Menú

Montero duda de las pérdidas que declaran las empresas y aumentará la vigilancia "para que nadie escape"

La Agencia Tributaria va a vigilar a las empresas que declaren "reiteradamente" bases imponibles negativas.

LM/Agencias
0
La Agencia Tributaria va a vigilar a las empresas que declaren "reiteradamente" bases imponibles negativas.
La ministra de Hacienda y Portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, este martes | Europa Press

La Agencia Tributaria va a poner foco especial este año sobre las compañías que declaran en el impuesto sobre sociedades "reiteradamente" bases imponibles negativas pendientes de compensar en ejercicios futuros, los negocios altamente digitalizados y estrechará el control de los grandes patrimonios con especial atención en los que ofrezcan "importantes rasgos de opacidad o deslocalización".

Así figura en el Plan de Control Tributario 2020 del organismo dependiente del Ministerio de Hacienda, cuyas directrices generales se publican este martes en el Boletín Oficial del Estado (BOE) y que fija especial énfasis es combatir la elusión fiscal y fraude.

Preguntada por este asunto en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha defendido este martes la "justicia fiscal" en la que trabaja la Agencia Tributaria al poner el acento en la lucha contra el fraude para que "cada uno pague en función de sus obligaciones y no haya nadie que escape del control", ya que el incumplimiento fiscal resta recursos al Estado de bienestar.

Así serán las inspecciones

En el Plan de Control Tributario 2020, la Agencia Tributaria subraya la necesidad de verificar con intensidad la corrección de los saldos que ofrecen los contribuyentes que reportan de forma recurrente bases negativas en el impuesto de sociedades a la vista de su incremento a lo largo de los años y "por el riesgo que ello implica de minoración indebida de tributación en ejercicios futuros".

El plan incluye la tradicional comprobación de bases imponibles negativas ya aplicadas, pero muy especialmente incluye la revisión de aquellas que están pendientes de compensación en años siguientes. La pretensión del organismo es verificar la existencia, exactitud y origen de los saldos negativos, teniendo en cuenta que estos saldos pueden en el futuro ser compensados por las empresas que los generaron o por otras que continúen su actividad.

Además de realizar las habituales tareas de control sobre las multinacionales, grandes empresas y grupos fiscales, buscará poner especial atención a los "nuevos modelos de negocio altamente digitalizados". Lo hará con la puesta en práctica de un nuevo sistema automatizado de análisis de riesgos en el ámbito de la fiscalidad internacional basado en todo el conjunto de información disponible sobre operaciones vinculadas (intragrupo) con el que cuenta Hacienda como consecuencia del proyecto BEPS o intercambio de información entre los países de la OCDE.

La Agencia Tributaria pondrá de nuevo especial foco en el control de los grandes patrimonios, donde volverá a ampliar el número de contribuyentes propuestos para inspección, con especial atención en aquellos que presenten "importantes rasgos de opacidad o deslocalización", y contando con la coordinación de la Unidad Central de Coordinación del Control de Patrimonios Relevantes.

En su hoja de ruta de actuación figura potenciar "la estrategia coordinada, continua e intensa de lucha contra la ocultación de ingresos, con personaciones apoyadas por personal de auditoría informática de la Agencia Tributaria en las sedes donde se realiza la actividad económica y líneas de actuación contra los sistemas informáticos que permiten ocultar las ventas reales". Aquí pondrá atención específica al posible acceso a la información cruzada disponible en las plataformas de venta por internet de bienes y servicios, en relación con el proveedor inicial de los mismos.

En relación a la posible elusión de recargo de equivalencia del IVA, verificará que los minoristas estén correctamente censados en el régimen de recargo de equivalencia y exigirá a sus proveedores el ingreso del recargo si no lo han repercutido.

En Libre Mercado

    Servicios