Menú
EDITORIAL

El PSOE quiere crear otra burbuja verde

Lejos de haber aprendido la lección, Sánchez quiere repetir los graves errores cometidos en el pasado por su antecesor en el cargo.

EDITORIAL
0

A los socialistas no les basta con haber disparado el precio de la luz a uno de los niveles más altos de Europa, lo que ya supone un golpe al bolsillo de familias y empresas, y ahora el Gobierno de Pedro Sánchez pretende encarecer aún más la factura eléctrica con su nuevo plan ecologista.

La intensa subida que ha registrado el coste energético en los últimos 15 años es consecuencia directa del intervencionismo político que puso en marcha el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero bajo la maniquea excusa del cambio climático. Su particular plan para impulsar la instalación y el desarrollo de energías renovables mediante el reparto de primas desorbitadas acabó generando una enorme burbuja, cuyos efectos se traducen hoy en un elevado precio de la luz. Tanto es así que, si se eliminasen por completo los costes políticos del sistema, en referencia a las primas, subvenciones e impuestos que incluye la factura, el recibo actual prácticamente se reduciría a la mitad, que es, en realidad, lo que cuesta producir energía en el mercado.

Sin embargo, lejos de haber aprendido la lección, Sánchez quiere repetir los graves errores cometidos en el pasado por su antecesor en el cargo. El paquete de energía y clima que ha aprobado el Consejo de Ministros este viernes incluye un amplio listado de medidas que va justo en la dirección contraria a lo que precisa el conjunto del país. Para empezar, porque incide en que sea el poder político, y no todos los consumidores a través de la ley de oferta y demanda, quienes decidan qué tipo de energía consumir y cómo producirla. El hecho de que el PSOE pretenda multiplicar por nueve la energía solar de aquí a 2030, al tiempo que se cierran todas las centrales nucleares de forma escalonada, seguirá presionando al alza el precio de la luz, lo cual es una pésima noticia.

Pero es que, además, este plan también se fija como objetivo la prohibición de los vehículos que emitan CO2 a partir de 2040, de modo que el Gobierno gastará ingentes cantidades de dinero en el fomento de los coches eléctricos, con el consiguiente coste añadido para los contribuyentes. En total, según los propios cálculos del Ministerio de Transición Energética, España necesitará invertir unos 230.000 millones de euros en los próximos diez años para implementar estas y otras metas. Es decir, casi una cuarta parte del PIB nacional.

Así pues, el nuevo plan climático de Sánchez implicará más impuestos y una luz mucho más cara para empresas y familias españolas, con todo lo que ello supone en cuanto a pérdida de poder adquisitivo y de competitividad económica. A mayores costes, menor capacidad de ahorro e inversión, y, por tanto, menos crecimiento y creación de empleo. De llegar a ejecutarse, el PSOE acabará alimentando una nueva burbuja verde cuyo estallido, de una u otra forma, pagará toda la población.

Y, por si fuera poco, lo más ridículo es que tanto esfuerzo y sacrificio no servirán absolutamente de nada en la particular guerra que ha declarado el ecologismo al tan temido calentamiento global, puesto que el volumen de emisiones de CO2 por parte de España resulta insignificante, con poco más de un 0,6% a nivel mundial. En caso de alcanzarse el objetivo que fija este plan, las emisiones tan solo bajarán un 0,2% en 2030. Es decir, los socialistas están dispuestos a empobrecer a todos los españoles con tal de rascar un puñado de votos con su absurdo discurso ecologista, demostrando así, no solo que no han aprendido nada de su funesto pasado, sino que aspiran a multiplicar sus trágicos resultados mediante la creación de una burbuja verde aún mayor.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD