Menú

El espectacular crecimiento de Eslovaquia gracias a las reformas liberales

Este pequeño país ha multiplicado casi por cuatro su PIB per cápita en apenas 20 años.

0
Eslovaquia | Wikipedia

A comienzos del siglo XXI, el PIB per cápita de Eslovaquia rondaba los 5.500 dólares. Desde mediados de los años 90, dicha rúbrica se había mantenido más o menos constante, certificando un franco retroceso en la capacidad de crecimiento del país centroeuropeo. Esta situación invitó a la clase política del país a introducir medidas orientadas a liberalizar la economía.

Quizá la reforma más llamativa de las que se introdujeron en los años siguientes fue la adopción de una tarifa plana que llevó el IRPF, el IVA y el Impuesto de Sociedades a un tramo común del 19%. Esta reordenación fiscal contemplaba los siguientes cambios:

  • Impuesto sobre la Renta. En 2003, el sistema tributario incluía cinco tramos: 10%, 20%, 28%, 35% y 38%. Bajo las nuevas reglas, vigentes desde 2004, se consumó la tarifa plana del 19%.
  • Impuesto sobre el Valor Añadido. El tramo de referencia en 2003 era del 20%, aunque se aplicaba una tarifa reducida del 14% en otro tipo de transacciones. Desde 2004 se introdujo un único tramo del 19%.
  • Impuesto de Sociedades. El tipo general en 2003 era del 25%, aunque existían distintos regímenes especiales aplicables a pymes y otras fórmulas empresariales. Desde 2004, el sistema pasó a contemplar la tasa única del 19%.

La reforma simplificó radicalmente la extensión del código tributario. Antaño, existían decenas de exenciones, incentivos y deducciones que introducían importantes distorsiones en la economía. Con las nuevas reglas se abolió el grueso de estas normas excepcionales. Además, se abolieron cuatro impuestos:

  • Impuesto de Sucesiones.
  • Impuesto de Donaciones.
  • Impuesto de Dividendos.
  • Impuesto de Transmisiones Patrimoniales.

En paralelo, Eslovaquia flexibilizó sus reglas laborales con la meta de convertirse en un país atractivo para aquellas empresas que estuviesen buscando nuevos mercados en los que ubicar sus centros de producción. La idea era convertir a Eslovaquia en una suerte de "hub" industrial, apoyado en su atractivo fiscal y sus facilidades en materia de trabajo.

El resultado ha sido espectacular. Como explica la revista Forbes, la inversión extranjera directa se ha disparado un 600%. Empresas de la automoción como Volkswagen, Peugeot, KIA o Jaguar han abierto fábricas y centros tecnológicos en el país. Todo esto ha empujado al alza el PIB per cápita, que en 2017 rondaba ya los 18.000 dólares.

Temas

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios