Menú

Japón tiene que abrir 22 plantas de carbón tras prescindir de la energía nuclear

El país nipón ha sorprendido al mundo al anunciar que construirá 22 nuevas plantas de carbón en los próximos 5 años.

0
El país nipón ha sorprendido al mundo al anunciar que construirá 22 nuevas plantas de carbón en los próximos 5 años.
Planta de carbón en Japón | Pixabay

El carbón es una de las fuentes de energía que más contamina y, por ende, que más restricciones está sufriendo. De hecho, en el acuerdo de París del año 2015, en el que los principales países del mundo se comprometieron a reducir drásticamente sus emisiones de CO2 para el año 2030, se puso al carbón en el centro del huracán. Este tipo de energía es uno de los principales rivales a batir en Europa, pero no así en Japón.

El país nipón ha sorprendido al mundo al anunciar que construirá 22 nuevas plantas de carbón en los próximos 5 años. La causa de esto se encuentra en el cierre de la energía nuclear en Japón tras lo ocurrido en Fukushima en 2011. El país asiático lleva nueve años reduciendo la energía nuclear y se está viendo obligado a buscar otras fuentes de energía económicas y que sean capaces de abastecer a toda la población. La alternativa no pasa por las renovables, por lo menos para Japón, debido al alto coste. Por eso han visto en el carbón una solución para el medio plazo, aunque eso les cueste incumplir los Acuerdos de París.

Las primeras estimaciones realizadas por The New York Times aseguran que estas 22 plantas de carbón emitirán el mismo CO2 anual que todos los coches que se venden al año en Estados Unidos.

La energía nuclear llegó a ser la principal fuente de generación eléctrica para Japón en los años 2000. Sin embargo, desde 2011 se ha reducido al máximo este tipo de energía y se ha aumentado la proveniente del gas natural. Sin embargo, a nivel de coste, Japón entiende que el carbón puede ser la solución más económica. Además, solo el 16% de la energía consumida en el país nipón es renovable.

Diésel

Pero no solo ha subido la apuesta por el carbón. El país nipón quiere disparar las compras para que su parque móvil de diésel se sitúe entre el 5 y el 10% antes de 2030. De hecho, para conseguirlo ha aprobado un programa de ayudas de 1.000 euros de descuento en cada vehículo con motor diésel.

La razón principal que argumentan desde el país asiático es que los coches de última generación diésel son menos contaminantes que muchos de gasolina y suponen una buena apuesta para reducir las emisiones. Según los fabricantes, estos vehículos consumen un 25% menos que los de gasolina y emiten un 15% menos de CO2.

En Libre Mercado

    Servicios