Menú

Dan Mitchell: "La competencia fiscal elimina los impuestos ideológicos"

"En el sector privado nadie discute la importancia de la competencia", dice el experto sobre un tema que está de plena actualidad en España.

D.S.C
0
"En el sector privado nadie discute la importancia de la competencia", dice el experto sobre un tema que está de plena actualidad en España.
Dan Mitchell I YouTube

"La competencia fiscal es fundamental para mejorar los sistemas tributarios y hacer que sus reglas sean más atractivas y competitivas". Lejos de apoyar la apuesta por "armonizar" impuestos, el experto estadounidense Dan Mitchell apuesta firmemente por desarrollar un marco en el que cada territorio tenga autonomía para diseñar sus reglas impositivas.

El debate sobre esta cuestión está de plena actualidad en España, puesto que el anuncio de una histórica rebaja de impuestos en la Comunidad de Madrid ha despertado todo tipo de críticas en regiones gobernadas por la izquierda. Mitchell, economista especializado en asuntos fiscales, considera vital defender la competencia tributaria.

"En el sector privado nadie discute la importancia de la competencia. Si solo hay una cadena de textil, el precio de vestirnos se va por las nubes. Si solo hay una empresa de telefonía, el coste de hacer una llamada se dispara. Esa misma lógica opera en las instituciones públicas. Si los políticos están limitados a la hora de diseñar sus sistemas fiscales, debido a la competencia con otros países, entonces las reglas tributarias tenderán a ser mucho mejores", apuntó recientemente en una conferencia del European Resource Bank.

En su opinión, "la teoría de la competencia fiscal está funcionando en la práctica. En los últimos treinta años, los impuestos han bajado sobremanera. En la OCDE, el tramo superior del Impuesto sobre la Renta ha pasado de moverse en torno al 67-68% a situarse alrededor del 41-42%. En cuanto al Impuesto de Sociedades, el tipo general aplicado en las economías desarrolladas es hoy la mitad que hace tres décadas: ha caído del 48% al 24%. No solo eso. Gracias a la competencia fiscal se van eliminando impuestos ideológicos que recaudan poco pero distorsionan mucho. Por ejemplo, se va generalizando la abolición del Impuesto de Patrimonio, que en Europa solo sobrevive en España después de que Francia lo haya suprimido, y también vemos que cada vez hay menos países aplicando un Impuesto de Sucesiones. Otro ejemplo es la fiscalidad del ahorro y la inversión, que antaño se movía en niveles mucho más altos".

Para Mitchell, "los políticos de Alemania o Francia no son hoy mucho más liberales que antaño, pero la lógica de la competencia fiscal les obliga a aceptar que ya no pueden imponer unos tributos tan elevados como en los años 70 y 80, porque la movilidad del capital es muy alta, la amenaza de deslocalización empresarial es real y la capacidad de los trabajadores para cambiar de residencia va también en aumento, sobre todo en el caso de asalariados muy cualificados. Siempre se ha dicho que la fiscalidad consiste en desplumar a la gallina de los huevos de oro de la forma menos dolorosa posible. Pues bien, ahora que la gallina puede escapar del corral, la reacción termina siendo un marco fiscal más atractivo, más liberal".

Numerosos Premios Nobel, a favor

Según el experto estadounidense, que trabajó durante muchos años en la Fundación Heritage y el Instituto Cato, "aquellos sistemas fiscales que están bien diseñados terminan generando más rendimiento a largo plazo. Si, en vez de maximizar la recaudación, apostamos por maximizar el crecimiento, entonces terminaremos teniendo más crecimiento y más recaudación. Si abogamos solamente por maximizar la recaudación, entonces tendremos muchos ingresos de manera inmediata, pero luego se acabará todo, porque las bases del crecimiento se habrán erosionado".

"La idea de armonizar impuestos, sea en clave interna o a nivel internacional, constituye una apuesta por cartelizar la política tributaria y unificarla de manera definitiva. Max Weber explicó en su día que el éxito económico de Europa fue, precisamente, huir del centralismo y permitir la competencia entre los distintos gobiernos del continent"", apuntó Mitchell antes de destacar la defensa de la competencia fiscal por parte de una larga lista de economistas galardonados como el Premio Nobel: "George Stigler, Gary Becker, James Buchanan, Milton Friedman, Vernon Smith, Edward Prescott, Edmund Phelps, Douglass North, Friedrich Hayek… Todos ellos se mostraron a favor de esta idea".

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation