Menú

Los impuestos que vienen incluidos en las ganancias de las apuestas

Los jugadores tienen la obligación de declarar las ganancias que se obtengan desde el 1 de enero hasta el 31 de diciembre del mismo año.

0
Los jugadores tienen la obligación de declarar las ganancias que se obtengan desde el 1 de enero hasta el 31 de diciembre del mismo año.

En época de declaración de la renta, como ahora, las búsquedas en la web sobre qué hay que declarar y qué no suben como la espuma. Y como en los últimos años las apuestas deportivas han supuesto un aumento de ganancias para muchos jugadores, estos suelen andar preocupados con los impuestos que les pueden solicitar por ellas. Por eso en este artículo se intentarán resolver las dudas que la gran mayor parte de la población tiene acerca de los impuestos sobre apuestas deportivas.

¿Qué hay que declarar?

Únicamente hay que declarar las ganancias que se obtengan desde el 1 de enero hasta el 31 de diciembre del mismo año. Nada más. No hay que declarar lo jugado, ni lo perdido, simplemente las ganancias obtenidas durante el año fiscal. Mucha gente pregunta si es posible desgravar las pérdidas, pero no es el caso. Solamente se declaran las ganancias, como se declara cualquier otro tipo de rendimiento económico.

Y este es un tema importante, sobre todo para aquellos que a lo largo del año tienen ganancias de miles de euros, siendo tan importante saber y controlar el tema fiscal en apuestas, como apostar online en las casas de apuestas. Puede que, en función de un máximo de ganancias, ya no merezca la pena apostar. Esto hay que tenerlo siempre en cuenta.

¿Hay un mínimo para declarar?

Por supuesto. Sería tremendamente injusto que cualquier cantidad tuviera que ser declarada. Eso sí, hay que dejar claro que no todo lo que se declare debe llevar un impuesto de por sí. Este es otro tema. Pero vamos con la pregunta principal. Sí, hay un mínimo que declarar, aunque este depende de los ingresos del jugador.

Así, se debe declarar siempre y cuando se obtengan ganancias en apuestas de 1.000€ o más cuando las rentas procedentes del trabajo sean superiores a 22.000€ anuales o se tengan rentas inmobiliarias, subvención pro vivienda de protección oficial o rendimientos de Letras del Tesoro superiores a 1.000€. Para el resto, se deben declarar las ganancias anuales siempre y cuando superen los 1.600€.

¿Y si no se retira el dinero de la casa de apuestas?

Se tiene que declarar. En el caso de la declaración de la renta, lo ganado, que esté en la cuenta bancaria o en la cuenta de la casa de apuestas es totalmente irrelevante. Lo ganado durante el año fiscal es lo que hay que declarar, con lo que dejarlo dentro de la casa de apuestas es totalmente inútil a todos los efectos.

Por ello, siempre se aconseja, si no se va a volver apostar en un tiempo, sacarlo y disfrutarlo. De hecho, que esté dentro de la casa de apuestas no va a impedir que la Agencia Tributaria reclame esa ganancia. Además, aun no sacando el dinero, es fácil saber cuáles son las ganancias, ya que todas las casas de apuestas tienen la obligación de reflejar el historial en el propio perfil del jugador.

¿Cuánto porcentaje habría que pagar?

Obviamente, el porcentaje que hay que pagar en forma de impuestos por las ganancias obtenidas en las casas de apuestas varia muchísimo en función de quién lo declare. Hay que tener en cuenta que este porcentaje sale del cálculo de muchas variables y que, por tanto, no es posible generalizar.

No es lo mismo lo que tendrá que pagar un mileurista con un alquiler de vivienda que un CEO de una empresa que, además, tiene varias casas a su nombre. Influye lo que se gana, el patrimonio que se tiene, la familia, etc… Aunque, como en España los impuestos deben ser progresivos, es obvio que cuanto más se gane, en cualquiera de estos aspectos, más se paga. O así debería ser al menos.

¿Y si no se declaran las ganancias obtenidas?

Pues, como es natural, si pillan al infractor, este deberá hacer frente a lo defraudado más una multa que puede ir desde el 50% al 100%. Y sí, a la Agencia Tributaria no le es muy difícil cruzar dos datos y saber quién ha ganado más de 1.000€ al año en apuestas. Una vez hecho esto, mira si esa persona debe declarar ese dinero y, si es así y no lo ha hecho, el infractor recibirá noticias pronto. Por eso, lo mejor y más barato siempre es declarar lo obtenido y, si toca tributar, hacerlo.

La verdad es que es muy tentador intentar no declarar unas ganancias pensando que son juegos y que no tienen importancia, pero la industria de las apuestas mueve mucho dinero y el Estado siempre está atento a aquellos negocios más aprovechables fiscalmente. Y las apuestas deportivas online es uno de ellos. Y encima, al estar todo automatizado, la infracción es fácilmente encontrable.

En Libre Mercado

    Servicios