Menú

El coste del absentismo laboral ronda los 71.000 millones de euros al año

El número total de horas perdidas en 2018 equivalió a que 753.000 asalariados no fuesen a trabajar ni un solo día durante todo el curso.

0
El número total de horas perdidas en 2018 equivalió a que 753.000 asalariados no fuesen a trabajar ni un solo día durante todo el curso.
Datos de Adecco | Alamy

País Vasco y Navarra son las dos regiones con un mayor nivel de absentismo laboral. Así se desprende del último estudio divulgado por la consultora de recursos humanos Adecco, que sitúa a Andalucía y Baleares como las dos comunidades autónomas con una menor incidencia de absentismo en los puestos de trabajo.

El peso del absentismo laboral varía mucho dependiendo de la región que tomemos como caso de estudio. En País Vasco y Navarra hablamos de 125,5 y 112 horas por trabajador y año. El promedio nacional es de 86,7 horas perdidas, de modo que ambos territorios se sitúan muy por encima de los niveles registrados en el resto del país.

Por encima del promedio nacional de absentismo laboral destacan las cifras de Asturias (103,1 horas anuales por trabajador), Castilla y León (101,8) o Aragón (99,4). También rebasan la media estatal las cifras de Canarias (96,5), Murcia (94,5), Galicia (90,9) y Cataluña (89,5). Madrid figura justo a continuación, con una pérdida equivalente a 86,4 horas por trabajador y año.

Si bajamos en la lista, nos topamos con La Rioja (86,2 horas anuales por trabajador), Cantabria (82,2), Comunidad Valenciana (76,1), Extremadura (73,6), Castilla-La Mancha (71), Andalucía (62,1) y Baleares (43,6). Hay una notable brecha entre las islas mediterráneas y el resto de comunidades autónomas, hasta el punto de que sus cifras de absentismo son casi la mitad que las del promedio nacional.

Algunos de los problemas de absentismo se explican por factores difícilmente aceptables. Es el caso del llamado efecto puente, que explica el 5,1% de las bajas, producidas justo antes o después de un festivo, o del conocido como efecto lunes, ligado al 3,8% de las ausencias, ocurridas a continuación de un fin de semana.

La CEOE ha seguido esta cuestión a través de diversos informes y ha subrayado que el número total de horas perdidas en 2018 equivalió a que 753.000 asalariados no fuesen a trabajar ni un solo día durante todo el curso. Esto supone un repunte de 52.000 personas si comparamos los datos de 2018 con los de 2017.

En términos de horas pagadas pero no trabajadas, los empresarios entienden que el coste directo asciende ya a 7.000 millones de euros por año. Sin embargo, hay otros costes ligados a las ausencias en el trabajo, como por ejemplo los pagos de la Seguridad Social y las mutuas. Si a esto le añadimos el coste de que las empresas produzcan menos bienes y servicios por la falta de personal, encontramos que el coste anual del absentismo llega a los 71.000 millones de euros.

En Libre Mercado

    Servicios