Menú

La nueva tendencia en la moda: comprar ropa digital para las fotos de Instagram

La empresa escandinava Carlings vende ropa virtual.

0
La empresa escandinava Carlings vende ropa virtual.
Al principio, los diseños de la empresa valían 10 euros | Pexels/CC0/energepic.com

Las nuevas tecnologías y, sobre todo, la realidad virtual están creando hitos tan curiosos como el que le ha ocurrido a la estilista Lisa Anckarman. Subió a su perfil de Instagram una fotografía con una chaqueta que se adaptaba a su cuerpo cambiando de tamaño. Recibió muchos comentarios sobre dónde había comprado esa chaqueta. "Yo no compré nada, fue un diseño digital que subí a internet", explica.

Lo que puede parecer algo anecdótico se ha convertido en un verdadero negocio. La empresa escandinava Carlings vende ropa virtual. Se trata de prendas que se adaptan perfectamente a las fotografías de los usuarios. Es decir, algo así como un phothosop automático para cambiar de outfit en cada foto. "Fue un poco loco lanzar esta idea, pero la respuesta que estamos teniendo es increíble", señala Ronny Mikalsen, director de la empresa.

Al principio, los diseños de la empresa valían 10 euros, pero se agotaron y la segunda colección salió con un precio de 30 euros por cada prenda de ropa, ya que el número de prendas es limitado para que cada diseño sea más exclusivo.

Una revolución

Las generaciones más jóvenes están dispuestas a cuidar sus personajes en línea tanto como su imagen en la vida real, dijo Matthew Drinkwater, director de la Agencia de Innovación de la Moda del London College of Fashion. A colación de estas declaraciones, son muchos los expertos que apuntan a un auge de este negocio que resulta sorprendente. "En un sentido muy simple, las personas están comenzando a mejorar o alterar su apariencia. Se puede comenzar a ver una deriva hacia esta fusión de lo físico y lo digital", agregó.

Los hábitos de compra ya están cambiando para satisfacer las demandas de las imágenes online: casi una de cada 10 personas compró ropa para usar una vez, con el objetivo de compartir su equipo en las redes sociales, según una encuesta realizada a 2.000 británicos por la firma financiera Barclaycard el verano pasado. Quizá ésta sea la razón del éxito de estas nuevas marcas. "Si apareces con la misma ropa muchas veces, se considera algo malo", dijo Morten Grubak, de la agencia creativa Virtue, quien creó la campaña de Carlings.

Temas

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot
    • Historia