Menú

La respuesta de un avicultor a las "violaciones" a las gallinas: "Aquí el único esclavo soy yo"

Ante las afirmaciones de dos activistas de un santuario vegano sobre las gallinas, un avicultor andaluz ha decidido responderles con otro vídeo.

Libre Mercado
0
Ante las afirmaciones de dos activistas de un santuario vegano sobre las gallinas, un avicultor andaluz ha decidido responderles con otro vídeo.
Una imagen del vídeo | Facebbok

Todo comenzó cuando dos activistas del Santuario Animal Almas Veganas subieron un vídeo a internet defendiendo que separan a las gallinas de los gallos porque estos "las violan". Entre otras cosas, estas dos jóvenes aseguran que "las gallinas en condiciones normales deberían de poner 12 huevos al año y no 300 huevos. Es como si las mujeres tuviéramos la regla 300 días al año", decían en un vídeo que se hizo viral. Sobre las condiciones de vida de las gallinas también aseguraron que están "como en campos de concentración".

Ante estas afirmaciones, un avicultor andaluz decidió responderles con otro vídeo, que también ha corrido como la pólvora en internet por su sensatez y su conocimiento del mundo animal. Ya tiene más de 2,7 millones de visualizaciones. "Los ganaderos somos imprescindibles porque si no fuese por nosotros, estas chicas veganas no comerían hierba porque para que los alimentos salgan del campo, se necesita el estiércol de nuestras gallinas", asegura.

"En mi explotación avícola gallos no tengo. Los gallos no violan a las gallinas. Las gallinas ponen los huevos cada 28 horas, independientemente de que haya un gallo o no", afirma el joven.

En el vídeo de las activistas se denunciaba que las gallinas pierden las plumas debido a la explotación que sufren para poner los huevos. "Si vosotros veis a alguna gallina con pocas plumas no significa que esté en malas condiciones, solo significa que tiene más de un año y mudan las plumas. Pero luego le vuelven a salir", explica el avicultor.

Las jóvenes aseguran que las gallinas son esclavas y que viven en condiciones de explotación. "Aquí el único esclavo soy yo. Las gallinas necesitan que esté pendiente 24 horas al día 7 días a la semana", responde el empresario. "Si mis gallinas tienen mala vida, que venga Dios y lo vea. Todos los días les echamos siete u ocho alpacas porque a ellas les gusta mucho entretenerse picándolas", añade.

Sobre las condiciones de vida de los animales, al hilo de los comentarios de que están como "en campos de concentración", el avicultor asegura que en su nave "hemos puesto un sistema para que salga agua cada 15 minutos y las gallinas estén refrescadas mientras que en la calle hay 40 grados. No quieren ni salir a la calle". Además, termina señalando que no están todo el día encerradas en la nave, ya que "por la tarde les abrimos las puertas y pastan en el campo. Están todo el día en un recreo. Fijaos si son felices, que me siguen a todas partes", concluye.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation