Menú

Iberia asegura que hará "lo que esté en sus manos" para ser competitivos contra AVLO

La aerolínea propone que el la alta velocidad llegue directamente a Barajas como ya ocurre en otros países europeos.

LD/Agencias
0
La aerolínea propone que el la alta velocidad llegue directamente a Barajas como ya ocurre en otros países europeos.
Luis Gallego, presidente de la compañía Iberia | Europa Press

El presidente de Iberia, Luis Gallego, aseguró que la compañía aérea española hará "lo que esté en sus manos para intentar ser competitivos" ante la llegada del tren de alta velocidad de bajo coste al transporte español el próximo año, además insistió en la necesidad de que la alta velocidad llegue directamente al aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas "para ser más competitivos frente a otros hubs europeos".

"Ya haremos nosotros lo que esté en nuestras manos para intentar ser competitivos contra ese producto", aseguró Gallego preguntado durante un encuentro con periodistas en Madrid sobre si el producto del Puente Aéreo está en peligro tras la llegada el próximo mes de abril de AVLO, el primer tren de alta velocidad con precios bajos que llegará a España en abril bajo la marca de Renfe.

En su opinión, la alta velocidad sigue siendo rentable en distancias inferiores a 600 kilómetros pero en distancias superiores, como Madrid-Barcelona, el avión no tiene competidor. "Si tienes un buen producto la gente se mantiene fiel al puente aéreo", explicó Gallego asegurando que muchos clientes seguirán prefiriendo el puente aéreo "por comodidad".

La reunión de Iberia con medios de comunicación se ha producido un par de horas después de la presentación del futuro AVE low cost de Renfe. La aerolínea ve en la alta velocidad un aliado para llenar sus aviones hacia destinos lejanos. En estos momentos, la cuota de mercado en el corredor Madrid-Barcelona se ha estabilizado en los últimos años en un 67% para el tren y un 33% para el avión.

Por ello el directivo insistió en la necesidad de que la alta velocidad llegue al aeropuerto de Barajas para alimentar el hub de la capital y mejorar su competitividad frente a otros hubs como los de París, Fráncfort o Ámsterdam.

"Lo que tenemos que hacer es traer la alta velocidad a Barajas para competir con otros hubs europeos donde la alta velocidad ya llega directamente", explicó el presidente de la aerolínea asegurando que lo más importante es la experiencia del cliente que en Barajas no puede ser inferior a la de los viajeros en otros hubs europeos. "Porque entonces se irán a otros aeropuertos", advirtió.

Así indicó que Madrid es el séptimo aeropuerto europeo teniendo en cuenta el índice de conectividad de su hub. El 65% de los viajeros de larga distancia de Iberia son de conexión, llegando a Madrid en vuelos cortos en su mayoría deficitarios.

Iberia estima que el tren de alta velocidad podría aportar entre 300.000 y 400.000 viajeros extra al aeropuerto madrileño. "Se necesita más volumen de largo radio para que el hub de Madrid pueda competir al mismo nivel que otros aeropuertos europeos" señaló el presidente de Iberia destacando en ese punto la gran importancia de que la compra de Air Europa siga adelante para conseguir Madrid se ponga al nivel de otros aeropuertos mundial y se puedan acometer crecimientos en otros destinos como Asia y África.

"La mejora de costes nos permitiría explorar nuevos destinos y lanzar más rutas ya que podremos tener más tamaño y volumen para poder intentarlo", indicó Gallego asegurando que los beneficios para España serían "enormes".

Para Iberia que la llegada del AVE a Barajas no es una cuestión de costes sino de intencionalidad. En este punto desde la aerolínea se ha asegura que desde el actual Gobierno en funciones se ha mostrado la disposición de llevar el AVE a la T4 "pero hay que demostrarlo".

Racionalización de marcas

Respecto a las acusaciones de parte de algunos sectores económicos de que la unión con la aerolínea Air Europa provocaría un monopolio y podría suponer un problema de conectividad con las islas Gallego recordó que desde el año 2013 se ha duplicado la capacidad en Baleares y Canarias.

"Si se produce la adquisición de Air Europa vamos a ser más competitivos, vamos a trasladar esta ventaja de mejores costes a los precios y vamos a estimular la demanda en estos mercados" argumentó asegurando que la preocupación sería si Air Europa hubiera caído en manos de Air France "entonces sí hubiéramos tenido un problema".

El primer ejecutivo de Iberia puntualizó que desde Iberia se cree en el modelo de dos marcas en Madrid "ya que hay dos segmentos de mercados a los que hay que atender". "Inicialmente vamos a trabajar con las dos marcas pero el grupo IAG es un holding que ha ido desarrollándose a medida que ha ido adquiriendo compañías. Llegará un momento que habrá que hacer una racionalización de marcas, habrá que pensar si tiene sentido tener todas esas marcas o tener menos marcas. Eso es un debate que todavía está pendiente",avanzó.

Desde Iberia se ha defendido la adquisición de Air Europa como una oportunidad para hacer del aeropuerto madrileño un hub global 360 grados. La suma de ambas empresas resulta una flota de 63 aviones de largo radio, en quinta posición entre las grandes aerolíneas europeas tras los 65 aparatos de KLM.

La empresa también ha sido especialmente crítica con "la falta de compromiso político" para la implantación de la estrategia de Cielo Único Europeo: "Podríamos consumir un 10% menos y llegar antes a los destinos si no tuviéramos que volar en zig zag. Los gobiernos europeos deben tomárselo en serio", según el director corporativo de Iberia, Juan Cierco.

Crecimiento menor aunque adaptando al contexto

Iberia ha admitido la contracción de la demanda en los últimos meses lo que le ha llevado a una ralentización en su crecimiento, común para todo el sector aéreo mundial. Para 2020 el director comercial de la aerolínea, Marco Sansavini, prevé un "año difícil en el que Iberia deberá ser flexible y adaptarse".

Así aunque se prevé un año complicado con un crecimiento del 2,5% (frente al 7,8% de este año) el directivo destacó la capacidad de la aerolínea de adaptarse al entorno y reaccionar de manera consecuente. "La capacidad de modificar el plan reduciendo o ampliando la capacidad en ciertos lugares es una de las principales fortalezas de la compañía", justificó.

La principal novedad para el próximo año será la vuelta a Washington (Estados Unidos), aunque Iberia también confía en crecer en Asia, donde busca una tercera alianza en China para ampliar su red de conexiones en el país. "Debemos focalizarnos en los destinos en los que parece que va a acompañar la demanda", justificó Sansavini.

Por su parte Gallego también destacó la fortaleza de una compañía como Iberia tras un año complicado para el sector por el contexto de inestabilidad geopolítica con gran desaceleración económica mundial.

"Hace falta más consolidación para poder ser competitivos más eficientes en costes, y transmitir esa eficiencia de costes en precios para los clientes. Tener empresas fuertes es la mejor garantía de empleo que un país puede tener", aseguró el directivo recordando el reto de la sostenibilidad de la aerolínea que se ha comprometido a tener emisiones cero de CO2 en 2050.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios