Menú

¿Por qué Trump pagó de su bolsillo 1.000 hamburguesas para recibir a un equipo de fútbol?

El cóctel de bienvenida en la Casa Blanca fue traído de las hamburgueserías Burger King, McDonals y Wendy’s y pagado con el bolsillo del presidente.

0

La imagen de Donald Trump recibiendo en la Casa Blanca al equipo de fútbol americano Tigers de Clemson (Carolina del Sur), reciente campeón del título nacional universitario, ha dado la vuelta al mundo. El motivo no es otro que el cóctel de bienvenida, que estaba formado por 1.000 hamburguesas de Burger King, McDonals y Wendy’s, conocidos restaurantes de comida rápida. Una imagen poco habitual en las recepciones oficiales en las que los catering más sofisticados se encargan de elaborar el cóctel de bienvenida.

"Pedí unas 1.000 hamburguesas para ustedes. Todo de empresas estadounidenses: Burger King, Wendy's y McDonald's [...] Todo lo que a mí y a ustedes les gusta", dijo Trump en la recepción oficial del flamante campeón universitario. En realidad, el motivo no es otro que el cierre de Gobierno, conocido como Shutdown. Desde el 22 de diciembre –ya es el cierre más largo de la historia de los Estados Unidos–, 800.000 funcionarios no acuden a sus puestos de trabajo debido a la no aprobación de los presupuestos presentados por Donald Trump.

En Estados Unidos, a diferencia de lo que ocurre en España, cuando los presupuestos no se aprueban, las partidas no salen. En nuestro caso, si Pedro Sánchez no aprueba los Presupuestos Generales del Estado de 2019 puede alargar los de 2018, pero en EEUU esta posibilidad no existe y, por tanto, cuando las cuentas no tienen luz verde todas las partidas se paralizan. Esto provoca que los funcionarios de la Administración General –no así los estatales– no cobren cuando los presupuestos no son aprobados y, automáticamente, dejen de trabajar hasta que las cuentas sean aprobadas.

En los presupuestos para 2019, Trump incluyó una partida para comenzar a levantar el famoso muro con México. Las cámaras, donde ahora prevalece la mayoría demócrata tras las elecciones midterm, se niegan a aprobar las cuentas hasta que el presidente no retire esa partida. Barack Obama ya vivió un cierre de Gobierno durante su estancia en la Casa Blanca, pero fue más breve.

Así pues, la curiosa imagen del cóctel de bienvenida fast food encuentra su motivo en la falta de personal en la Casa Blanca, tal y como informó el propio Trump. Además, el presidente comunicó que esas 1.000 hamburguesas, refrescos y demás snacks fueron pagados de su propio bolsillo. "Tenía que elegir: o no les dábamos comida porque estamos de cierre de Administración o les ofrecíamos unas pequeñas ensaladas que hubieran preparado la primera dama (Melania Trump) y la segunda dama (Karen Pence) [...] Pedí unas 1.000 hamburguesas", relató.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot
    • Historia