Menú

Los pensionistas griegos hacen las maletas y se marchan a Bulgaria

El nivel de los precios búlgaros es el principal atractivo, ya que es el país más pobre de la Unión Europea y el más barato. 

Libre Mercado
0
Bandera de Grecia | Pixabay/CC/cmdpmk

La situación económica griega, aunque es mejor que hace cuatro años, no termina de mejorar. De hecho, un creciente número de pensionistas está haciendo las maletas para irse a Bulgaria. El nivel de los precios búlgaros es el principal atractivo, ya que es el país más pobre de la Unión Europea y el más barato, por eso permite a los trabajadores retirados vivir más desahogadamente.

Tome George, un jubilado de 75 años, comentaba a Bloomberg que con una pensión de 800 euros vive "como un rey" en Tesalónica, la segunda ciudad más grande del país. "Con el dinero que tengo y que aquí puedo ahorrar, puedo volver a Grecia a menudo y también puedo viajar". Grecia ha recortado las pensiones 20 veces en los últimos años para poder enfrentar su crítica situación. Para el año que viene, el Gobierno de Alexis Tsipras, que al final ha terminado plegándose a los requisitos de Bruselas, prevé que en 2019 terminen con un superávit presupuestario y comiencen a reducir el nivel de deuda, que es el más alto de Europa y está entre los tres más altos del mundo.

El costo de vida en Grecia es el doble que en Bulgaria, que es el más bajo de Europa. La gasolina cuesta 1,15 euros por litro en Sofía, en comparación con alrededor de 1,60 euros en Atenas; un café espresso en Bulgaria cuesta 2,30 euros, mientras que en el mismo restaurante de Grecia tiene un precio de 4,70 euros; un billete de metro cuesta 80 centavos en comparación con los 1,40 euros y los gastos de telefonía móvil son la mitad que en Grecia.

Igualmente, destacan que el pan cuesta 60 céntimos, las comidas rara vez superan los 10 euros por persona en un restaurante y el alquiler de un apartamento en un buen barrio está en los 200 euros. Con este escenario, los pensionistas griegos que han visto recortada su pensión en un 45% en los últimos años encuentran en Bulgaria una buena vía de escape. "En general, la vida es un 30% más barata que en Grecia, y eso es si usted decide quedarse en Sofía, Burgas o Plovdiv," dijo George. "En las ciudades o pueblos más pequeños, la vida es incluso más barata".

Bulgaria se unió a la UE en 2007 y ha crecido a un ritmo promedio anual del 2,4% desde entonces. A pesar de ello, es el miembro más pobre. En julio de 2019, espera unirse al ERM-2, la sala de espera para entrar en el euro. Por el momento, el país cumple con los requisitos formales para adoptar la moneda común: tiene unas sólidas y saneadas finanzas públicas. La deuda pública es del 25%, frente al 178% de la deuda helena. El PIB per cápita búlgaro ha pasado de los 1.757 dólares en 2001 a los 8.031 en 2017.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios