Menú

Ada Colau deja "devastado" al sector del motosharing de Barcelona

Las compañías de motos de uso compartido han decidido alzar la voz y han creado una plataforma para recoger firmas y para hacer públicas sus quejas.

Patricia Malagón
0
Las compañías de motos de uso compartido han decidido alzar la voz y han creado una plataforma para recoger firmas y para hacer públicas sus quejas.
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau | EFE

Ada Colau ha dado un duro golpe a las compañías motos y bicis de uso compartido que actualmente estaban operando en Barcelona. El Ayuntamiento de la Ciudad Condal ha decidido repartir las 6.958 licencias aprobadas entre 21 empresas, a un precio de 71,5 euros anuales por vehículo. En total, el consistorio ingresará unos 497.000 euros por año, si finalmente se utilizan la totalidad de las licencias.

El problema que esta decisión ha generado es que compañías como Ecooltra, que es la gran damnificada, pasará de operar 1.800 motos en la ciudad a tan solo 331, teniendo que retirar el resto de vehículos. "Estamos devastados. Hemos traído las primeras 250 motos de sharing a Barcelona haciéndola la ciudad pionera en motosharing en la Unión Europea. Hemos creado un sector de movilidad sostenible con más de 330.000 usuarios registrados en Barcelona, somos 100 empleados fijos y, ¿ahora qué?", escribía en su cuenta de Twitter Timo Buetefisch, CEO de Cooltra Group.

Las compañías de motos de uso compartido han decidido alzar la voz contra Colau y han creado una plataforma llamada motosharingbcn para recoger firmas y para hacer públicas sus quejas. "Esto va a ocasionar una fragmentación excesiva del sector del motosharing y lo más importante es que afectará directamente a los usuarios, quienes perderemos la posibilidad de encontrar una moto siempre cerca y nos veremos obligados a descargar una veintena de Apps para seguir teniendo acceso a este modelo de transporte", explican en el comunicado.

La nueva normativa obligará a retirar de la calle miles de motos de algunas empresas que llevan trabajando desde hace cuatro años en la Ciudad Condal. "Hablamos de empresas que apostaron por esta ciudad para ofrecer un servicio único, pionero, y que han trabajado duramente para crecer, crear más puestos de trabajo, llegar a más barrios, ayudar a reducir las emisiones de CO2 y mejorar la calidad del aire", explican en el escrito conjunto.

Por todo ello, desde la plataforma piden "un sector del motosharing bien regulado, con las suficientes licencias para asegurar la viabilidad de las empresas y el buen servicio para los usuarios, además de un número lógico de operadores, que no sobresaturen la ciudad ni confundan al usuario".

Por su parte, desde el Ayuntamiento de Barcelona aseguran que el reparto aprobado es "equitativo". Explican que han dividido el número de licencias disponibles entre el número de solicitantes que cumplían con los requisitos requeridos. De esta manera, para las compañías de motosharing habrá 331 licencias para cada una y para las de bicicletas de uso compartido, 419.

En Libre Mercado

    Servicios