Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos

Europa prohibirá la venta de los neumáticos menos eficientes desde noviembre: estos son

Las categorías de neumáticos van de la A a la F, y serán estos últimos los que dejen de venderse. 

0
Nueva normativa europea | Pixabay/CC/VenV

No sólo es el combustible. Europa ha puesto en su punto de mira a los neumáticos en sus políticas medioambientales. Por ello, a partir del próximo 1 de noviembre ya no se podrán vender neumáticos de clase F para turismos en ningún territorio de la Unión Europea (UE), incluido España.

Esta clasificación hace referencia a la resistencia a la rodadura, "que es la resistencia que hace el neumático con el terreno. A menor resistencia, menos combustible consume el vehículo y menos contamina", explica a Libre Mercado el director de la Comisión de Fabricantes de Neumáticos, José Luis Rodríguez.

Cuando un neumático entra en contacto con el pavimento se deforma debido al peso del vehículo. Esta deformación constante consume mucha energía, tanta que puede alcanzar el 20% del combustible necesario para desplazar un vehículo de pasajeros, según los cálculos de la Comisión de Fabricantes de Neumáticos. Dicho de otra forma, cada cinco depósitos llenos, se consume uno en esta acción. Así, cuanto mayor es la resistencia al rodaje, más energía gasta el neumático para girar. "Eso depende de la fricción. Por ejemplo, un bloque de plastilina hace mucha más fricción sobre una superficie plana que un cubito de hielo, por lo que consumiría mucha más energía para rodar", añade Rodríguez.

neumaticos-rodadura.jpg

Hasta ahora, la resistencia a la rodadura de los neumáticos se dividía en categorías que iban de la A, siendo esta la más eficiente, a la F, ya que las ventas de la G también han sido prohibidas. Rodríguez explica que no es posible distinguir unas ruedas de otras a simple vista porque "dependen de sus componentes, no tienen ningún dibujo en concreto".

Para diferenciar unas de otras, las ruedas se venden con una etiqueta de eficiencia, similar a la de los electrodomésticos. Como si fuera una especie de semáforo, la A corresponde a las ruedas que menos consumen y que menos CO2 emiten a la atmósfera.

"Si fuera a comprar unas ruedas yo no bajaría de la clasificación C", asegura el experto. "El conductor lo va a notar en su bolsillo y además, está mejorando la calidad del aire", añade. Esta decisión se adopta en virtud del contenido del Reglamento (CE) nº661/2009, y ya no permitirá que las tiendas den salida a su stock de ruedas F, según Rodríguez. A cierre de 2017, el 19% de los neumáticos en Europa eran de clase F, "un nivel muy similar al de España", asegura.

Más información en las etiquetas

Otra de las partes que se destacan en el etiquetado de los neumáticos es la adherencia en superficie mojada, también llamada distancia de frenado sobre suelo mojado. Se trata de la distancia necesaria para pasar de 60 Km/h a 20 Km/h medida en línea recta en una carretera mojada.

lluvia-rueda.jpg
Agarre sobre mojado

De entre los 3 criterios de las etiquetas de las ruedas, el agarre sobre mojado es el que tiene un impacto directo sobre la seguridad, aunque aquí también influye la presión del neumático, el estado de los discos de freno o el de los amortiguadores.

En términos de agarre sobre mojado, no hay neumáticos para coche con clasificación G. El sistema de clasificación se basa en variaciones sobre un índice (de 1,55 a 1,09). Por debajo de 1,09 todos los neumáticos se clasifican con la letra F, que es donde termina la clasificación. Entre un neumático de clase A y otro de clase F, hay un 30% de diferencia de distancia de frenado, lo que supone más de 18 metros de diferencia a 80 Km/h.

El tercer dato que otorga la etiqueta de los neumáticos se refiere al ruido exterior de rodadura, que es el ruido que se percibe fuera del vehículo. Por debajo de 50 Km/h, ese sonido sale principalmente del motor y por encima, procede de los neumáticos.

El etiquetado de los neumáticos informa sobre el nivel generado fuera de un vehículo a 80 Km/h. Ese ruido se expresa con el número de decibelios generado y se mide para combatir la contaminación acústica.

decibelios-rueda.jpg
Ruido exterior de rodadura

Por ello, en las etiquetas aparecen unas ondas negras al lado de los neumáticos. Tres ondas significan que es demasiado ruidoso para la normativa de noviembre de 2016; dos, que cumple con la normativa de 2016 y una onda negra, que tiene un excelente nivel de ruido por debajo del máximo autorizado en 2016.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios