Menú

Los ganaderos piden la intervención del Ejército ante la invasión de jabalíes: "Es culpa de los animalistas"

Ataques, destrozos, pérdidas económicas y pánico ante las plagas de jabalíes en Galicia.

0
Los ganaderos piden la intervención del Ejército ante la invasión de jabalíes: "Es culpa de los animalistas"
Jabalíes en contenedores de basura (Galicia) | Facebook

No pueden más. La invasión de jabalíes en Galicia está causando destrozos y pérdidas económicas de tal magnitud que agricultores y ganaderos piden hasta la intervención del Ejército. Aseguran que las manadas crecen por doquier y en muchas zonas "el pueblo ya es de los animales". Campan a sus anchas y se multiplican con velocidad mientras conquistan territorios. A esto se suma que el jabalí tiene su genio y carácter y, si tiene que embestir, lo hace. Como cualquier otro mamífero si cree que los suyos son amenazados, lo mejor es apartarse de su camino.

Ataques de los jabalíes

Los ganaderos también alertan de que, además, los jabalíes pueden ocasionar alguna desgracia. De hecho, en el pueblo Ponteareas, (Pontevedra), dos mujeres y un hombre fueron víctimas de un ataque brutal de un jabalí. El animal estaba descontrolado e iba a gran velocidad, tal y como informó la revista Jara y Sedal.

ataque-jabali-.jpg
Heridas de jabalí de las víctimas del ataque (revista Jara y Sedal)

Antonio, un cazador de Orense falleció a causa del ataque de un jabalí de más de cien kilos hace cuatro años. Una tragedia que evidenció que esta especie puede ser letal.

Pero las plagas de jabalíes no solo es un problema de la Península Ibérica. Las manadas ya están causando estragos por toda Europa. Un turista grabó como un jabalí embistió a varios bañistas en una playa de Polonia. Una demostración de toda la fuerza y el genio del animal.

Culpan a los animalistas

La Asociación de Perjudicados por la Fauna Salvaje (Aperfasa) describe una situación desoladora para los afectados. Se calculan daños que ascienden a 15 millones de euros anuales en España. Por no hablar de los accidentes, hasta 5.000 se han detectado, siendo más de la mitad por el cruce de un jabalí. Y lo que es más grave, desde la organización alertan de las enfermedades que podría traer la invasión descontrolada. La Xunta se está preparando con planes piloto contra la peste porcina, tuberculosis y brucelosis. Por si acaso.

"Es por culpa de los animalistas". Señalan varios ganaderos de Aperfasa y la asociación AgroMuralla. Han perdido la paciencia y aseguran que los políticos "tienen más miedo de una nota de prensa de los lobbys eco-animalistas" que a los ataques y el terror rural que están provocando los jabalíes. "No podemos tolerar que estos grupos animalistas pongan trabas al control de esta especie, una auténtica invasión que no deja de crecer año tras año. Las pérdidas económicas son millonarias. Salgan de su confort y vengan a ver cómo el esfuerzo de mucha gente del rural se ve arruinado por esta especie. Hay praderas destrozadas, plantaciones de patatas, de maíz, de centeno y demás productos deshechas", transmite un ganadero de AgroMuralla a través de una carta pública dirigida a la clase política. "Abran los ojos y dejen de poner parches a un asunto tan grave", zanja.

Permisos para batidas

Algunas de las medidas que se proponen como sistemas de autodefensa han sido las jaulas. Desde Aperfasa piensan que, por lo menos, contendrían los ataques a las propiedades privadas pero no lo ven suficiente. Abogan porque se les permita abatir a los jabalíes con la debida autorización.

Sin embargo, los animalistas se oponen rotundamente a estas medidas. La asociación Libera está en contra del uso de trampas no selectivas. De hecho, recuerdan que la Ley de Caza gallega de 2013 lo prohíbe y multa con sanciones de hasta 6.000 euros. Y ya no hablemos de abatirlos.

La cuestión es que en España ya existen hasta un millón de ejemplares. Aperfasa augura que a finales de 2020, la población de jabalíes alcanzará los dos millones. De momento, la Real Federación de Caza ofrece servicios de caza con flechas. Al estilo Robin Hood acuden a la llamada de urbanizaciones en Madrid o Málaga. Son cazadores dedicados a contener la superpoblación y los ataques de los animales en entornos urbanos.

"Vamos con flechas para no causar revuelo en los pueblos y urbanizaciones entre los vecinos. Si nos ponemos a disparar se puede liar", confiesa un cazador de la RFEC a Libre Mercado. "Lo que no puede ser es que al final nos devore la fauna salvaje y rompamos el ciclo sostenible en el que vivimos. Los animalistas están dándole la vuelta a la pirámide con terribles consecuencias para todos", admite el cazador malagueño.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation