Menú
Hablemos de futuro

Angélica, un ejemplo increíble de superación y captación de talento

La mexicana Angélica Partida ha logrado emprender su carrera en España gracias a un expediente brillante y a varias becas en el momento justo.

Libertad Digital
0

Las grandes empresas quieren talento, y quieren talento joven: en un mundo cada vez más cambiante, en plena transformación, necesitan ideas y capacidades renovadas para los nuevos trabajos que están surgiendo y para rejuvenecer las estructuras laborales y sumarlas a la experiencia. La estrategia favorece tanto a las grandes compañías, que necesitan savia nueva y nuevos modos de trabajar, como a los jóvenes que, además de su excelente preparación, a veces necesitan de un empujón para lograr una oportunidad para demostrar lo que saben.

Algunas de estas grandes empresas, como Banco Santander, buscan e impulsan el talento a través de un amplio programa de becas Santander y ayudas al estudio a través de sus múltiples acuerdos con universidades y centros académicos de más de 20 países.

De hecho, Santander batió en 2016 el récord mundial de concesión de becas llevada a cabo por una empresa. En total, 36.684 ayudas de estudio, movilidad y emprendimiento; más de 350.000 desde 2005.

Este trabajo, entre otros muchos, ha hecho que la entidad presidida por Ana Botín se haya convertido en el banco más sostenible del mundo según el Dow Jones Sustainability World Index 2019. Un índice de referencia en el ámbito internacional que sitúa por primera vez a Banco Santander en el primer puesto a nivel global y líder en Europa, por segundo año consecutivo.

Un ejemplo de impulso al talento es el caso de Angélica Partida, una mexicana de inteligente, trabajadora y de gran tesón, que, tras cursar dos carreras universitarias, un máster y un doctorado está trabajando en uno de los departamentos más punteros de Banco Santander.

En un nuevo capítulo de Conversaciones sobre el Progreso con Becarios Santander, que relata la experiencia de algunos de los miles de estudiantes que han podido cambiar su vida gracias a los programas debecas financiados por el banco, Angélica cuenta su apasionante historia, llena de retos superados gracias a su fuerza de volunta

Desde Primaria, Angélica mostraba una "curiosidad brutal por cómo funcionaba todo en el mundo" y comenzó a cultivarse por su cuenta, "leyendo todo lo que caía sobre mi mano". Pronto se dio cuenta de que "no encajaba" en un sistema educativo que no estaba preparado para alumnos como ella. La joven, que entonces vivía en Cancún, se presentó a varios exámenes mientras se planteaban la posibilidad de adelantar varios cursos, y terminó entrando en la universidad de forma precoz aprovechándose de un vacío legal en la legislación mexicana. Con sólo "12 o 13 años", Angélica comenzó Ingeniería Industrial y después Telecomunicaciones, una aventura que después quiso continuar en España, donde llegó con 17 años y sin medios económicos.

"Me ofrecí a limpiar casas, a cuidar niños, de todo", recuerda Angélica, que finalmente consiguió ganarse la vida y seguir estudiando "arreglando ordenadores". El espaldarazo definitivo llegó cuando decidió optar a una de las becas de Fundación Universia respaldadas por el Santander , que le permitió "respirar" tranquila gracias a un apoyo económico que le acompañó durante la carrera, el Máster de Bioquímica y Biología Molecular y después el Doctorado.

Tras doctorarse con un proyecto sobre las aplicaciones de la resonancia magnética nuclear, Angélica comenzó a plantearse su futuro laboral: "Me interesaba más el ámbito de la empresa, ver el resultado, coordinar equipos, la gestión", rememora. Y llegó a Banco Santander, un lugar donde pudo empezar a aplicar "lo que había aprendido a nivel científico y tecnológico". La mexicana lleva 11 meses trabajando en análisis de riesgos de crédito para Santander, analizando variables y "haciendo predicciones sobre lo que puede ocurrir".

Tras un camino difícil que le ha conducido al éxito profesional, Angélica subraya, para quienes quieran seguir su ejemplo, que "hay que intentarlo siempre" y tener en cuenta que "no siempre se obtiene lo que se busca". "Yo no buscaba entrar en el Banco, sino entrar en una biotech. He ganado la lotería sin comprar billete", cuenta la mexicana, que también aconseja "no cerrarse" a las oportunidades y "dejarse llevar un poco, pero con cabeza".

Descubre con nosotros más historias que impulsan el futuro.

En Libre Mercado

    Lo más popular