Menú

Almeida comienza su "revolución fiscal" bonificando la Plusvalía para las herencias

El Ayuntamiento bajará también el IBI y la tasa de residuos, además de introducir nuevos descuentos fiscales para familias numerosas.

0
El Ayuntamiento bajará también el IBI y la tasa de residuos, además de introducir nuevos descuentos fiscales para familias numerosas.
Almeida empieza a bajar impuestos | David Alonso Rincón

José Luis Martínez Almeida comienza hoy su bajada de impuestos. Cinco meses después de las elecciones municipales, el regidor popular llevará este jueves las Ordenanzas Fiscales de 2020 a la Junta de Gobierno del consistorio de la capital. El paquete de medidas incluye modificaciones a la baja de tributos como el IBI, la Plusvalía Municipal o la Tasa de Residuos.

Según ha podido saber Libre Mercado, el Gobierno de coalición entre PP y Cs llegó a barajar la posibilidad de limitar al IBI su primera reducción fiscal, habida cuenta de los incumplimientos de la Regla de Gasto que ha heredado del gabinete de Manuela Carmena. Sin embargo, ambas formaciones ha terminado apostando por bajar los impuestos de manera más significativa en 2020.

Así, este diario está en condiciones de afirmar que las ordenanzas fiscales incluirán reducciones del Impuesto sobre Bienes Inmuebles, la Plusvalía Municipal y la Tasa de Residuos, además de medidas orientadas a reducir los impuestos exigidos por el consistorio a las familias numerosas.

El Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana experimentará un cambio notable, puesto que su recaudación va a reducirse en 14 millones de euros a partir de 2020. Esto supondrá un ahorro medio cercano a los 1.000 euros para los 14.000 contribuyentes beneficiados.

Las bonificaciones se aplicarán para las transmisiones mortis-causa, es decir, en el momento de la herencia por fallecimiento del titular. Se aplicarán a vivienda habitual, pero también a locales propiedad de negocios familiares. El nuevo escalón de bonificaciones será el siguiente:

  • Para un valor catastral inferior a 60.000 euros, el descuento es del 95%.
  • Con un valor catastral de 60.000 a 100.000 euros, la rebaja será del 85%.
  • En el caso de un valor catastral que oscile entre 100.000 y 138.000 euros, la bonificación llegará al 70%.
  • En el supuesto de que el valor catastral rebase los 138.000 euros, la reducción será del 40%.

Estos porcentajes suponen un aumento considerable de los beneficios tributarios concedidos por el Ayuntamiento en este tributo. Por ejemplo, cuando el valor catastral es superior a 138.000 euros, el marco heredado por Almeida contemplaba una bonificación de apenas un 15%, de modo que se va a producir una rebaja considerable para dicho tramo. Si hablamos de transferencias de activos valorados entre 100.000 y 138.000 euros por el catastro, el aumento es de veinte puntos porcentuales, puesto que la bonificación crece del 50% al 70%. Por último, las transferencias de activos con un valor catastral entre 60.000 y 100.000 euros ven aumentada la reducción del impuesto del 75% al 85%, mientras que las operaciones para activos con un valor catastral de menos de 60.000 euros se beneficiarán del 95% existente.

Primeros pasos hacia la "revolución fiscal"

En campaña electoral, Almeida se comprometió a ejecutar una "revolución fiscal" que reduzca también el Impuesto sobre Bienes Inmuebles, el Impuesto de Actividades Económicas o el Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras. Estas reducciones podrían incluirse en las ordenanzas fiscales de 2020 pero todo apunta a que el grueso de la rebaja llegará en años venideros.

La rebaja de impuestos planteada por Almeida se verá condicionada por el enorme desfase de gasto que dejó el gobierno de la alcaldesa saliente, Manuela Carmena. Los datos que maneja la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal apuntan que el Ayuntamiento violó la Regla de Gasto por un monto muy superior a lo permitido (más de 335 millones de euros).

Pero la herencia de Carmena no solo estaba envenenada por el aumento del gasto previo a las elecciones, sino que también incorporaba acuerdos pendientes de cumplimiento que implicaban 240 millones de gasto extra en materia de personal. En suma, un cuadro fiscal que invitaba a pensar que la rebaja fiscal de 2020 podría ser menor de lo anunciado en un primer momento por Almeida, puesto que el margen fiscal disponible es menor de lo esperado en 575 millones.

En este sentido, la delegada de Hacienda del consistorio, Engracia Hidalgo, recordó a comienzos de octubre en una entrevista que el compromiso de bajar todos los impuestos debía entenderse como una meta a cuatro años, condicionada por la realidad presupuestaria de un Ayuntamiento que presenta una salud financiera marcadamente peor de lo anunciado por Carmena.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios