Menú

España necesita más empresas grandes para impulsar la productividad

Las grandes empresas españolas son tan productivas como las de los países líderes de la Unión Europea.

0
Las grandes empresas españolas son tan productivas como las de los países líderes de la Unión Europea.
La productividad tiene mucho que ver con el tamaño de las empresas | Alamy

La productividad del trabajo española, medida tanto por el PIB/hora como por el PIB/trabajador, deja mucho que desear en comparación con las grandes potencias de la UE, según un reciente informe de la OCDE.

La productividad del trabajo en España se sitúa en la media de los países de la OCDE, pero es ligeramente inferior a la media de la zona euro. Dentro de la Unión Monetaria, entre los peor parados se encuentran Portugal y Grecia, mientras que los países más productivos son Irlanda, que supera en un 80% la española, Luxemburgo (+60%), Bélgica (entre un 30%-40%) o Noruega (entre 25%-55%, según el indicador que se escoja).

Sin embargo, si se desgrana este indicador por el tamaño de empresa, se observa que uno de los motivos que pueden contribuir a que la economía española tenga una productividad menor es la composición de las empresas españolas. Como se extrae del siguiente gráfico, para (casi) todos los países, la productividad de los trabajadores se incrementa con el tamaño de la empresa. O, dicho en otras palabras, las empresas más productivas tienden a ser las más grandes, mientras que las menos productivas son las microempresas (con menos de 9 trabajadores) .

El caso español no es una excepción. Además la productividad de sus grandes empresas (linea horizontal en negro) se encuentra en la línea de los países líderes de su entorno, al nivel de Suecia, Dinamarca, Finlandia, Francia o Alemania. Es decir, las empresas españolas que cuentan con más de 250 trabajadores son tan productivas como las de los grandes países europeos. Sin embargo, en España tenemos unas microempresas muy poco productivas (barra en azul) en comparación con el resto de países de nuestro entorno, solamente situándonos por delante de los países del Este, Portugal o Grecia.

A esto que se acaba de señalar se le une el hecho de que, en comparación a otros países, en España, las microempresas representan un elevado porcentaje del total del parque empresarial (95%) y copan el 40% del empleo total (un 60% si contamos el total de las pequeñas empresas). Este dato, obtenido del Entrepreneurship at a Glancede la OCDE, contrasta con el de otros países señalados anteriormente. Por ejemplo, para el caso alemán, las microempresas son el 82% del total de empresas y copan únicamente el 20% del empleo (un 43% si tenemos en cuenta el total de empresas pequeñas).

productividad.png

En resumen, a juzgar por los datos, uno de los principales problemas de la baja productividad española vendría dado por una composición del sector empresarial, donde las microempresas, poco productivas en relación con las grandes y con las microempresas de otros países, tienen un peso importante (tanto en el porcentaje de empresas como en el total de empleados), mientras que las grandes, muy productivas, son relativamente escasas . Es decir, no somos menos productivos per se, sino que el tamaño de nuestras empresas podría estar jugando un papel clave.

En Libre Mercado

    Servicios