Menú

Así golpea Carmena con el IBI a los distritos que no votaron a Ahora Madrid

Los feudos electorales de la marca blanca de Podemos salen bien parados a nivel fiscal en comparación con el resto de barrios.

0
La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena | Archivo

¿Cómo ha evolucionado el IBI en Madrid desde que Manuela Carmena es alcaldesa? Este asunto ha generado polémica en el Pleno Municipal de la Villa y Corte, puesto que el consistorio gobernado por la "marca blanca" de Podemos ha compartido públicamente diversos datos que pretenden maquillar la subida del gravamen inmobiliario en la presente legislatura.

Para obtener una respuesta imparcial, el grupo municipal de Ciudadanos ha formulado una solicitud de información a la que ha tenido acceso Libre Mercado. Dicha petición se dirige a la Agencia Tributaria del Ayuntamiento de Madrid y pretende determinar cuál ha sido el aumento medio del recibo del IBI para el período 2013-2018.

Las conclusiones del informe preparado por la Agencia Tributaria como respuesta a la solicitud de Ciudadanos son demoledoras para el equipo de Manuela Carmena. Si nos fijamos, por ejemplo, en el distrito de Hortaleza, vemos que la gestión de Ahora Madrid ha aumentado en un 12,4% el Impuesto sobre Bienes Inmuebles. A los vecinos de este distrito se les habían prometido 4.200 nuevas viviendas de las que apenas se han construido dos decenas. También se les anunció una mejora de la limpieza urbana, pero las quejas por suciedad han crecido un 70% en lo que va de año. Sin embargo, lo que sí vemos es que el IBI sube de forma generalizada para todos los vecinos de Hortaleza. No importa el barrio en el que nos fijemos: en Valdefuentes, un 18,6% más; en Apóstol Santiago, un 11,5%; en Palomas, un 10,8%; en Pinar del Rey, un 10,5%; en Canillas, un 10%; en Piovera, un 9,1%.

Pero Hortaleza es solo un ejemplo. Ocurre algo parecido si nos fijamos en buena parte del mapa local. Tomemos como referencia el IBI urbano. En Centro, el recibo medio era de 450 euros en 2015, pero llegó a 520 euros en 2018. En Salamanca, el pago medio por este impuesto subió de 800 a 880 euros durante los tres primeros años de la presente legislatura. Si nos fijamos en Retiro, el aumento va de 680 a 740 euros. En Chamartín, el repunte eleva la factura media de IBI de 835 a 880 euros. Chamberí (700 a 740 euros) o Moncloa-Aravaca (790 a 835 euros) siguen la misma suerte. Sin embargo, los aumentos son mucho menores en otras demarcaciones de la capital. En Carabanchel o Vicálvaro, por ejemplo, la subida observada entre 2015 y 2018 en el recibo medio del IBI urbano es testimonial (no llega a 10 euros).

Algo parecido ocurre con el IBI residencial. En el distrito Centro pasa de 450 a 520 euros desde que gobierna Carmena. En Retiro, de 680 a 740 euros. La subida también es notable en Salamanca (800 a 880 euros), Chamartín (780 a 880 euros), Chamberí (700 a 740 euros) o Moncloa-Aravaca (750 a 830 euros). Sin embargo, volvemos a observar que no hay aumentos en demarcaciones como Carabanchel o Vicálvaro (el primer distrito pasa de 318 a 306 euros de cuota media, mientras que el segundo baja de 350 a 345 euros).

Se cumple, pues, el plan anunciado por el gobierno local a mediados de 2016, cuando Ahora Madrid anticipó que rebajaría el IBI en veintidós barrios que apoyaron mayoritariamente a la lista electoral encabezada por la exjueza. Los números certifican que, en efecto, esta discriminación se ha producido. En el IBI urbano, los feudos de la "marca blanca" de Podemos en las elecciones de 2015 apenas experimentan una tímida subida de la tarifa media, mientras que en el IBI residencial se benefician directamente de ciertas rebajas.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios