Menú

La final de la Copa Libertadores dejará en Madrid 25 millones de euros

Unos 12,5 millones se repartirán entre los hoteles madrileños, un 20% irá a restauración y un 10% a los comercios. 

Patricia Malagón
0
Estadio Santiago Bernabéu | EFE

El próximo domingo, 9 de diciembre, se celebrará en Madrid, por primera vez en la historia, la final de la Copa Libertadores. El Santiago Bernabéu será el escenario en el que el Boca Junior y el River Plate protagonizarán uno de los partidos más importantes del siglo. Un encuentro que solo se puede comparar con una final de la Champions League entre el Real Madrid y el FC Barcelona. Es decir, algo más que un simple evento deportivo.

Las fallas en el dispositivo de seguridad en Argentina y la aparición de los grupos radicales de la afición del River Plate han hecho que el partido tenga que jugarse fuera de Latinoamérica. A la hora de elegir una ciudad neutral, en la que la seguridad estuviese garantizada, la CONMEBOL -la UEFA de Sudamérica- y la FIFA no dudaron en seleccionar a Madrid. Alejandro Domínguez, presidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol, se puso en contacto con Florentino Pérez para consultar la disponibilidad del Santiago Bernabéu. Como el estadio estará libre durante el fin de semana, ya que el Real Madrid jugará en Huesca como equipo visitante, Pérez puso a disposición el coliseo madridista para albergar esta cita histórica.

La decisión de disputar esta final en Madrid ha generado mucha polémica a ambos lados del Océano. En Argentina continúan indignados con el hecho de tener que jugar en otro continente la final de la Copa Libertadores de América, que conmemora la independencia de los países latinos. Mientras que, en la capital, muchos son los que se preguntan por qué Madrid asume el riesgo de celebrar un evento como este, que necesitará un gran despliegue policial.

"Aunque los datos económicos son difíciles de saber todavía por las características de este partido, se calcula que el impacto económico será de 25 millones de euros. Si nos fijamos en las cifras de encuentros anteriores, vemos que la final de La Champions de 2017 que se celebró en Caardiff dejó, según el Council, 51 millones de euros en la ciudad; la final de Londres 50 millones en 2011, según Mastercard; y 25,2 millones de euros la final de Milán, según PriceWaterhouseCoopers", asegura Jaime Fortuño, profesor de EAE Business School y MBP School of Coaches.

De esos 25 millones estimados, unos 12,5 se repartirán entre los hoteles madrileños. Un 20% irá a restauración y un 10% a los comercios. Es decir, habrá un 80% de impacto directo en los negocios locales de Madrid. "Por tanto, si lo miramos desde un punto de vista económico, organizar este tipo de evento es una buena oportunidad para la ciudad y para el país", concluye Fortuño.

¿Quién paga la seguridad?

Otro de los debates que han salido a la luz es quién asumirá el coste de este partido. Según se ha publicado, el dispositivo policial estará formado por 4.000 agentes, contando con la UIP, medios aéreos o guías caninos, Tédax o Información. Solamente en la movilización de los antidisturbios el gasto será de unos 50.000 euros, mientras que el coste total podría rondar los 300.000 euros,que pagaría el Estado.

"Los clubes, pero también la FIFA, la UEFA o la Conmebol, son entidades que manejan mucho dinero y tienen abultados beneficios, pero no se gastan un duro en la seguridad de estos eventos que les reportan todavía más dinero", recuerda también el portavoz del SUP, Ramón Cosío, quien considera que el Estado no puede asumir 200.000 ó 300.000 euros cada vez que se organiza un partido de este tipo.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios