Menú
Hablemos de futuro

Erradicar la pobreza. ¿Y tú, qué puedes hacer?

Instituciones y empresas tiene un papel fundamental en el objetivo de erradicar la pobreza.

Libertad Digital
0
Instituciones y empresas tiene un papel fundamental en el objetivo de erradicar la pobreza.
Acabar con la pobreza es uno de los objetivos de la ONU | Larm Rmah

Más de mil millones de personas en el mundo pasan hambre, según la ONU. Y aunque la mayoría de ellas se concentran en países en vías de desarrollo, en Europa, tras la fatídica crisis de 2008, la tasa de riesgo de pobreza ha aumentado hasta el 17,3%. Tanto instituciones como empresas tienen un papel esencial para revertir esta situación.

A pesar de que la tasa de pobreza mundial ha ido disminuyendo en casi todo el planeta desde hace 30 años, las cifras continúan siendo preocupantes. Según la ONU, el 83% de la población pobre se concentra en dos zonas: en el África subsahariana, con 560 millones de personas; y en Asia meridional, con 546 millones. Precisamente en esa región del continente africano, el número de personas en situación de pobreza ha aumentado 9 millones en los últimos años. Esto quiere decir que, de seguir así, en 2030, 9 de cada 10 personas extremadamente desfavorecidas vivirán en esa zona de África.

En Europa, a pesar de haber reducido la pobreza extrema y situarse a menos del 3%, la tasa de personas en riesgo de exclusión ha aumentado hasta alcanzar la cifra de 17,3%. En el continente europeo, el perfil de estas personas es un menor de 18 años, que vive en zonas rurales, carece de educación y trabaja en el sector agrícola.

Es por eso que las instituciones, empresas, organizaciones, y la sociedad no deben mirar a otro lado, sino que deben jugar un papel activo y asumir sus responsabilidades. Cierto es que gran parte de las personas en situación de extremada pobreza se encuentran en países en situación de fragilidad, guerra o en zonas remotas, algo que dificulta aún más que puedan acceder a servicios como la educación, la sanidad, o la electricidad. Aún así, queda lugar para el optimismo. Un ejemplo muy concreto es el caso de India, el primer país en el que se ha analizado la evolución de la pobreza. Entre 2006 y 2016, 271 millones de personas salieron de esta situación.

Ayudar a los que más lo necesitan, también en casa

Terminar con la pobreza se encuentra en la primera posición de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que la ONU se ha propuesto cumplir para 2030, tras superar los Objetivos del Desarrollo del Milenio (ODM). Concretamente, son 17 medidas que, además de esta importante meta, engloba otras como promover la prosperidad y el bienestar, preservar el medioambiente y luchar contra el cambio climático.

Consciente de su posición, Banco Santander, aunque lleva contribuyendo a la consecución de estos objetivos mucho tiempo, ha definido 10 metas de banca responsable hasta 2025, entre las que se encuentra contribuir económicamente a mejorar las vidas de las personas más necesitadas. Para ello, se ha comprometido a ayudar a cuatro millones de personas a través de distintos programas de acción social en las comunidades en las que opera en el periodo de 2019 a 2021.

Dentro de estos programas también se encuentran aquellos que están pensados para ayudar a los que tenemos más cerca. Los datos lo acreditan: la tasa de pobreza severa en España es la segunda más alta de Europa, según los datos de Eurostat manejados por la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF). Una tasa que se sitúa en el 6,9%, solo superada por Rumanía. Mientras, la Encuesta de Condiciones de Vida 2018, elaborado por el Instituto Nacional de Estadística (INE), revela que 1 de cada 5 españoles se encuentra en riesgo de pobreza o exclusión social, y 1 de cada 3 son niños. Lo que se traduce en que el 21,5% de la población de nuestro país vive en esta situación con unos ingresos inferiores a 8.871 euros al año.

Una de los programas estrella de la entidad presidida por Ana Botín en este ámbito es ‘Santander Ayuda’, una iniciativa de Fundación Banco Santander que tiene como objetivo colaborar con entidades sin ánimo de lucro en la puesta en marcha de proyectos que contribuyan a mejorar la calidad de vida de los colectivos más vulnerables. A través de cada convocatoria (la de este año está abierta hasta el 29 de noviembre), un total de 80 proyectos sociales que se desarrollarán en el ámbito nacional son elegidos para recibir una ayuda total que asciende a los 400.000 euros al año. El valor social de la propuesta, la repercusión en su comunidad inmediata o sus prácticas innovadoras son algunas de las características que se tienen en cuenta a la hora de elección de los proyectos.

Los empleados: clave para conseguirlo

Banco Santander ha situado al empleado en un lugar destacado dentro de sus compromisos para el progreso de la sociedad. Y es que, según los responsables de la compañía, "cuanto mayor sea la motivación de los empleados, mayor será su compromiso para contribuir al progreso de las personas y de las empresas. Con equipos comprometidos, diversos, inclusivos y justos impulsamos un crecimiento sostenible y cumplimos con nuestra misión de contribuir al progreso de las personas, de la sociedad y de las empresas".

Por eso, algunas de las iniciativas que se engloban dentro de sus políticas de acción social incorporan al empleado como actor protagonista. Este es el caso de ‘Euros de tu nómina’. Puesta en marcha hace 11 años, los empleados de la entidad que así lo deseen pueden donar parte de su sueldo a las causas solidarias que elijan. Además, por cada euro aportado por ellos, el Banco da otro más. La cifra resultante se destina, posteriormente, a la Convocatoria de Proyectos Sociales, a través de la que se han repartido 3 millones de euros.

Este dinero ha llegado a más de 82 iniciativas de diferentes ONG, y ha permitido ayudar a más de 45.000 personas. La finalidad de la convocatoria es reconocer y premiar proyectos sociales que permitan mejorar la calidad de vida de personas en situación de vulnerabilidad social y ayudarlas a prosperar. Los proyectos sociales abarcan ámbitos de todo tipo: educación infantil, inclusión social, ayudas a la discapacidad, salud, cooperación internacional…

Otro ejemplo del compromiso de los empleados de Banco Santander es ‘Fideicomiso Por los Niños de México’, una iniciativa creada en 1994 por los propios trabajadores, mediante la cual donan parte de su salario a organizaciones que se centran en el apoyo a niños en situación de exclusión. Desde su creación, han ayudado a más de 325.000 menores en todos los ámbitos (educación, nutrición, salud…), donando más de 123 millones de pesos (5.550.000 euros).

Banco Santander, junto con más de 125 bancos, firma los principios de Banca Responsable para contribuir a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas, en su compromiso por un futuro sostenible e inclusivo.

Descubre con nosotros más historias que impulsan el futuro.

En Libre Mercado

    Lo más popular