Menú

Ryanair entra en pérdidas y aparta a O'leary de la gestión diaria

El Brexit, los malos resultados de los últimos meses o las negociaciones con varios sindicatos europeos podrían haber pasado factura al directivo.

El Brexit, los malos resultados de los últimos meses o las negociaciones con varios sindicatos europeos podrían haber pasado factura al directivo.
Michael O'Leary | EFE

Ryanair ha registrado unos números rojos de 20 millones de euros en su tercer trimestre fiscal, finalizado el 31 de diciembre, frente al beneficio neto de 105,6 millones de euros reportado en el mismo periodo del ejercicio anterior, excluyendo las cuentas de su filial austriaca Laudamotion. Se prevé que a cierre del año las pérdidas de la filial austriaca sean de 140 millones de euros.

En un comunicado remitido a las bolsas de Londres y Dublín, la aerolínea de Michael O'Leary indicó que su tráfico de pasajeros en ese periodo aumentó el 8%, hasta 32,7 millones, mientras que facturó 1.530 millones de euros, el 9% más que un año antes. Sin embargo, Ryanair redujo su capacidad durante la temporada invernal y el precio de sus tarifas aéreas cayó un 6%, hasta situarse en un coste medio de 30 euros.

"Aunque la pérdida de 20 millones en el tercer trimestre es una decepción, nos consuela saber que se debió enteramente a la debilidad inesperada de las tarifas aéreas, por lo que nuestros clientes disfrutan de precios bajos récord, lo que es bueno para el crecimiento del tráfico actual y futuro", señaló O'Leary.

Apartan al directivo del día a día

Además, Ryanair ha anunciado este lunes que su consejero delegado, Michael O'Leary, abandonará sus funciones actuales como gestor del día a día de la aerolínea para pasar a dirigir una supraestructura que incluye además de Ryanair, Lauda, Ryanair Sun y una filial británica, que ha creado para sortear los problemas derivados del Brexit, a cuyo frente estará los próximos cinco años.

La incertidumbre frente al Brexit, los malos resultados de los últimos meses o las duras negociaciones con varios sindicatos europeos podrían haber pasado factura al directivo que ahora se centrará en la eficiencia financiera del grupo, en su reducción de costes generales, en la adquisición de nuevos aviones y en la búsqueda de nuevas oportunidades de negocio "a pequeña escala".

O'Leary dejará su puesto actual en los próximos doce meses y pasará a ser el consejero delegado de sus cuatro filiales: Ryanair DAC, Laudamotion, Ryanair Sun y Ryanair UK. Cada una de estas cuatro aerolíneas estará liderada por su propio director, mientras que O'Leary dirigirá la estructura de grupo en una fórmula similar a la de IAG, tal y como reconoce la propia compañía irlandesa.

La compañía ya ha iniciado los trabajos para encontrar un nuevo consejero delegado para Ryanair. Además, el actual presidente de la empresa, David Bonderman, seguirá en su puesto un año más hasta verano de 2020, cuando será relevado por Stan McCarthy, antiguo consejero delegado de la alimentaria Kerry Group.

Huelgas y compensaciones a clientes

Asimismo, O'Leary recordó hoy que el aumento del 26%, hasta 557 millones de euros, en los ingresos auxiliares, que incluyen las ventas a bordo, recargos por equipaje o tarifas de embarque con prioridad, se vio contrarrestado por una subida en los costes del combustible.

También influyeron, dijo, el repunte en los gastos de plantilla y en las compensaciones pagadas a clientes como consecuencia de las huelgas convocadas el pasado verano por pilotos y personal de cabina.

El abaratamiento de los billetes ya obligó a Ryanair a revisar hace dos semanas, por segunda vez en cuatro meses, su previsión de beneficios para su año fiscal, ante la posibilidad de que las ventas en la temporada invernal caigan un 7%.

La aerolínea líder en Europa del sector de bajo coste situó su expectativa de beneficios para el ejercicio marzo 2018/2019 entre 1.000 y 1.100 millones de euros, frente a la estimación de 1.100 a 1.200 millones de euros efectuada en octubre.

"Nosotros no compartimos el optimismo en las previsiones efectuadas por nuestros competidores para el verano de 2019 respecto a una subida del precio de la tarifa aérea", agregó hoy Ryanair en la nota, por lo que no descartó otra revisión a la baja en los próximos meses.

Temas

En Libre Mercado