Menú
Hablemos de futuro

600 euros que marcan una vida: una historia de superación

Una beca puede suponer una revolución en la vida de quien ha tenido que dejarlo todo para empezar de cero.

Libre Mercado
0
Una beca puede suponer una revolución en la vida de quien ha tenido que dejarlo todo para empezar de cero.
La educación es la vía para integrarse de muchos jóvenes. | Pexels/CC0/Buro Millennial

El último informe de la Agencia de la ONU para los refugiados (ACNUR) cifra en 70,8 millones las personas que han tenido que huir de sus hogares por conflictos en sus países, guerras o persecución por motivos étnicos o ideológicos. Su número duplica el de los desplazados de hace veinte años y se ha incrementado en 2,3 millones respecto al año anterior. Todo ello a pesar de que se considera que la cifra real de refugiados es considerablemente mayor, pues no estarían incluidos, por ejemplo, todos los desplazados de Venezuela.

Más de la mitad de los desplazados contabilizados por la ACNUR han huido a otras regiones de sus propios países, pero el resto ha tenido que emprender de forma forzosa una nueva vida en un nuevo país o incluso un nuevo continente, con todas las dificultades que ello conlleva. Unos con estatus de refugiados y otros como solicitantes de asilo, tienen que empezar de cero en medio de una cultura ajena, en la mayor parte de los casos sin familia o amigos que les ayuden y muchas veces sin ni siquiera conocer la lengua del país de acogida.

En estas difíciles condiciones, es esencial el respaldo de administraciones, gobiernos y empresas privadas que ayuden de una u otra forma a que estas personas puedan retomar sus vidas. Muchos de los desplazados son jóvenes que han tenido que abandonar abruptamente sus proyectos de futuro, lo que incluye carreras profesionales incipientes o estudios, para escapar de zonas de conflicto y encontrar una nueva oportunidad.

En este contexto, las ayudas para retomar sus estudios son esenciales para que a pesar de los obstáculos tengan la ocasión de ser lo que siempre han querido y evitar que la salida de su hogar conlleve también el final de sus sueños. Con este objetivo han nacido becas y programas como Santander Integra, de Banco Santander, que forma parte de la apuesta y compromiso que mantiene la entidad con la educación superior , con el objetivo de impulsar el talento, la igualdad de oportunidades y la inclusión para contribuir a una sociedad más justa, equitativa y competitiva .

Tanto es así, que la compañía presidida por Ana Botín, fue distinguida como la empresa que más invierte en educación en el mundo, según un informe de la Fundación Varkey en colaboración con la UNESCO. El Santander ha destinado más de 1.700 millones de euros a programas e iniciativas académicas desde 2002 y ha concedido más de 350.000 becas y ayudas a través de Santander Universidades.

Santander Integra concede una beca de 600 euros mensuales a estudiantes procedentes de países en conflicto que han logrado retomar sus estudios en alguna universidad española, con el objetivo de promover su inserción laboral. Desde la creación de este programa, que se inició de la mano de la Universidad Camilo José Cela y ahora se ha extendido a otras universidades españolas, la beca ha ayudado a varios jóvenes que trataban de abrirse paso en el mercado laboral español con las dificultades añadidas de su condición de refugiados.

Un ejemplo es el de la joven siria Wafaa Almala, beneficiaria de la Beca Santander Integra a través de la Universidad Camilo José Cela. Almala estudió Ingeniería Civil en Siria, pero sus planes se truncaron con el inicio de la guerra: su familia decidió viajar a España y aunque en un primer momento pensaban que se trataría de una salida temporal, pronto el recrudecimiento del conflicto, con los ataques químicos de Al Asad, les hizo ver que no podrían regresar. "Teníamos miedo. No podíamos salir de casa", recuerda Almala de sus últimos días en Siria.

La familia de la joven eligió España porque tenía parientes y amigos y era un país "de muy buena fama en Siria". Los comienzos, no obstante, fueron complicados y para Almala resultó imposible homologar su título: "Me dijeron que tenía que esperar más de un año para poder hacerlo, además de que habría asignaturas que tendría que estudiar". Por ello, se planteó "estudiar algo de nuevo, que tuviese más salidas profesionales". Se decidió por Enfermería por lo vivido en su país: "Después de todo lo que hemos pasado en Siria, me ha aflorado el sentimiento de ayudar a los demás. Recuerdo una vez que, en Siria, cerca de nuestra casa, se produjo una situación que nos obligó a abandonarla y lo único que llevaba en la mochila eran gasas, vendas, pastillas… Yo creo que es la única manera con la que podemos ayudar, ya que la guerra y las situaciones no dependen de nosotros".

Entró en la Universidad Camilo José Cela gracias al apoyo de una voluntaria de ACNUR que le informó de una beca que podría ayudarle con los estudios y las dificultades propias del idioma. Una vez en el centro, y tras un proceso de adaptación "que no fue difícil", la propia universidad le informó de la existencia de Santander Integra, que "más allá de la ayuda económica", le ha servido "para conocer el sistema laboral de España, y para romper barreras sobre que los extranjeros o los refugiados no podemos llegar a trabajar en puestos importantes o en empresas grandes. En este caso, Banco Santander ha demostrado que todo el mundo puede tener las mismas oportunidades".

De su periodo trabajando de prácticas en uno de los centros médicos del banco, Almala se lleva la experiencia de haber conocido a gente y el funcionamiento de las empresas españolas, y el mensaje de que "cualquier persona puede trabajar en cualquier cosa que se proponga, independientemente de dónde venga o la historia que tenga detrás".

La joven, que en el futuro se ve trabajando en España como enfermera escolar o en educación sanitaria, recomienda a otros jóvenes en su situación que "nunca paren y que nunca miren atrás": "Que siempre sean positivos, porque todos podemos pasar momentos buenos y malos, pero si sólo nos concentramos en lo malo, todo será negativo y no saldremos de ahí".

Las becas de la nueva edición Santander Integra pueden solicitarse hasta el 12 de diciembre a través de la web www.becas-santander.com

Descubre con nosotros más historias que impulsan el futuro.

En Libre Mercado

    Lo más popular