Menú

'Gran Depresión' económica en Barcelona por la pérdida del MWC: "Es un golpe duro"

Hoteleros, restauradores y comerciantes resienten grandes pérdidas en sus cajas registradoras.

0
Hoteleros, restauradores y comerciantes resienten grandes pérdidas en sus cajas registradoras.
Restaurantes y bares acusan pérdidas de 40 millones de euros | Pixabay

Tristeza, decepción e incertidumbre. La mala racha para empresarios y comerciantes continúa en Barcelona. La capital catalana ha recibido un nuevo varapalo económico cifrado en casi 500 millones de euros para sus afectados. Por si no fuera suficiente, la huida masiva de las empresas por el separatismo catalán, y la atmósfera de violencia de los CDR en las manifestaciones de 2019 que dejó una reguera de negocios destrozados por toda la Comunidad Autónoma, ahora se suma la catástrofe del coronavirus. Para qué más.

El ambiente es de desolación entre los restauradores. Hasta 40 millones de euros ha perdido el sector, según datos del Gremio de Restauración catalán. Su presidente, Roger Pallarols, ha advertido que tenían miles de reservas hechas para los congresistas, incluso hechas con un año de antelación. Ahora, las mesas se quedarán vacías, y las botellas de vino irán de vuelta a los distribuidores.

"Es una malísima noticia. Estos daños no se pueden compensar. Tendrá un efecto muy perjudicial" en el sector del turismo de negocios porque es un plataforma de promoción de la ciudad en el competitivo mercado de congresos y reuniones profesionales", ha declarado Pallarols en un comunicado que ha hecho llegar a Libertad Digital fuentes del Gremio de Restauración.

El miedo al contagio del coronavirus por la presencia de las empresas chinas tecnológicas en Barcelona se ha cebado con los establecimientos. Esperaban como agua de mayo el MWC, y con todo listo, los invitados no llegaron nunca a la boda. "Hemos pagado los platos rotos. Las consecuencias son muy lamentables para una ciudad que no tiene ninguna culpa. Es injusto porque en España no hay ninguna crisis sanitaria", se queja Pallarols.

Pero Amazon, LG, Sony, Nokia, Orange y Amazon no lo han visto así y han optado por quedarse en casa pese a quien le pese. Una decisión calificada por el Gremio de Restauración de Barcelona como de "histeria no justificada". Y tras los nervios, la calma es difícil que llegue. Más que nada porque el lío que tienen montado camareros, chefs y propietarios, es monumental.

Los restauradores se encuentran ahora ante una oleada de peticiones de reembolso por parte de las empresas participantes en el evento. Pallarols ha pedido tranquilidad y ha reiterado que, obviamente, en muchos casos el cliente perderá la reserva, pero, ante todo, "primará un entendimiento que no perjudique a ninguna de las partes".

"Golpe duro"

Otra de las caras de esta Gran Depresión económica en Barcelona, es el sector hotelero. Habían aunado todos los esfuerzos para recibir a los más de 100.000 asistentes. Casi nada. Todo se ha ido a pique. Fuentes del Gremio de Hoteles catalán han "lamentado profusamente" la cancelación del MWC.

"Nos encontramos ante una situación que nadie deseaba. Todas las partes implicadas tienen que actuar con calma y profesionalidad para afrontarla de la forma más eficiente posible", han remitido en un comunicado que han hecho llegar a este diario los hoteleros de Barcelona.

Al igual que los restauradores, los empresarios del Gremio de Hoteles contienen su desesperación e impotencia por un hecho que no debería haber desatado ninguna alarma. "Barcelona es un destino plenamente seguro a nivel sanitario, que reúne todas las condiciones para que el acontecimiento se celebrara, tal como lo han confirmado de forma reiterada las administraciones sanitarias y gubernamentales competentes, que han afirmado de forma contundente que en Barcelona y España no hay peligro de salud pública".

La industria hotelera todavía no tiene cuantificadas las afectaciones económicas, pero ya se encuentran trabajando en el nefasto balance. Por ahora, transmiten que están ocupados gestionando las cancelaciones de las reservas de habitaciones. El Gremio de Hoteleros ha expresado su pesar y lo ha descrito como "golpe duro", pero que, en cualquier caso, "no hará desfallecer al sector hotelero de Barcelona".

Salir a la calle

La posibilidad de que se haya proyectado una imagen de Barcelona como ciudad de coronavirus, ha propiciado que a la asociación Barcelona Global, una plataforma privada que busca atraer talento y actividad económica a la capital, compensando así los embistes de las políticas separatistas.

De este modo, los empresarios asociados han lanzado un mensaje a la sociedad civil barcelonesa: "Queremos hacer un llamamiento a los barceloneses para llenar los restaurantes, bares, hoteles, museos y auditorios para demostrar que Barcelona es una ciudad abierta y que hacer ver que todo transcurre una situación de absoluta normalidad", han señalado y confirmado a Libre Mercado fuentes de Barcelona Global.

Su optimismo intenta equilibrar el saldo negativo para las grandes empresas, pymes y autónomos hundidos en la más profunda decepción y, remando contracorriente para evitar lo inevitable: el declive económico de Barcelona.

En Libre Mercado

    Servicios