Menú

El mundo del campo desata su hartazgo en Madrid y avisa: "¡Los animalistas perderéis la batalla!"

Miles de manifestantes del sector del campo en España piden que los burócratas "los dejen en paz" y denuncian "el acoso que sufren".

0
Miles de manifestantes del sector del campo en España piden que los burócratas "los dejen en paz" y denuncian "el acoso que sufren".

Los sonidos de las bocinas se entremezclaban con la melodía de decenas de caracolas que hacían sonar los manifestantes. A las doce del mediodía, miles de profesionales y habitantes del mundo rural se concentraban en una protesta histórica este domingo en Madrid. Gorras, chalecos de cacería, numerosos galgos y podencos, banderas de España, silbatos y un buen número de pancartas con contundentes mensajes dirigidos a urbanitas, burócratas, políticos y animalistas.

Venidos de todos los puntos de España, el campo ha querido hacerse notar en la gran capital. Cazadores, pescadores, ganaderos, agricultores, el sector de la tauromaquia y hasta empresarios y acróbatas del circo se han unido con un grito común: "Nosotros somos los verdaderos amantes de la naturaleza".

img20190303125826.jpg
Cazadores en la manifestación

Su malestar con las nuevas leyes prohibitivas que favorecen la ideología de partidos políticos como el PACMA o Podemos es latente porque les está afectando y avisan que "lo que perjudica al medio natural incide negativamente en la ciudad", "nos atañe a todos", se podía leer en algunos carteles. "Prohibir la caza temporalmente en Castilla y León va a tener graves consecuencias en las ciudades", vaticinaban desde varios colectivos.

"Contra la soberbia animalista"

Un grupo de jóvenes ganaderos de Granada se metía el "palizón" del viaje en autobús porque están hartos de que "jueguen con nuestro pan". Explican que mientras que los animalistas legislan según sus caprichos, ellos y sus animales están sufriendo las graves consecuencias en sus granjas. Ataviados con el típico traje de granjero texano, la cartelería que portaban dejaba claro lo que pensaban: "Animalistos. Sois un lobby".

"Los animalistos saben mucho, funcionan a golpe de subvención. Son soberbios. Vienen a nuestros pueblos gente que no sabe lo que es un animal. Creen que por tener un perro en un piso de 50 metros cuadrados pueden decirme a mí cómo tengo que cuidar a los animales. Yo, que soy un profesional del sector y llevo viviendo de la ganadería y la agricultura toda mi vida... Es alucinante. Les invito a que vengan a trabajar al campo, no durarían ni un día", se queja Francisco Cuesta, un joven veterinario y ganadero de Segovia.

Nos confiesa que no le interesa lo que opinen los políticos: "Sólo queremos que nos dejen en paz. Yo no vengo a Madrid a decirle a los urbanitas qué autobuses tienen que coger, cómo tienen que andar por la calle ni qué horarios hacer, así que no vengan a mi casa a decirme cómo tengo que hacer las cosas", comenta mientras sus compañeros asienten a todo con la cabeza.

img20190303125139.jpg
Ganaderos y Veterinarios de Granada

No muy lejos, cerca del camión circense, una señora nos mira con ganas de hablar: "Soy una madrileña que vive en la capital y no entiendo que no se hayan unido mis paisanos. Deberían estar aquí, no les importa el campo. Dicen las feministas que el mundo se para sin ellas, ¡ja! El mundo se para sin el campo", exclama Teresa Martínez mientras recuerda las jornadas de cacería con su padre cuando era una niña.

Justo delante de Teresa, los aficionados a la pesca deportiva llaman clamorosamente la atención. Llevan cañas, anzuelos y flotadores con forma de pez. "Nos sentimos abandonados por estos políticos infames, por eso estamos aquí", cuenta Enrique Montealegre, pescador desde que era niño. Detrás de ellos camina la Plataforma de Afectados por la Plaga de Conejos, a los que se une la Asociación por la Defensa del Gallo. De repente, comienzan a corear al fondo: "¡El campo también vota!", y miles de voces se unen al cántico con ganas.

img20190303130055.jpg
Profesionales de la pesca deportiva

"¡Los animalistas perderán la batalla!", se escuchaba gritar al grupo en el que iban Luis Losa, un cazador madrileño que viaja por toda España con su escopeta y defiende "el equilibrio contra la superpoblación animal que se consigue con la cacería".

Para Ángel Delgado y Julio Benítez, dos andaluces de Granada, "los urbanitas deben respetarnos, igual que nosotros les respetamos a ellos. La caza genera muchísimo dinero y empleo, nosotros somos jóvenes, los políticos deben pensar en la juventud, ya que somos muchos los que nos dedicamos al mundo rural", declaran los cazadores.

img20190303124358.jpg
Ángel Delgado y Julio Benítez, jóvenes cazadores andaluces

Muchos de los manifestantes acudían con sus acompañantes imprescindibles en las monterías: los perros. Quieren acabar con el mito difundido por los grupos animalistas que opinan que "los cazadores son unos salvajes que no quieren a los canes y los abandonan". "Esos serán hechos muy aislados, es imposible. Somos los mayores naturalistas, criamos animales. Yo, por ejemplo, tengo 60 perros y todas las denuncias que he recibido de los animalistas las he ganado en el juzgado. Me han hecho muchas inspecciones, he sido acosado. Bien, pues ningún funcionario ha dicho que yo cuide mal a mis perros, sino todo lo contrario", relata este cazador castellanomanchego.

Apoyo político

A pesar de que la entidad Alianza Rural, una de las grandes asociaciones convocantes, ha insistido en que es una protesta civil despolitizada, no ha podido evitar que los partidos, en plena campaña electoral, hayan acudido a apoyar a una industria de la que viven diez millones de españoles.

Por allí se han dejado ver el líder del PP, Pablo Casado, quien ha estado unos minutos junto a la candidata popular a la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, hablando con los manifestantes. Y, ante la sorpresa de muchos, el socialista Francisco Blanco se ha sumado a la cabecera, además del diputado de Ciudadanos Miguel Garaulet.

Y, una vez más, al igual que hizo en Andalucía, Vox también estaba allí. En la cabecera, Javier Ortega Smith, vicesecretario general del partido, avanzaba con paso firme y convencido. "Apoyamos a la España que madruga de verdad, la que tiene callos en las manos, la que tiene la cara quemada por el sol, no la España que vive del cuento y de la subvención. Son las personas que mantienen nuestro país en equilibrio, que cuidan el medio ambiente y crean riqueza, y de la que dependemos todos. Habría que mandar a uno de estos pseudoecologistas a que se coman sus papeles porque los tomates, la lechuga, la carne... esos vienen del campo. Proteger esto es proteger nuestro patrimonio y el derecho y la libertad de poder ejercer una actividad que genera riqueza".

El letrado de Vox advertía de que "los animalistas son los primeros enemigos de los animales. No hay nada peor para los animales que un campo sin control, sostenible a través de la caza. Los animalistas son marxistas disfrazados de verde y su objetivo es acabar con la libertad y con la riqueza. No lo van a conseguir, no vamos a permitir que nos roben nuestras tradiciones y Vox ama al campo y vamos a defender la derogación de las leyes y trabas a las que se enfrenta el sector".

Cerca de los políticos, varios cazadores nos desvelan que están "locos" por que se vaya de una vez por todas Pedro Sánchez. "Este Gobierno nos está hundiendo. Esperamos que el okupa se vaya", señala Ramón Tamanillo, cazador y votante de Ciudadanos. Su amigo a su lado sonreía: "¡Yo soy de Vox!". Y agregaban: "Da igual a qué partido pertenezcan, lo que importa son las ideas que tengan, y Sánchez no tiene ni una buena. La mayoría de los que estamos aquí votamos a diferentes partidos, pero te puedo garantizar que con el PSOE y Podemos no está ni uno".

En Libre Mercado

    Servicios