Menú

Los destrozos de la DANA: "Ya no volveré a abrir mi peluquería"

Murcia y Valencia dejan un escenario apocalíptico. Los comerciantes calculan pérdidas económicas multimillonarias.

0
Murcia y Valencia dejan un escenario apocalíptico. Los comerciantes calculan pérdidas económicas multimillonarias.
Yolanda García (en el centro) quita el barro de su peluquería destrozada por la DANA (Los Alcázares, Murcia) | Libertad Digital

"Estamos de los nervios. Esto es un caos. Lo hemos perdido todo. La gente no para de llorar por las calles mientras quita el barro. No queda ni un negocio en pie y nuestro sustento se lo ha llevado el agua", relata a Libre Mercado Roberto Quero Zapata, propietario del Bar Tito Rober. Su negocio era uno de los lugares de referencia en la localidad de Los Alcázares (Murcia). Ahora de su local ya no queda nada. Por segunda vez, como si una maldición le hubiera caído al pueblo.

"Es un desastre. No podía creer que esto volvería a suceder. Es increíble. Cuando vi que la riada volvía a llevárselo todo ante mis ojos pensaba que era una pesadilla. No podía ser real", cuenta el dueño del bar. Roberto se refiere con estupor al temporal acaecido justo hace tres años en la región murciana. Tuvieron que volver a reconstruirlo todo, el pueblo entero fue devastado y ahora ha vuelto a suceder aún con más virulencia.

bartitorober.jpg
Camareros del bar Tito Rober sacan una nevera del establecimiento (Los Alcázares, Murcia)

Tras la tormenta, en los Alcázares no llega la calma sino la desolación. Ha sido una de los lugares más afectados por la DANA. El temporal no ha tenido piedad con nada ni con nadie. Botellas, alimentos, vasos y platos flotaban en el bar Tito Rober. La barra estaba totalmente cubierta por el agua cuenta el empresario. "Alcanzaba la inundación hasta los 1,70 metros de altura. Es vergonzoso que Los Alcázares sea el estercolero de todas las localidades de Murcia cuando pasa una catástrofe de estas. Hay gente mayor sola quitando barro como pueden. Es como si hubiera caído la bomba atómica", critica duramente el afectado.

Roberto entiende que ha perdido miles de euros. De momento sus cuatro trabajadores y él mismo están intentando sacar un plato de comida caliente con mucha dificultad. "Tras recogerlo todo he podido abrir pero por solidaridad. Estamos intentando ayudar a la gente al igual que están haciendo otros negocios en el pueblo pero es imposible porque no hay de nada".

Por si fuera poco, a la desgracia se suman los robos que están denunciando los vecinos durante las inundaciones: "Mientras caía el diluvio, pillamos a dos marroquíes robando en mi bar, otros dos en el bar del vecino y otros dos en otro negocio, todos marroquíes. Mientras nosotros quitamos barro ellos roban lo poco que ya nos queda, esto es inaudito, nos están terminado de arruinar".

bartitorober2.jpg
Destrozos por la DANA en el bar de Roberto (Los Alcázares, Murcia)

Roberto tiene dos hijos pequeños y un adolescente. Cuenta a Libre Mercado las secuelas psicológicas que les ha quedado tras la monumental riada. "Mis hijos escuchan algunas gotas caer y enseguida se asustan. Me dicen ¡papá, papá! ¡Por favor, vámonos! Ellos ven agua y se aterran, lloran y lo están pasando verdaderamente mal. Como todos nosotros. Va a ser muy difícil volver a la normalidad", nos confiesa muy apenado Roberto.

"Creo que ya no volveré a abrir mi peluquería"

Al igual que a Roberto, a la peluquera y empresaria Yolanda García Prieto la DANA le ha devorado su establecimiento. Psicológicamente, la propietaria, su socia y una de las empleadas se encuentran desmoralizadas. Con gran impotencia, Yolanda no pudo salir de casa para salvar el costoso material de su peluquería. Era muy peligroso. Cuando pudo acudir a su negocio, al abrir la puerta, peines, secadores, tijeras y champús salieron flotando.

"Es terrible. Mi socia ya lo deja. Dice que no vuelve a invertir más. Hace tres años nos pasó lo mismo con las inundaciones que hubo. Reconstruimos todo, reinvertimos y empezamos de cero. Pero, ¿ahora otra vez? Es demasiado. Mi compañera ya no puede más y yo no creo que vuelva a abrir de nuevo".

Yolanda nos atiende desde su casa y recuerda con gran pesar cómo debía "haber previsto guardar las cosas y subirlas en alto". El hecho de vivir continuamente con alertas meteorológicas hizo que se confiara. "Fui tonta, no me imaginaba que iba a caer tan gorda. Vivimos con muchos avisos de inundaciones. Cuando pude llegar a la peluquería vi que era el fin", señala con amargura. "Me río ya por no llorar", añade la murciana.

peluqueriadana2.jpg
Yolanda, peluquera víctima de la DANA (a la derecha)

Describe un escenario apocalíptico donde sus compañeros comerciantes se encuentran en la misma situación que ella. La peluquera nos dice que ya le han propuesto trabajar en otros locales. Por ahora, su sueño de empresaria y autónoma parece haber acabado. Apenas le quedan fuerzas.

Cultivos 'borrados'

El paisaje también ha cambiado por completo en los invernaderos de Almería o lo que queda de ellos. Los campos se han convertido en pantanos y el famoso mar de plástico está enterrado en barro.

Las nefastas consecuencias económicas ya han sido calculadas por la UPA (Unión de Pequeños Agricultores). Más de 2.500 hectáreas de hortalizas han resultado dañadas por las lluvias en toda la provincia almeriense. Los daños se cifran en unos 4,5 millones para los agricultores, según ha comunicado dicho organismo.

invernadero-dana.png
Invernadero devastado por la gota fría en Almería I UPA

Brócoli, lechugas y tomates han sido las hortalizas que más pérdidas han registrado. Los productores no dejan de limpiar. Javier, uno de los agricultores empresarios víctima del temporal, describe un panorama que "jamás ha vivido". Sus invernaderos están totalmente anegados y las seis familias que tenía empleadas han tenido que ser despedidas temporalmente. "Va a ser muy complicado salir de esta. Estamos arrancando hierbas, sacando palos y todo lo que ha removido el barro y el agua. No sé cuándo podré volver a cultivar aquí, pero sé que he perdido más de 200.000 euros. Eso como poco", lamenta el hombre.

Riada de vehículos flotando

Los concesionarios murcianos y valencianos también han sufrido los efectos de la gota fría histórica en el región. Centenares de vehículos han aparecido flotando y muchos de ellos sumergidos unos encima de otros. Las imágenes son estremecedoras y todavía no hay datos oficiales del sector del automóvil que estimen cuánto dinero se ha llevado el torrente a su paso.

gota-fria-inundaciones.jpeg
Efectos de la DANA


Solidaridad

Pero hay algo de lo que sí se alegran empresarios, comerciantes y vecinos víctimas de la gota fría. Comprobar cómo las ayudas llegan y la colaboración de los ciudadanos es absoluta, les está animando a levantar cabeza de nuevo. Tanto Roberto como sus negocios vecinos están enormemente agradecidos. "Puedo hablar en nombre de todos y decir que la solidaridad es abrumadora. Guardia Civil, Policía, UME y el propio alcalde de nuestro pueblo, no dejan de trabajar por nosotros. Tienen ojeras y aún no han parado. Es digno de admirar cuando ves que todavía queda humanidad", finaliza emocionado.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation