Menú
EDITORIAL

Sánchez y Montero quieren obligar a Madrid a ser la Andalucía de Chaves y Griñán

'Armonizar' es el eufemismo que utilizan los socialistas para obligar a elevar su fiscalidad a las regiones que menos impuestos cobran a sus ciudadanos.

EDITORIAL
0

PSOE y Podemos están gestando la mayor subida de impuestos de la historia. Si el Gobierno social-comunista llega a la Moncloa, cualquier atisbo de riqueza quedará secuestrado por sus peores enemigos. Incrementarán el IRPF, las cotizaciones, el Impuesto de Sociedades, la tributación del diésel, impondrán la tasa Google, la tasa Tobin… La lista del expolio al contribuyente que planean estos dos partidos de izquierda radical es infinita, pero hay una idea cuya autoría hay que atribuírsela en exclusiva al PSOE: la armonización fiscal.

Armonizar es el eufemismo que utilizan los socialistas para obligar a elevar su fiscalidad a las regiones que menos impuestos cobran. Con la excusa de "homogeneizar" la tributación, quieren hacerse con el poder de los impuestos autonómicos para aumentar los gravámenes en media España. Patrimonio, Sucesiones y Donaciones, AJD o el tramo autonómico del IRPF son los tributos que pretenden arrebatar a las regiones para someterlos al yugo de Pedro Sánchez y María Jesús Montero, el por así decir cerebro de la trama.

La ministra de Hacienda en funciones lleva queriendo aniquilar la competencia fiscal entre autonomías desde que fuera consejera de Hacienda en la Andalucía del robo socialista a gran escala. Por aquella época, Montero reunió a un ejército de barones socialistas para cargar contra Madrid, la región con la fiscalidad más atractiva del país y por eso su gran bestia negra. Desde sus infiernos fiscales, clamaban por poner fin a unas políticas de impuestos bajos del PP acompañadas de estabilidad presupuestaria y gasto público controlado. Todo lo contrario que en sus feudos, que se sostienen sobre el despilfarro y el incumplimiento constante de los objetivos de déficit y deuda.

Y esas siguen. Mientras, Isabel Díaz Ayuso ha anunciado otra bajada fiscal "histórica" en Madrid, que ha vuelto a sacar de quicio a esos partidos de izquierda copados por haraganes que no han trabajado en su vida. "Paraíso fiscal", "deslealtad tributaria", "independentismo fiscal", claman sin vergüenza unos indeseables que lo único que quieren es exprimir al contribuyente con total impunidad.

Montero busca la argucia legal que le permita hacer realidad el sueño de machacar a impuestos a las regiones del PP. Ojo, pues, a los movimientos de la correligionaria de Chaves y Griñán.


 

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios