Menú

Los tuiteros de derechas denuncian la censura de la red y se organizan contra el "ejército de odiadores"

Afirman que existen bandas organizadas de izquierdas que se dedican a fulminar cuentas en la red social y señalan al líder de Facua.

0
Los usuarios avisan de una oleada masiva de bloqueo de cuentas en Twitter | Pixabay/CC/StartupStockPhotos

Saltan las alarmas en Twitter España por la oleada masiva de bloqueo de cuentas y suspensiones temporales de acceso a opinadores influyentes de la red social... de derechas. Nada haría extrañar a los usuarios de no ser que los perfiles que están siendo sometidos a restricciones guardan ideas en común: son críticos con el feminismo de corte neomarxista, el independentismo y cargan con comentarios sagaces contra el establisment progre impuesto por grupos de izquierda en nuestro país.

Las víctimas de estos ataques sospechan de bandas organizadas de tuiteros y algunas de estas tuits stars se atreven a apuntar hacia un nombre que resuena cada vez con más fuerza: Rubén Sánchez, presidente de la Facua. Lo revela el tuitero @alonso_dm, quien tiene serias sospechas de que el líder de la asociación de consumidores esté detrás de la censura en la red social.

rubensanchez.png
Rubén Sánchez, portavoz de FACUA

"Siempre bloquean las mismas cuentas contrarias a los pensamientos e ideas izquierdistas. A mí me cerraron la cuenta recientemente por un tuit de 2018 que ponía la palabra enfermo mental. Fue en una interacción con un troll y está absolutamente descontextualizado. Hay un listado de palabras prohibidas y estos expertos en cerrar cuentas saben cómo actuar con los algoritmos. Te envían reportes en masa y los robots de Twitter automáticamente te suspenden la cuenta", añade. "Volver me ha costado tres meses", relata el tuitero al que siguen más de 30.000 usuarios. "Sé que mi cuenta pone nerviosa a gente de Twitter. La banda organizada creo que pertenece a Rubén Sánchez, el portavoz de Facua. Sabía que algún día me tocaría", explica resignado Alonso.

grifotrans.png
Imagen de @Absolutexe en Twitter

Otro de los usuarios con gran seguimiento desde hace años es @Absolutexe. Su perfil cuenta con casi 27.000 usuarios que a diario se hacen eco de sus exhaustivos análisis sobre el uso del dinero público en España por parte de las Administraciones. Israel, el protagonista de esta cuenta y azote del socialismo, declara a Libre Mercado que no sólo bloquearon su cuenta, sino que su página web Estado Limitado fue boicoteada tras publicar un informe sobre las subvenciones recibidas por Facua. "Contabilicé hasta 487.957 intentos de conexión que mi servidor rechazó y bloqueó y, actualmente, sigo recibiendo ataques a diario", lamenta el analista.

El 'modus operandi' de la censura

Otra de las influencers afectadas por la presunta guerrilla de usuarios convertidos en trolls es @iBarbarellah. Sus mordaces comentarios y su estilo políticamente incorrecto enervan sobre todo a los partidarios del independentismo catalán. Ella misma está segura de que le han tumbado la cuenta independendistas y podemitas: "Sí, existen bandas cuyo único propósito es fulminar cuentas contrarias a su ideología. Uno de los reportadores llegó a decir que ellos eran más, que estaban unidos y que eran personas de izquierdas unidos a los independentistas, y que iban a poder con nosotros, los constitucionalistas".

barbarellah.jpg
Imagen de @iBarbarellah en Twitter

Barbarellah describe su modus operandi: buscan tuits con palabras prohibidas por Twitter. La cuestión es que están descontextualizadas, ese es el error del algoritmo, que es muy débil, un colador con grandes agujeros. Por ejemplo, es motivo de reporte poner "mato", pero claro, lo mismo estás poniendo "Ana Mato" y por eso te pueden bloquear la cuenta. Nos castigan. Es un engorro pero hay que aclarar que, debido a las carencias en el sistema de Twitter, también les puede pasar a tuiteros de izquierdas".

La misma opinión que Barbarellah comparte @EugeniodOrs. Este tuitero cuenta con más de 60.000 seguidores y también sufrió en sus propias redes los efectos de la censura. Él piensa que existen varios tipos de censores: "Hay tres flancos: el grupo de los indepes, el de Podemos que gira en torno a trolls de extrema izquierda, y otro grupo de feminazis. El problema es que hay gente que se dedica sólo a eso. Es imposible acabar con ellos. Además, llegan a suplantar la identidad, algo que es delito. A nuestros conocidos y amigos les llegan denuncias de otros amigos. Es muy grave".

EugeniodOrs lamenta "en lo que se ha convertido Twitter", y recalca que "hay miedo a debatir en Twitter puesto que cualquier troll puede provocarte, cruzas con él una conversación y te reportan. Es una pena, esta red social se caracterizaba por tener grandes debates de ideas, discusiones, hilos intelectuales y esto está desapareciendo porque los trolls buscan denunciarte por acoso. Se están cargando la red y no sabemos si es con connivencia de Twitter o por dejadez.

El 'mainstream' se impone en Twitter

Precisamente, los tuiteros que han padecido el acoso cuestionan que, de algún modo, Twitter sea benévolo y proteja a los opinadores que reman a favor del mainstream (corriente que promulga las opiniones propias de la ideología calificada como progre y políticamente correcta). Por eso, cabe preguntarse si la red de microblogging mundial que se jactaba de ser "la plataforma más libre del mundo" ha claudicado ante movimientos como el #Metoo o si, por el contrario, es todo una cuestión de fallos y carencias del sistema.

metoo.jpeg
Movimientos feministas como #MeToo forman parte del Mainstreim

Sobre este dilema, @alonsoDM arroja algo de luz. Él lo tiene bien claro: "Twitter ha admitido que es de izquierdas y que tiene un sesgo en contra de los conservadores. Los algoritmos castigan más a cuentas como la mía, están ya preparados. Van reformando los algoritmos para poder censurar. Hace cinco años, el CEO de Twitter se jactaba de que eran la red social de los discursos y debates libres por excelencia, pero todo cambió a raíz de la victoria de Donald Trump. Ahí empezó todo, se deshicieron de grandes opinadores influyentes pro Trump como Milo Yiannopoulus. Ha pasado con Facebook y Youtube. En 2016, había mucha libertad de expresión en Youtube, pero también, tras la victoria de los republicanos, comenzaron a censurar cuestiones en función de la ideología política y desmonetizar a todos los usuarios que no eran políticamente correctos", añade.

Por su parte, Jack Dorsey, el CEO de Twitter se defendió alegando que su red social no excluye a nadie. Sin embargo, admitió que los empleados de su multinacional, en su mayoría, son de izquierdas. Ante la caótica situación generada, sea como fuere, tanto iBarbarellah como EugeniodOrs están manos a la obra para que la plataforma digital tome medidas. "Queremos presionar a Twitter para que cambie el protocolo. Tú apelas, pero es una culpabilidad a priori, no hay presunción de inocencia. Te pueden bloquear o suspender por algo absurdo. Tenemos que intentar que cambie", argumenta iBarbarellah.

Tras lanzar un mensaje solicitando apoyo en Twitter, iBarbarellah no da abasto. "Hemos recibido un aluvión de peticiones de información para saber cómo liberarse de los ejércitos de odiadores y evitar el bloqueo. De momento, hemos conseguido que el que denuncie un tuit o una cuenta deberá confirmar a Twitter que es una denuncia real. Parece ser que, por fin, se han percatado de que su red social era un coladero de denuncias falsas. Algo estamos avanzando", concluye la tuitera.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation