Menú

El Banco de España: las amenazas sobre nuestra economía "se han intensificado y ya hacen mella"

Mientras Sánchez piensa en elevar su previsión de PIB para este año, el gobernador del Banco de España alerta de una mayor desaceleración económica.

Libre Mercado
0
Mientras Sánchez piensa en elevar su previsión de PIB para este año, el gobernador del Banco de España alerta de una mayor desaceleración económica.
Pablo Hernández de Cos, gobernador del Banco de España | Europa Press

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, participó el pasado fin de semana en los cursos de verano de La Granda, donde ofreció una visión global de la situación económica, los indicadores que juegan la partida en estos momentos y que afectan a las economías locales en zonas geográficas como la Unión Europea.

Sin referirse expresamente a la situación de las cuentas españolas, de las que ya se pronuncia en sus informes periódicos, Hernández de Cos dibujó el escenario internacional en el que España trata de jugar sus bazas y donde ha logrado buenos resultados en el periodo de expansión y crecimiento del empleo desde el final de la crisis.

Así, Hernández de Cos llamaba la atención sobre las "continuas amenazas" que se ciernen sobre el "libre comercio, una de las razones de ser del proyecto europeo y fuente de las mejoras en el bienestar económico de las últimas décadas".

Estas incertidumbres pasan por la situación de EEUU donde "el efecto sobre la actividad de las rebajas fiscales comienzan a desaparecer" y su guerra comercial con China, donde se teme una desaceleración adicional –con un grave impacto en todas las economías–. Este escenario se traduce, según Hernández de Cos, en la puesta en marcha de medidas proteccionistas, "una de las mayores amenazas para la economía global" por su repercusión "directa sobre la actividad".

A este lado del Atlántico, otro elemento de incertidumbre lo representa el Brexit en Reino Unido, además del frenazo de las economías francesa e italiana y la economía alemana que está a punto de reconocer una recesión con dos trimestres consecutivos en negativo. Todo merced a un frenazo en el comercio exterior en el entorno de la UE, que representa el 50% de la actividad comercial. Esto, sumado una inflación moderada y política de tipos bajos, supone que "existen elementos estructurales que llevan a pensar en un entorno de bajo crecimiento, inflación moderada y, en consecuencia, bajos tipos de interés que pueden perdurar en el tiempo". Y un dato más: "Las economías europeas tienen que afrontar un bajo ritmo del avance de la productividad". Es decir que estamos en un contexto de baja inflación y lento crecimiento en el que los principales riesgos que "vienen planeando desde hace varios trimestres sobre las perspectivas de crecimiento del área euro se han intensificado y ya están haciendo mella en la economía".

La situación de España

Teniendo en cuenta que la salida de la crisis en España ha venido de la mano de la actividad exterior, basada en un gran crecimiento del turismo, las exportaciones y la industria, la mala situación de nuestros socios en la UE, y del resto de mercados, explica el mal comportamiento de facturación empresarial, el agotamiento del turismo y la contracción en la actividad exportadora.

El empleo es otro de los factores que afectan a nuestra economía. La tendencia es al frenazo en la creación de empleo. Una tendencia a la que se suma el mal dato del mes de agosto, el peor desde 2010. En un país, como España, cuya tasa de paro sigue siendo muy alta, en el 14%, el doble que la media de la UE.

Soluciones

En cuanto a las posibles soluciones, Hernández de Cos apuesta por "adoptar políticas macroprudenciales cuando se perciban riesgos para la estabilidad financiera y se deben alcanzar posiciones fiscales saneadas a escala nacional para que la política presupuestaria pueda desarrollar plenamente su papel estabilizador".

Hernández de Cos insiste en que resulta "urgente" crear algún instrumento común de aseguramiento cíclico en el área del euro que permita ayudar a absorber de manera automática "perturbaciones adversas" tanto para suavizar los efectos en los países individuales y de salvaguardar la estabilidad de la UEM en su conjunto, ha señalado.

Estas medidas deberían ir acompañadas de reformas estructurales para incrementar el crecimiento potencial de la economía europea, especialmente indicadas en una coyuntura marcada por las tensiones proteccionistas y la incertidumbre sobre el Brexit.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation