Menú

El infierno de los Aguado, víctimas de los okupas con una madre de 90 años y dos hermanos discapacitados

La familia de propietarios de la calle Argumosa de Madrid denuncia que están siendo acosados y amenazados por los okupas y las plataformas.

0
Movimiento antidesahucio defendiendo una okupación | Sindicato de Inquilinas

La calle Argumosa del madrileño barrio de Lavapiés se ha convertido en el emblema de la defensa de la okupación sin complejos. Rosi, una señora que vive en el bloque número 11, se ha convertido en el símbolo que representa los intereses de partidos políticos como Podemos o el Sindicato de Inquilinas de Madrid.

Tres intentos de desalojo a Rosi con orden judicial han sido paralizados por miembros del Sindicato de Inquilinas de Madrid, que impidieron a la policía desahuciar a la okupa morosa. Dirigentes políticos como el concejal de Ahora Madrid aplaudían que los agentes de Policía Nacional no pudieran acatar el dictamen del juez.

Rosi alegaba entre lágrimas que no tenía ni donde caerse muerta. Pero su realidad es otra muy diferente, ya que en el Registro aparece su nombre como propietaria de una vivienda en Valencia, un dúplex para disfrute de la okupa, quien, además, tiene una hipoteca, según revela a este diario la abogada de la familia propietaria afectada por la okupación, Ángela Gómez. "Es muy grave. Rosi podrá decir lo que quiera, pero tenemos la nota simple de su propiedad y todo lo que dice es falso", defiende la letrada. "Los dueños están viviendo un auténtico infierno en vida".

paralizado-tercera-desahucio-calle-argum
Rosi, okupa de uno de los pisos de los Esteban Aguado y propietaria de un piso en Valencia

Acoso, persecuciones y amenazas.

La otra cara, la que no suele mostrarse públicamente, es la de los propietarios, víctimas de la okupación en su bloque: la familia Esteban y la otra rama, los Aguado. Tienen okupadas las cinco viviendas del número 11 de Argumosa de las que son propietarios. Pedro Esteban cuenta a Libre Mercado la cruda historia y el sufrimiento que están viviendo tanto él como sus familiares desde hace casi dos años.

Su hermana, Fátima Aguado, está incapacitada judicialmente desde su nacimiento. Se encuentra ingresada en un hospital especializado desde hace años. No sabe que tiene sus viviendas okupadas, su discapacidad le impide entender el calvario que está sufriendo Pedro, su hermano y tutor legal. "Rosi tiene okupado el piso de mi prima Estrella Esteban y su madre de 90 años, que vive con su hijo, también incapacitado. Su situación es terrible, como la nuestra. Somos gente normal que heredamos esos pisos del bloque y esas familias nos dejaron de pagar hace casi dos años el alquiler. Están apoyados por la plataforma de Inquilinos. Nos persiguen, acosan, estamos desesperados, tenemos miedo".

desahucios2-2.jpg
Carteles con la cara de la propietaria, Estrella Aguado, colgados por todo el barrio de Lavapiés

Y no es para menos. Las caras de los propietarios están colgadas por todo el barrio de Lavapiés. Señalados y vilipendiados ante sus vecinos. Tienen miedo y no quieren que se les reconozcan. Es por ello que no han querido que su imagen se haga pública. "Están organizados como una pequeña mafia con el apoyo de las plataformas antidesahucio. Han venido hasta mi trabajo en la ciudad de León".

"Yo soy catedrático por la Universidad de León y hasta en mi despacho han colgado carteles señalándome. ¿Cómo han sido capaces de venir hasta aquí estos grupos que defienden la okupación? El otro día me llamó hasta el vicerrector de la Universidad porque habían llamado diciendo mentiras, reproches y calumnias sobre mí. Esto es una pesadilla, cuelgan mi foto hasta en las clases, mis alumnos conocen la historia al verme en los carteles", narra con pesadumbre y tono nervioso el profesor.

desahucios1-1.jpg
Cartel colgado en el despacho de Pedro Esteban por el movimiento antidesahucios

"No podemos pagar la clínica a mi hermana"

Amargamente, Pedro Esteban relata cuál es la situación general de todos los miembros de la familia: "Somos pequeños propietarios que hemos heredado las propiedades de nuestra familia, que invirtió en ellas para asegurar el futuro de sus descendientes".

Tanto Estrella Esteban como su primo Pedro Aguado tienen hermanos con discapacidad. Estrella, además, tiene a su madre de 90 años. La familia apenas sabe cómo va a cubrir los gastos, ya que los pisos son de renta antigua. En el caso de Fátima, el alquiler que ingresaba era de 50 euros mensuales, aunque, actualmente, ya ni eso.

"Mi hermana Fátima desde hace muchos años se encuentra internada en un centro donde dispone de los medios y cuidados necesarios, y se encuentra bajo mi tutela por auto judicial. Pero ella no puede llevar una vida normal, requiere de médicos e instalaciones adecuadas". Ahora, y ante esta situación de okupación, la familia denuncia que no puede cubrir los gastos de la clínica privada: "La situación que atraviesa el edificio afecta gravemente a los intereses de mi hermana, pues la falta de cualquier ingreso por parte de sus propiedades hace que a día de hoy sea prácticamente imposible cubrir los gastos de sus cuidados especiales".

Políticos en defensa del okupa

Los Esteban Aguado quieren dejar claro que, tras los intentos de desalojo por orden judicial, no entienden cómo pueden seguir allí libremente y a sus anchas tanto Rosi como sus familiares okupas del resto de pisos. Lo que sí percibe la familia es que políticos del Ayuntamiento de Madrid o partidos como Podemos empujan a que se cometa este tipo de ilegalidades.

"Aprovechan la sensibilidad social que existe sobre los desahucios sin conocer la otra cara. Ellos alegan que el edificio pertenece a la empresa Proindivisos, pero a la compañía sólo le pertenece una parte del bloque. Los que están okupados son nuestros, de propietarios individuales, nuestra herencia familiar", señala Esteban.

"La única defensa que tenemos los pequeños propietarios, puesto que no tenemos capacidad ni de buscar la presión de partidos políticos ni de convocar concentraciones, es recurrir a la Justicia, medio que a día de hoy no dispensa la tutela que nos corresponde debido al comportamiento de los ocupantes y sus defensores. Dicho comportamiento denota una clara vulneración del derecho a la propiedad privada reconocido en nuestra Constitución", expone el catedrático.

En este sentido, Esteban describe cómo las familias okupas han encontrado una forma de vida en la que residen de manera gratuita en el barrio por ellos escogido y a costa de los propietarios. "Soportamos esta carga, de luz, agua y destrozos que hacen. Su estrategia se basa en dar una imagen de indefensión, utilizando para ello argumentos populistas y demagogos como los anteriormente mencionados, creando una falsa imagen sobre los hechos que acontecen".

maxresdefault.jpg

Por ahora, las persecuciones y acoso han sido denunciadas por los Esteban Aguado, además están pendientes que de una vez por todas las órdenes judiciales sean llevadas a cabo por las instituciones. Por su parte, Podemos, el Sindicato de Inquilinas y la plataforma Stop Desahucios seguirán apoyando a los okupas de Argumosa.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation