Menú

Caen del 19% al 17% los trabajadores con sueldos bajos, pese al alarmismo de la izquierda

El porcentaje de trabajadores con una ganancia baja experimenta un cambio a mejor en estos últimos años.

0
El número de empleados con salarios menores ha disminuido | Pixabay/CC/StartupStockPhotos

Cambio a mejor en la distribución de los salarios. Pese al alarmismo dominante en la esfera pública, el porcentaje de trabajadores que se sitúan en la franja más baja de la escala retributiva se ha reducido un 11,2% entre los años 2011 y 2016. Así aparece reflejado en la última Encuesta Anual de Retribución Salarial publicada por el Instituto Nacional de Estadística.

Esta evaluación elaborada por los técnicos del INE calcula también la evolución del Índice de Gini referido a los salarios y confirma que, tras subir de 32,2 a 34 puntos entre 2008 y 2012, dicho indicador se ha mantenido más o menos constante, hasta el punto de que acumula ya dos años (2015 y 2016) estancado en los 34,3 puntos.

Aunque el Índice salarial de Gini recibe mucha atención mediática, el cálculo de trabajadores con ganancia baja tiene menos eco en las páginas de información política y económica. Este indicador se refiere a la proporción de asalariados cuya ganancia por hora se sitúa por debajo de los dos tercios de la ganancia media.

De acuerdo con dicho criterio estimativo, el porcentaje de trabajadores con unos ingresos bajos era del 17,6% en 2008, año en el que estalla definitivamente la crisis. Esta rúbrica se deteriora en los años siguientes, hasta alcanzar el 18,9% en 2011, último curso de gobierno del socialista José Luis Rodríguez Zapatero.

Desde entonces, el porcentaje de trabajadores con una ganancia baja experimenta un cambio a mejor, hasta situarse por debajo del 17% en 2015. El último resultado disponible se corresponde a 2016 y muestra que esta categoría aplica al 16,8% de los trabajadores en activo, una proporción que supone un descenso del 11,2% frente al pico observado en 2011.

Desigualdad de consumo y de riqueza

Libre Mercado ya ha explicado en anteriores ocasiones que los indicadores de desigualdad no pueden referirse únicamente a las diferencias salariales. Si, por ejemplo, nos fijamos en la riqueza, lo cierto es que España es uno de los países más equitativos de Europa, solamente superado por Italia y Bélgica en cuanto a la equidad en el reparto del patrimonio ostentado por los ciudadanos.

Si atendemos al Índice Gini de consumo en vez de a su vertiente salarial, comprobamos que España está en apenas 22 puntos, por debajo de los 34,3 que se anota la medición referida a los sueldos. Esto nos coloca en niveles similares a Suecia y solo por detrás de Bélgica, Irlanda, Austria y Holanda.

Por último, la movilidad observada en nuestro país es similar al promedio europeo, de modo que el ascensor social funciona con razonable éxito. Nos movemos en cotas de 0,3 puntos en lo referido a la elasticidad de ingresos entre padres e hijos, de manera que estamos cerca de Alemania o Suecia y por delante de Italia, Francia o Reino Unido.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios