Menú

¿Cuál será el plan económico de Errejón? Del "Estado Emprendedor" a "racionalizar el turismo"

El exdirigente de Podemos aboga también por un "mercado de alquiler con precios no de mercado" y por derogar la libertad de horarios comerciales.

0
El exdirigente de Podemos aboga también por un "mercado de alquiler con precios no de mercado" y por derogar la libertad de horarios comerciales.
Errejón lanza su apuesta por el "Estado Emprendedor" | EFE

Íñigo Errejón da el salto a la política nacional. La plataforma Más Madrid, presentada por el ex dirigente de Podemos hace escasos meses, evoluciona a Más País para concurrir a las próximas elecciones generales con la mirada puesta en crear una nueva opción de voto para los votantes más escorados a la izquierda.

En clave económica, no conocemos los postulados de dicha plataforma, porque de hecho ni siquiera sabemos quién formará parte de su equipo. Sin embargo, el programa autonómico que divulgó Más Madrid el pasado mes de mayo ofrece algunas pinceladas del marco de propuestas en el que se puede mover la formación de quien fuera alumno e íntimo amigo de Pablo Iglesias.

El "Estado Emprendedor" como eje

En el bloque económico de dicho manifiesto, Errejón habla abiertamente y sin complejos de la importancia de consolidar un "Estado Emprendedor" encargado de impulsar la actividad de "cooperativas y empresas de economía social y solidaria". Para lograrlo, Más Madrid habla de abrir una ventanilla única que solo atienda a este tipo de organizaciones e incluso pide crear "incubadoras" que faciliten el crecimiento de iniciativas de dicho corte. Además, plantea la creación de nuevas burocracias ("Consejo de Fomento de la Economía Social", "Consejo de Cooperativismo"…) y de constituir un "nuevo organismo de divulgación de las potencialidades de la economía social y las cooperativas".

El programa apuesta también por la aprobación de una Ley del Tercer Sector que establezca "un nuevo marco de financiación" orientado a dedicar más recursos públicos a las ONGs. Por otro lado, propone fondos de capital riesgo público-privados que se encarguen de impulsar "proyectos empresariales que adopten la forma jurídica de cooperativas y otras formas empresariales de la economía social".

El recelo hacia la empresa privada normal y corriente contrasta con una marcada querencia por las cooperativas o las firmas de "economía social". Dicho enfoque aparece de nuevo en la propuesta de "revisar los contratos de servicios externalizados". Errejón defiende que las empresas concesionarias den un paso atrás en detrimento de la "incorporación progresiva de empresas de economía social", que se llevarían los contratos públicos en base a nuevas cláusulas de adjudicación y contratación pública que incluirían "cláusulas sociales" diseñadas a modo.

"Reindustralización", también de la mano del Estado

Hablando de empleo y de industria, Errejón considera necesaria una "reindustrialización" pilotada por el "Estado Emprendedor" al que alude su programa. Para lograr dicha tarea, plantea un mejor "aprovechamiento de los fondos europeos", una "ampliación de las inversiones en polígonos industriales" y un "plan de inversión que de apoyo al nuevo modelo productivo".

Refiriéndose a los trabajadores por cuenta propia, la formación escindida de Podemos mantiene un tono de sospecha referido a los "falsos autónomos", cuya actividad pretende eliminar a base de realizar "inspecciones en las empresas de sectores proclives al ocultamiento de la figura del trabajador ocupado por cuenta ajena". Para las start ups, su propuesta estrella es un "índice de ayudas" y un "apoyo especial a las nuevas empresas de impacto social y/o sostenible". Para el autónomo de a pie solo quedan cinco renglones que incluyen el compromiso de reducir a 30 días el tiempo de pago de las facturas o la propuesta de crear una ley de segunda oportunidad.

El "Gobierno Regional Emprendedor" que planteó Errejón el pasado mes de mayo habla también de multiplicar el papel del Estado en el ámbito de la Innovación y el Desarrollo, donde el compromiso del joven líder comunista pasaba por llevar el gasto público a niveles superiores al 2% del PIB a través de distintas burocracias de nueva creación: "Agencia Regional de I+D", "Consejo Asesor de Ciencia"…

Otro epígrafe clave en el programa de Más Madrid es el referido a "consumo, comercio y turismo", donde Errejón quiere derogar la libertad de horarios y volver a favorecer al pequeño comercio con respecto a las grandes superficies.

También en este punto se proponen algunas de las ideas más llamativas del documento: "un sello municipal que reconozca la responsabilidad social de los proveedores municipales", un "plan de actuación para la reconversión y modernización del comercio ambulante", la creación de la marca "Turismo Comunidad de Madrid" desde una "perspectiva de turismo sostenible", la "racionalización del flujo de turistas que llega a Madrid", la adopción de una "estrategia que evite el despilfarro de comida, apostando por productos de proximidad, de temporada, sin cánones estéticos y facilitando su venta a granel", un "diálogo con el sector del caravaning con el fin de determinar políticas de turismo y movilidad que aprovechen las características de esta forma de ocio"…

El Estado, "gran operador de vivienda"

La vivienda es otro de los temas centrales del bloque económico del programa con el que Íñigo Errejón intentó convertirse en presidente de la Comunidad de Madrid. El documento en cuestión propone una "Ley de Vivienda que frene la especulación inmobiliaria" y aboga por hacer del Gobierno un "gran operador de vivienda asequible", capaz de lograr que el sector privado "cambie sus prioridades de inversión y ponga el acento en el mercado del alquiler a precios no de mercado".

Por otro lado, el programa de Errejón pone encima de la mesa la obligación de que los nuevos desarrollos urbanísticos privados cedan vivienda a las Administraciones Públicas y la posibilidad de que el derecho de tanteo y retracto se extienda a solares y viviendas vacíos o edificios de propiedad única. En este sentido, Errejón también pide la "cesión temporal del uso de viviendas privadas" a cambio de que sean "destinadas temporalmente a programas de rehabilitación energética y de alquiler asequible".

Además, el político madrileño quiere "regular el alquiler turístico, del mismo modo que ocurre en San Francisco, Berlín o Ámsterdam, diferenciando por tiempos de estancia y exigencias y reforzando de forma considerable las inspecciones de dichos pisos, para que la convivencia de los vecinos no se vea perturbada". En paralelo, Errejón pone encima de la mesa la creación de otro ente burocrático: un Observatorio encargado de aportar "transparencia e información" para acabar con la "opacidad del mercado inmobiliario" e informar sobre "los precios de alquiler y venta, la detección de inversiones especulativas, la cuantificación de los "desahucios invisibles" que genera el encarecimiento de los alquileres, la elaboración de un censo de viviendas y solares vacíos"…

Equilibrismo fiscal

En clave fiscal, Errejón no aporta una memoria del coste que tendría cumplir con su programa, de modo que el documento concluye con un notable ejercicio de equilibrismo con el que se pretende trasladar la idea de que un gobierno de la formación comunista "bajará los impuestos al 99% de los contribuyentes y subirá los impuestos al 1% de mayor renta y patrimonio".

Entre las medidas contempladas está la recuperación del Impuesto de Sucesiones y Donaciones ya del Impuesto de Patrimonio, así como un tipo tres veces mayor para el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y una retahíla de nuevas tasas que incluirían gravámenes aplicados al juego, el turismo o el uso del plástico.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios