Menú

Nueva York prohibe el foie gras por las presiones animalistas

La medida ha causado una fuerte reacción entre las empresas locales especializadas en la fabricación de este producto alimentario.

0
La medida ha causado una fuerte reacción entre las empresas locales especializadas en la fabricación de este producto alimentario.
El foie gras ha sido prohibido en Nueva York por la presión animalista | Petit París

Nueva York acaba de aprobar una normativa local por la cual ha prohibido la comercialización del foie gras a partir del próximo año 2022. Una medida que afectará, sin ninguna duda, a la industria alimentaria y especialmente a las empresas dedicadas a la elaboración de este producto. De hecho, la medida ha causado una fuerte reacción entre las empresas locales especializadas en la fabricación de este producto alimentario. Tanto es así que, según AFP, varias compañías se están preparando legalmente para impugnar la ley en el caso de la que norma sea ratificada finalmente por el alcalde de la ciudad.

La votación de la norma en el Ayuntamiento de Nueva York ha sembrado pocas dudas. Ya que la mayoría de los ediles han mostrado su apoyo al texto, y por tanto a la prohibición del foie gras a partir del 2022. Además, quien se salte la ley tendrá que pagar multas de entre 500 y 2.000 dólares (430 y 1.800 euros).

Nueva York no sería el único Estado en prohibir el producto, California prohibió su comercialización en enero, aunque se encuentra en plena batalla legal con las compañías afectadas. En países como Dinamarca, Reino Unido o Australia también está prohibida la venta de foie gras.

¿Por qué se quiere prohibir?

Este selecto producto gastronómico ha sembrado una gran controversia entre las asociaciones animalistas. Las aves como el pato o la oca acumulan grasa en el hígado para aprovecharla en sus vuelos migratorios de otoño y primavera, y estas asociaciones acusan a los productores de inducir a los animales a desarrollar una enfermedad hepática en el ave. En concreto, esteatosis hepática. Tras el sacrificio del animal y la extracción del hígado, el mismo es presentado como foie gras en distintos formatos. De igual manera, la forma en la que se mata a los patos también es cuestionable. Ya que al parecer se deja desangrar lentamente para no causar daños en el hígado.

Los pequeños productores agrícolas que suministran foie gras al sector de la restauración advierten de las consecuencias de la ley, augurando la pérdida de hasta 400 puestos de trabajo solamente en Nueva York. Algunos restaurantes sufrirán con mayores consecuencia la aplicación de la ley, ya que en sus cartas el foie gras es un producto estrella que interviene en una buena parte de sus platos.

En Libre Mercado

    Servicios