Menú

Las doulas se defienden de las críticas tras un trágico parto en Vigo: "Nuestra labor no es sustituir a las matronas"

La Asociación Española de Doulas asegura que no asisten partos y aclara que "son compañeras emocionales de la futura mamá”.  

0
Doula acompañando a la madre tras el parto | Asociación Española de Doulas

El bebé fallecido en Vigo después de que su madre intentara dar a luz en casa sin recibir asistencia sanitaria el pasado martes ha puesto en pie de guerra, una vez más, a matronas y enfermeras contra las doulas. La moda de parir de forma natural y en casa es una práctica que se está extendiendo en los últimos años en España y tiene su origen en países como Holanda, Suiza o Estados Unidos.

El Colegio General de Enfermería en España (CGE) deja constancia a través de un informe realizado en 2015 de los graves riesgos para la salud de la madre y su hijo en el caso de parir en casa, asistida por una doula y no una enfermera, en lugar de ser atendida en un hospital. Pero el CGE también advierte de que estas mujeres acompañan a su cliente durante la etapa de gestación y posparto, siendo esto también pernicioso para la embarazada, ya que "no es personal cualificado y están haciendo intrusismo laboral", remarca el Colegio de Enfermeros.

En este sentido, el CGE denunció a la Dirección General de Ordenación Profesional del Ministerio de Sanidad para ilegalizar a las doulas y prohibir su actividad. Sin embargo, no se ha especificado ninguna prohibición a las doulas, por lo pueden seguir ejerciendo libremente y atendiendo a las futuras madres que las requieran.

Según publica la Asociación de Matronas de Murcia, las matronas también asisten alumbramientos a domicilio por un precio de 2.000 euros de media. Y si estas enfermeras especialistas se oponen a las doulas, los ginecólogos están en contra de que las matronas, pese a que están cualificadas, acudan a los hogares. "Ni las matronas ni las doulas cuentan con un ambiente hospitalario requerido en caso de anomalía, por lo que no es recomendable", alegan desde la Sociedad Ginecológica Española.

No obstante, tanto médicos especialistas en ginecología como enfermeras y matronas coinciden en el mismo punto: las doulas deben desaparecer. El reciente fallecimiento del bebé en la ciudad gallega ha vuelto a poner en el punto de mira a este reciente y desconocido gremio de mujeres en España. Pero, ¿es esta la realidad que define a las doulas? Ellas lo desmienten.

Doula, una acompañante emocional

"Somos acompañantes emocionales de la mujer no sólo en el parto, sino también a lo largo de la gestación y el posparto, y jamás tocamos al bebé. Siempre estamos acompañadas de personal sanitario cuando da a luz la madre", aclara Beatriz Fernández, presidenta de la Asociación Españolas de Doulas (AED).

Si bien Fernández se queja del "completo desconocimiento que se tiene del trabajo real de una doula" y critica que sean duramente acosadas y vilipendiadas en el sector sanitario. "La pareja que ha perdido a su bebé en Vigo no tenía una doula, o eso creemos. Y si así fuera, la labor de una doula nunca es la de sustituir a la matrona, no incurrimos en una intromisión de su trabajo", comenta la representante de AED.

"Nosotras trabajamos junto a las matronas en los hospitales o en el domicilio. En el parto somos las que le damos la mano a la madre, le recogemos el pelo, empatizamos con ellas con la mirada. En nuestro código deontológico no aconsejamos sobre recurrir a la epidural, no recetamos nada, ni le decimos a la embarazada si debe hacer un plan de parto natural; no nos incumbe", expone.

Desde la AED, quieren desmitificar la imagen que se tiene sobre las doulas, de las que se ha llegado a calificar de sectarias: "En ningún momento le indicamos a la mujer que se aparte de su familia, ni que se coma la placenta. Son leyendas sobre nosotras. Si hubiera alguna doula que rompiera nuestro código deontológico, nuestra asociación abre expediente para su investigación y tramitaríamos la denuncia si fuera necesario. La doula, a nivel legal, tiene un espacio que ya está delimitado por el de otros profesionales, ginecólogos, matronas, psicólogos, terapeutas o pediatras. Nosotras en el campo de ellos no entramos", señala la presidenta de las doulas española.

Las doulas revelan que su oficio está profesionalizado y se forman durante un año. El colectivo defiende el derecho de las madres a contratar a una compañera que la comprenda y la entienda durante el embarazo. "Se pone el foco en las doulas cuando nos tendríamos que fijar en las necesidades de esa embarazada o su pareja. La persona que importa es la que pare", destaca Férnandez.

La propia presidenta de la AED, que aglutina un total de 70 doulas, garantiza que es un trabajo que se compatibiliza con otras labores. Fernández recuerda los motivos que la llevaron a hacerse doula: "Perdí a mi bebé antes de nacer y no encontré cobertura emocional ni sanitaria suficiente durante el duelo que sufrí. Vi que en Holanda era común recurrir a este tipo de ayuda humana y decidí profesionalizarme".

formacin-de-doulas-1024x675.jpg

Parto natural versus cesárea

Asimismo, la acompañante confiesa que en otros países se llama a la doula porque es más común el parto natural en contraposición con los datos españoles. "Han aumentado las cesáreas hasta el punto que parece que las mujeres españolas no saben parir. Cada vez son más las embarazadas que demandan en su plan de parto que sea realizado de forma natural, y es por ello que crece la llamada a las doulas. Las futuras mamás se sienten mejor, más seguras y más tranquilas", arguye Fernández.

Ciertamente, y en línea con lo que alega la doula, los datos de cesáreas llevadas a cabo en España han superado en un 70% las operaciones recomendadas en el parto, según el último informe publicado en la revista The Lancet durante el evento en Brasil del XXII Congreso Mundial de Ginecología y Obstetricia.Durante esta celebración, doctores y expertos desaconsejaron recurrir a la cesárea y apostar por el parto natural siempre que se den las condiciones recomendadas. En nuestro país, por ejemplo, se hacen cesáreas en más del 25% de los partos, una cifra que supera las expectativas fijadas por la comunidad médica en más del 15%. Otro de los motivos que llevan a solicitar los servicios de una doula es la soledad durante el alumbramiento: "Hay mujeres que por los motivos que sean se encuentran solas o no puede estar ningún familiar o su pareja. Nosotras estamos ahí", argumenta la presidenta de la AED.

Con respecto al factor económico, la asociación informa que la media que cobra una doula por cinco semanas de asistencia y guardia de una embarazada y su parto es de 500 a 700 euros: "Estamos durante cinco semanas pendientes del teléfono las 24 horas. Tenemos varias citas previas con la madre antes del nacimiento. Por lo tanto, no es una cantidad ni mucho menos desorbitada para todo el tiempo de atención que dedicamos a la paciente. Nada que ver con los 2.000 euros que puede cobrar una matrona sólo por acudir al domicilio a asistir el parto, claro que su trabajo es diferente", sentencia la doula.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios