Menú

Los pueblos de Cuenca estallan contra la macrogranja de cerdos del proveedor de Mercadona

Recogen firmas para que ICPOR, participada al 50% por el interproveedor de jamones de Mercadona, desista de instalarse en Zarzuela (Cuenca)

0
Recogen firmas para que ICPOR, participada al 50% por el interproveedor de jamones de Mercadona, desista de instalarse en Zarzuela (Cuenca)
Polémica con las macrogranjas | Laura Anderson

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha hablado de la polémica con las macrogranjas de porcino en España. Planas ha defendido este lunes este tipo de instalaciones y ha dicho que "todo el mundo quiere las granjas de cerdos, pero en el pueblo de al lado".

Además, ha recordado que España "es el único país de la Unión Europea" que tiene introducidas "limitaciones" en relación al número de cabezas de porcino, por lo que "la granja media española no es superior a la francesa del mismo sector", ha recordado.

El problema ha surgido en varios municipios españoles, cuyos habitantes han mostrado su descontento con que se instalen este tipo de plantas en su territorio. Por ejemplo, tal y como ha publicado El Confidencial, los vecinos de Villalba de la Sierra, Zarzuela y Portilla están recogiendo firmas para que ICPOR, participada al 50% por Incarlopsa, el interproveedor de jamones de Mercadona, desista de instalarse en Zarzuela. Estos tres pueblos están situados a 20 kilómetros de Cuenca.

"Nos oponemos al proyecto de explotación industrial presentado por el grupo Incarlopsa en Zarzuela: una explotación porcina de 3.085 madres reproductoras que producirá mas de 80.000 lechones al año", explican en la petición de firmas de Change.org.

"El consumo de agua será de más de 44 millones de litros (casi el doble que el de todo el municipio), produciendo 17,5 millones de litros de purines que se esparcirán en los términos de Zarzuela, Villalba de la Sierra y Portilla", dicen. "Estas instalaciones estarán a 2,5 km de Villalba y 1,5 km de Zarzuela, lo que, por su cercanía, perjudicará a sus habitantes con los fuertes olores, la proliferación de moscas, la contaminación del suelo y los acuíferos que provocan el almacenamiento y el esparcimiento de purines en los campos, además de afectar negativamente a las actividades turísticas que proliferan por la zona", añaden. Llevan más de 7.000 firmas.

La empresa, por el contrario, dice que cumple con la normativa, niega el efecto negativo para el turismo y defiende la creación de puestos de trabajo en la zona.

Temas

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot
    • Historia