Menú

El propietario manda: la escasez de oferta impide a los inquilinos negociar el precio del alquiler

Antes de la firma del contrato, el propietario es el que tiene el poder, ya sea para elegir al inquilino o bien para fijar el precio del alquiler.

0
El propietario manda: la escasez de oferta impide a los inquilinos negociar el precio del alquiler
El propietario elige al inquilino | Unsplash/rawpixel

El mercado del alquiler ha dado un giro de 180 grados en España. Tras el estallido de la burbuja inmobiliaria, inquilinos y propietarios fueron cambiando los roles hasta que a día de hoy el casero ha logrado hacerse con el bastón de mando a la hora de negociar. Es decir, antes de la firma del contrato, el propietario es el que tiene el poder, ya sea para elegir al inquilino o bien para fijar el precio de la renta.

El interés por la vivienda en alquiler es tan alto que los dueños de las casas pueden permitirse analizar con lupa, como si fuera una especie de casting, la larga lista de candidatos que se postulan como su inquilino ideal. Esto se está produciendo por la falta de oferta de vivienda en alquiler que sufren, sobre todo, las grandes ciudades, lo que ha disparado el precio de los arrendamientos.

Así, en este periodo alcista de los alquileres se están reduciendo las oportunidades de negociación en torno al precio, como confirman los datos de Fotocasa. Mientras que en 2017, un 55% de los inquilinos que efectivamente había alquilado un inmueble en los últimos 12 meses aseguraba que no había negociado la renta del inmueble ni había variado el precio en el transcurso de la operación, en 2018, ese porcentaje se ha incrementado hasta el 61%. "Que 6 de cada 10 inquilinos no negocien y firmen el precio que se les pedía desde un principio supone un aumento importante", señaló ayer miércoles la directora de estudios de Fotocasa, Beatriz Toribio, en la presentación de su último informe "Experiencia en alquiler".

Entre los que sí negociaron, la mayoría (un 71% frente al 79% de 2017) lograron una rebaja de la renta, aunque casi siempre fue inferior al 10%, mientras que el 29% (frente al 21% de 2017) no logró que el propietario le abaratara la mensualidad. "En regiones como Madrid, Andalucía, y Cataluña, la negociación es aún menor", asegura la experta.

"El día que van a visitar la casa ya llevan la fianza"

"Antes, era el inquilino el que elegía la casa en la que quería vivir, y ahora, lo que estamos viendo es que es el propietario el que elige a qué inquilino quiere tener en su casa. Cada vez más el propietario tiene un mayor poder de decisión por esa presión de la demanda debido a la escasez de oferta", explica Toribio a Libre Mercado. La directora de estudios del portal inmobiliario cuenta que "hay inquilinos que acuden ya con todos los papeles y hasta con la fianza en la mano en la primera visita a la casa para cerrar la operación en el momento". Saben que hay muchos candidatos esperando a hacerse con el piso, por lo que no dudan en querer firmar el mismo día que van a conocer la casa.

Tan rápido es el proceso que uno de cada cuatro particulares que ha alquilado una vivienda para vivir en ella en los últimos 12 meses tardó sólo una semana en cerrar la operación. Un tercio tardó entre una semana y un mes y otro 25% tardó entre uno y cuatro meses. Pero si se entra en detalle, se comprueba que hay un 6% (en 2017 eran el 4%) que cierra la operación el mismo día. En Madrid (7%) y en Cataluña (8%) el porcentaje de inquilinos que alquila en 24 horas se ha duplicado respecto a 2017. "No conviene pensar que tan corto plazo tiene que ver con facilidades para alquilar, sino más bien con la celeridad que se dan algunos inquilinos urgidos por la competencia de otros candidatos que puedan estar interesados en el mismo inmueble", apunta el informe.

Tras la firma, el casero está desprotegido

"Darle seguridad, confianza y solvencia" es la mejor baza que puede utilizar el candidato para negociar con el propietario, o al menos, para que lo elija como inquilino. El informe apunta a que la desconfianza sobre los posibles inquilinos es la principal preocupación para los arrendadores, que una vez alquilan son los más desprotegidos y los que más tienen que perder con el contrato.

En este sentido, entre todas las medidas que ha anunciado el Gobierno de Pedro Sánchez para regular el mercado del alquiler, la experta asegura que "echamos en falta medidas para mejorar la seguridad jurídica del mercado del alquiler porque eso ayudaría a que cada vez más propietarios sacaran más vivienda en alquiler. Mientras que el precio es lo que más preocupa al inquilino, el miedo al impago y los problemas con los inquilinos es lo que más preocupa al propietario".

fotocasa-grafico-2019.jpg

Consecuencias de limitar los precios del alquiler

Toribio celebró que el Ejecutivo socialista no haya incluido en sus Presupuestos la imposición de precios máximos a los alquileres, aunque es una de las exigencias de Podemos para aprobar sus cuentas este año. La experta advirtió de las consecuencias negativas que tendrían este tipo de medidas intervencionistas. "Limitar el precio de los alquileres tiene importantes riesgos", aseguró. Por ejemplo, si se impide a los propietarios alquilar al precio que creen que vale su vivienda podrían verse "tentados" a arrendar sus inmuebles "por otras vías, como la economía sumergida". También, podrían directamente "no alquilar esa vivienda o pasarla a la venta", lo que reduciría aún más la oferta de casas en alquiler, el principal problema del mercado.

Ante esta escalada de los precios del alquiler son cada vez más los españoles que vuelven a plantearse la antigua creencia de que alquilar es tirar el dinero. Según el informe, el 33% de los inquilinos tiene esta teoría debido al actual nivel de precios.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios