Menú

Los mendigos de una ciudad sueca tendrán que pagar una licencia para pedir en la calle

Aprueba una normativa para que los mendigos paguen 23,3 euros cada 3 meses por pedir en la calle.

0
Aprueba una normativa para que los mendigos paguen 23,3 euros cada 3 meses por pedir en la calle.

Eskilstuna es una pequeña ciudad sueca de 60.000 habitantes situada al oeste de Estocolmo y ha saltado a la primera plana de la actualidad por su curiosa y sorprendente nueva normativa. El ayuntamiento quiere que los mendigos que piden limosna paguen una licencia de 250 coronas -23,3 euros- para poder pedir en las calles. Además, la licencia tendría una validez de tan solo tres meses y pasados los 90 días los mendigos tendrían que volver a renovar la licencia. Esto supone un coste anual de 93,2 euros.

El papel podrá solicitarse por internet o en cualquier comisaria de Eskilstuna. Además, quien no tenga esta licencia y pida en las calles recibirá una sanción económica por parte de las autoridades. El permiso será obligatorio para las zonas más transitadas de la ciudad, como lo son el centro, las zonas comerciales y los exteriores de las instalaciones deportivas.

La idea ha surgido del propio alcalde de Eskilstuna, el socialista Jimmy Janson, quien ha tenido que dar la cara en los medios nacionales para explicar esta controvertida y polémica medida. Janson asegura que no pretende perseguir a los mendigos, sino evitar normalizar la mendicidad en Suecia. La normativa fue aprobada en el pleno del ayuntamiento con los votos a favor de socialdemócratas, liberales y conservadores hace un año y entrará en vigor en octubre, tras pasar por los tribunales del país que finalmente han decidido darle luz verde.

Identificación

Para poder acceder a la licencia, los mendigos deberán presentar un documento de identidad válido, por lo que aquellos inmigrantes en situación irregular no podrán tener acceso al permiso. El alcalde ha defendido la medida asegurando que permitirá que los mendigos entren en contacto con las organizaciones caritativas para ayudarles.

Por ahora, la policía no ha recibido ninguna solicitud y espera que lleguen durante el mes de septiembre. Las autoridades suecas calculan que en la ciudad hay unos 30 ó 50 mendigos pidiendo limosna, muchos de ellos no son conscientes de la normativa, pero el ayuntamiento ha comenzado a repartir folletos para explicarles cómo pueden solicitar la licencia. "Ellos (los mendigos) no saben qué está pasando, probablemente no lo entienden. Muchos son analfabetos, no conocen ningún otro idioma que el suyo, es muy difícil comunicarse con ellos", relata a SVT Tomas Lindroos, director de Stadsmission en Eskilstuna.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot
    • Historia