Menú

El vino español se prepara para el castigo arancelario: "Los burócratas nos van a destrozar"

Bodegueros y productores de aceite lamentan los daños que causarán a sus empresas la decisión de la OMC.

0
Bodegueros y productores de aceite lamentan los daños que causarán a sus empresas la decisión de la OMC.
Roberto Sanz, responsable de Bodegas Familiares Matarromera

"El vino español va a tener que subir de precio irremediablemente. Es culpa de los burócratas y políticos. Nuestro gobierno es débil y precario y no está haciendo nada para evitar esta crisis en el sector del mercado español en Estados Unidos", lamenta Miguel Ángel Valentín, propietario de las bodegas de vino Allozo, en Castilla-La Mancha.

Las bodegas españolas que exportan a Estados Unidos ya se están preparando y reajustando precios de cara al nuevo envite arancelario que la Organización Mundial del Comercio (OMC) ha autorizado. "Hemos pagado una guerra con Airbus que a los productores de vino ni nos va ni nos viene. Estos burócratas nos han destrozado en el mercado americano. Todo el esfuerzo que llevamos haciendo desde hace bastante años, se desbarata con un solo gesto político. Es una lástima. Ahora estábamos gozando de una gran presencia de nuestro vino en Estados Unidos", reafirma contundente el empresario.

Al igual que las bodegas Allozo, el Grupo Matarromera también se verá afectado por el gravamen del 25% al vino de nuestra tierra. Ellos llevan años invirtiendo en promocionar su Ribera del Duero entre los consumidores americanos. Como todos, temen el varapalo arancelario y, sobre todo, están indignados. Echan por tierra un trabajo que "les ha costado muchísimo".

vino-espanol.jpg
Presentación del vino Matarromera en Nueva York

"Exportamos desde hace años a la Costa Este, Nueva York, Filadelfia, Florida, Tejas y Pensilvania. Hicimos una gran inversión para poder entrar en el mercado americano, es un país muy importante donde se valoran mucho los productos españoles. Esto va a salir muy caro", resalta Roberto Sanz, al frente de la comunicación de las bodegas familiares de Matarromera.

"Con esta medida, no solo se perjudica a las bodegas españolas, se resentirán importadores estadounidenses y consumidores. Afecta a toda la cadena de valor y, obviamente, el precio de las botellas de vino subirá para ellos. Es una medida injusta y desproporcionada a un sector que no tiene nada que ver con los conflictos de un sector de Estados Unidos".

vinas.jpg
Roberto Valentín, propietario de Bodegas Allozo

"El vino italiano jugará con ventaja"

El propietario de las bodegas Allozo cuenta con pesar cómo los españoles van a tener que jugar con enorme desventaja con respecto a Italia. "El gobierno español debería haber anticipado una negociación con Estados Unidos. Italia se ha anticipado a la jugada y no subida de aranceles. Son los grandes beneficiados de esta guerra comercial. Tiene que ver que los italianos también cuentan con un lobby muy fuerte en Estados Unidos. Son una gran comunidad. Han logrado concesiones en tiempo o en cantidades gravadas", indica Valentín.

Más optimista se muestra Sanz al respecto: "Tenemos esperanza de una negociación bilateral, esperamos que el gobierno español reaccione y comiencen a hablar. De todos modos, mientras tanto, capearemos el temporal. No creemos que los clientes americanos dejen de estar fidelizados a nuestra marca, o eso esperamos. Nuestras bodegas harán un gran esfuerzo y nos adaptaremos a la subida de aranceles como podamos".

China, un salvoconducto

Además del vino, jamón, queso, naranjas, y aceitunas verdes, otro de los grandes damnificados es el aceite de oliva. Gonzalo Ybarra, propietario hijo de una de las empresas más antiguas de España, Aceites Ybarra (se fundó en 1842), comenta apesadumbrado, los años de trabajo que se van a tirar por la borda con una decisión comercial de este calibre.

"Nuestra compañía lleva exportando aceites a Estados Unidos desde el siglo XIX. Ybarra obtuvo un premio allí en el año 1851. Es muy duro mantener todo ese legado. Salir fuera de España, tener contactos, invertir, sacrificarte y poder llegar al volumen que tenemos ahora son años y años de estar al pie del cañón. Eso no lo entienden los políticos ni los burócratas", señala Ybarra a Libre Mercado.

"No comprenden que cambiar las reglas del juego afecta a muchísimas personas, esta guerra arancelaria tiene repercusiones humanas. En Ybarra lo vamos a padecer pero en menor medida. Nuestro mercado principal es China, hay una alta demanda de productos españoles en Asia al que casi no damos abasto. Allí, no existen aranceles como los de Estados Unidos. Por ello, estamos centrados en Oriente y países como México, Jamaica o Sudáfrica".

El empresario apunta al retroceso económico que implica levantar barreras al aceite en nuestra era. "La OMC ha hecho que otras compañías piensen en despedir a empleados porque no tengan más remedio que hacerlo. Un arancel hace ser menos competitivo en precio. La verdad es que todo esto es un despropósito, y muy injusto. En Ybarra seguiremos trabajando aún más duro. Es lo que nos toca, sortear las piedras que nos ponen".

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation