según BBVA Research, los ingresos que anticipa el gabinete socialista sobreestiman la recaudación en 2.000 millones de euros y subestiman los gastos en 1.200 millones. Hay, por tanto, una desviación superior a los 3.000 millones en las cuentas que ha pactado el gobierno de Pedro Sánchez con la bancada comunista de Podemos.

En Libre Mercado

    Servicios