Menú

La última ocurrencia de Eduardo Garzón: nacionalizar hoteles y restaurantes en Canarias

El hermano del líder de Izquierda Unida Alberto Garzón ha tenido una escandalosa idea para acabar con el paro de Canarias.

0
El hermano del líder de Izquierda Unida Alberto Garzón ha tenido una escandalosa idea para acabar con el paro de Canarias.
Eduardo Garzón.

Eduardo Garzón presume de ser economista, pero sus gazapos y ocurrencias sobre esta ciencia ya sobrepasan los límites del surrealismo. La última del hermano del líder de Izquierda Unida, Alberto Garzón, ha sido su solución para acabar con el problema del paro en Canarias.

Eduardo acudió hace unas semanas a la Isla para participar en el inicio de campaña electoral junto a los candidatos de Izquierda Unida (IU) en Tenerife, y allí desplegó todos sus conocimientos económicos en una entrevista. Cuando le preguntaron por el desempleo crónico de Canarias, que no baja del 20%, el experto iluminó a todos diciendo que lo arreglaría haciendo que "el turismo que venga a las Islas sea de mayor valor añadido, una medida que hemos defendido es, aunque suene mal, la colectivización de determinados sectores estratégicos en el turismo".

Claro que suena mal que un político pretenda quedarse con un negocio privado y con la poca fuente generadora de empleo de la Isla. Al más puro estilo comunista, Garzón justifica la expropiación e ilumina a sus interlocutores diciendo que "que en Canarias haya tanto paro no significa que no haya ingresos por parte de los turistas. Lo que ocurre es que éste se concentra en las empresas turísticas", dice en una entrevista a Diario de Avisos.

"Si logramos que los ayuntamientos tengan la propiedad, no necesariamente total sino parcial, de determinados sectores estratégicos como pueden ser los restaurantes situados en las playas y en los hoteles, se lograría ingresar el suficiente dinero para después crear empleo público en otros sectores donde es necesaria cubrir la demanda", añade. Además de lo inmoral que supone el plan de Garzón, no hay mayor riesgo para que un negocio genere pérdidas que pasar a manos del Estado. Pero eso al economista parece no importarle en absoluto.

La entrevistadora parece no dar crédito a la idea de Garzón y le pregunta que si lo que está proponiendo es que los restaurantes de zonas turísticas sean gestionados por los Ayuntamientos. Garzón, ni corto ni perezoso, le contesta que la empresa privada podrá gestionar la propiedad, pero no sus beneficios. "Si hay un solo restaurante en una playa es un monopolio y debería ser parte de todo el mundo, precisamente porque está ocupando un espacio público. Mire, la clave no es la gestión sino la propiedad. Lo podrá gestionar cualquier empresa dedicada a este tipo de actividad, pero los beneficios tendrían que ser, ya le digo no total sino parcialmente, de la administración pública", explica.

"¿Y qué empresa privada va a gestionar un negocio del cual no va a obtener beneficios?", le pregunta la entrevistadora, como es lógico. "Pues por eso le digo que tenga una parte minoritaria del negocio o directamente acabar con el beneficio empresarial porque en realidad para poder gestionar un restaurante no necesitas que haya un incentivo de lucro, simplemente basta con ofrecer un servicio de calidad", justifica Garzón.

En Libre Mercado

    Servicios