Menú

España, a la altura de Mongolia en facilidad para abrir un negocio

El coste de cumplir con la burocracia española también supera el promedio de los países más prósperos de la OCDE. 

0
España se encuentra en el puesto 86 del índice | Alamy

El Bando Mundial publica anualmente el informe Doing Business, una publicación orientada a medir las regulaciones, los impuestos y los trámites burocráticos que deben completar las empresas para hacer negocios. En la edición de 2019, España aparece en el puesto número 30, lejos de la zona noble del ranking aunque por delante de países vecinos como Francia (puesto 32), Portugal (puesto 34) o Italia (puesto 51).

Si buceamos en los datos que recopila el Banco Mundial para elaborar este informe, nos encontramos con un preocupante resultado en la categoría que mide la facilidad para abrir un negocio. Dicho indicador sitúa a España en el puesto 86 del índice, a la altura de Mongolia y muy lejos de países de nuestro entorno.

Los diez países en los que resulta más sencillo abrir una empresa son Nueva Zelanda, Georgia, Singapur, Canadá, Hong Kong, Jamaica, Australia, Armenia, Azerbaiyán e Irlanda. En el top veinte también nos topamos con Corea del Sur, Estonia, Suecia o Reino Unido. Son los espejos en los que podría mirarse España para mejorar el preocupante resultado de 2019.

De media, las economías más ricas de la OCDE exigen 4,9 trámites para abrir un negocio. Sin embargo, en España hace falta satisfacer siete procesos para formalizar una sociedad. Eso explica también la discrepancia observada en cuanto al número de días perdidos por el papeleo: 9,3 en las economías más ricas de la OCDE frente a 12,5 en España.

El coste de cumplir con la burocracia española también supera el promedio de los países más prósperos de la OCDE. Las tasas vigentes en nuestro país equivalen al 4% de la renta por habitantes, frente al 3,1% del resto de economías comparables. En cuanto al capital desembolsado, el 12% de la renta per cápita que se anota España supera holgadamente el 8,6% del resto de países ricos de la OCDE.

Comparemos la situación española con la de Irlanda. En el caso de la isla celta, hacen falta tres procesos y cinco días de papeleo. Además, el coste de abrir el negocio es de apenas el 0,1% de la renta por habitante, mientras que no se exige ningún capital desembolsado para registrar la nueva sociedad.

En clave regional, el Banco Mundial completó en 2015 una evaluación de la facilidad para hacer negocios en las distintas capitales del país. Este indicador colocó a Logroño, Madrid y Pamplona en cabeza del ranking, mientras que Vigo, Zaragoza y Murcia se quedaron en las tres últimas posiciones de la tabla.

Temas

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios